- NeoFronteras - http://neofronteras.com -

Otra nueva teoría de extinciones masivas

Según una teoría los cambios en el ambiente marino relacionados con el nivel del mar y los sedimentos explicarían todas las extinciones masivas.

Foto
El mundo durante el Pérmico.

Ha habido cinco episodios de extinción masiva en la Tierra en los últimos 500 millones de años. Sobre estas extinciones masivas hay diversas hipótesis, desde impactos de meteoritos a vulcanismo. Algunas no son muy satisfactorias, no explican ciertas cosas y hay todavía misterios sin resolver. Así por ejemplo, no explican por qué ciertos animales han sobrevivido a las diversas extinciones y otros no, o el porqué de la casi equidistancia temporal de estos eventos. Recordemos que los datos que disponemos sobre estos eventos proceden del registro fósil, y principalmente de la vida marina, siempre más abundante y más susceptible de dejar huellas fósiles, sobre todo cuando los animales tiene conchas o partes duras.
Ahora un nuevo estudio, publicado el 15 de junio de 2008 en la revista Nature, sugiere que la explicación para todas estas extinciones está en el océano y, en particular, en la relación entre el nivel del mar y los sedimentos a lo largo del tiempo geológico.
Según Peters Shanan, de la Universidad de Wisconsin-Madison, las expansiones y contracciones de esos ambientes tienen profundos efectos sobre la vida en la Tierra.
Según Peters, los cambios en el ambiente marino relacionados con el nivel del mar ejercen una influencia sobre las tasas de extinción que, en general, determinan la composición de la vida en los océanos.
Los científicos piensan que desde el advenimiento de la vida en la Tierra, hace 3.500 millones de años, puede haber habido 23 eventos de extinción masiva. Pero durante la mayor parte de ese tiempo solamente había formas de vida simples (unicelulares) que dejaron pocas pruebas fósiles. Durante los últimos 540 millones de años, periodo en el cual ya había vida compleja, se produjeron cinco extinciones masivas bien documentadas, principalmente de plantas y animales marinos, en las que se llegaron a extinguir un porcentaje de especies que va del 75% al 95% del total. Aunque hubo otros eventos de extinción, éstos no alcanzaron las proporciones de estas cinco extinciones masivas.
En su mayor parte, los científicos no han podido explicar bien las causas de esos dramáticos acontecimientos. En el caso de la desaparición de los dinosaurios los científicos tienen una pista: un cráter de impacto. Según la teoría dominante los dinosaurios (y muchas otras especies del Cretácico) fueron eliminados como resultado del impacto de un gran meteorito sobre la Tierra. Pero las causas de las otras extinciones masivas no han sido bien explicadas a pesar de que los paleontólogos han intentado explicar este misterio durante los últimos 60 años. No obstante, se han propuesto diversas teorías.

Foto
Porcentaje de extinción frente a tiempo en millones de años hacia atrás en el pasado. Datos: Sepokowski (1994).

Arnold I. Miller, de la Uversidad de Cincinnati, dice que el nuevo estudio es sorprendente, ya que establece una relación clara entre la periodicidad de los eventos de extinción masiva y los cambios en el nivel del mar y los sedimentos: “A lo largo de los años, los investigadores han tratado con bastante desdén la idea de que las extinciones masivas marinas, como la gran extinción del Pérmico tardío, podrían estar vinculadas con una disminución del nivel del mar, a pesar de que estos descensos se sabe que han ocurrido muchas veces a lo largo de toda la historia de la vida. La clara relación que este estudio documenta motivará a muchos a reconsiderar sus anteriores puntos de vista. ”
Peters puede medir dos tipos principales de ambientes de plataforma marina conservados en la roca del registro geológico: uno derivado de la erosión de la tierra y otro compuesto principalmente de carbonato de calcio, que es producido localmente por los organismos con concha o por procesos químicos. Las diferencias físicas entre estos dos tipos de ambientes marinos tienen importantes consecuencias biológicas. Peters ha notado diferencias en la estabilidad de los sedimentos, la temperatura y la disponibilidad de nutrientes y luz solar.
En el transcurso de cientos de millones de años los océanos del mundo se han expandido y contraído en respuesta a la tectónica y a los cambios en el clima. Hubo períodos de la historia del planeta en los que vastas extensiones de los continentes fueron inundadas por mares someros, como el que anegaba parte de lo que hoy es Norteamérica durante la época de los dinosaurios.
Según estos mares se drenaban los animales que los poblaban se extinguieron, cambiando también las condiciones en las plataformas marinas, donde la vida exhibió su mayor diversidad en forma de seres como las almejas y los caracoles.
El nuevo estudio no se opone a otras influencias físicas a la extinción, como las erupciones volcánicas o los impactos de asteroides, ni a las influencias biológicas como las enfermedades y la competencia entre las especies. Pero lo que sí hace, sostiene Peters, es proporcionar un vínculo común para eventos de extinción en masa durante un tramo de la historia de la Tierra.
Según Peters los científicos tienden a tratar las principales extinciones en masa de forma aislada. Este trabajo las une en términos de un mecanismo de forzamiento, y también nos dice algo acerca de quien sobrevive y quien no a lo largo de estas fronteras. También estos resultados abogan porque una fracción importante de cambio en las tasas de extinción está controlada por un solo parámetro ambiental.

Fuentes y referencias:
Nota de prensa en Eureka Alert. [1]
Nota de prensa en Eureka Alert. [2]
Artículo original (resumen). [3]