- NeoFronteras - http://neofronteras.com -

Otra vez la polémica fusión fría

Varios grupos de investigadores dicen haber encontrado pruebas de la existencia de reacciones nucleares de tipo fusión fría.

Foto
Patrón de traza triple mostrado como prueba de la existencia de fusión fría. Foto: Pam Boss, SPAWAR.

La sola mención de las palabras “fusión fría” ya crea polémica desde que hace 20 años originara un escándalo científico. Por eso ahora se le denomina reacciones nucleares de baja energía o LENR en sus siglas en inglés. Esta idea de obtener fusión nuclear en un sencillo experimento de sobremesa está muy desacreditada desde entonces, sin embargo es un idea que no cesa y recientemente en el congreso organizado por la American Chemical Society en Salt Lake City se han presentados varios resultados al respecto, concretamente unos 30.
Uno de ellos es significativo porque en él se afirma haber detectado neutrones producto de las reacciones de fusión.
La fusión nuclear es el método por el cual brillan las estrellas. En su interior unas temperaturas de millones de grados y una gran presión consiguen que núcleos de elementos ligeros se fusiones entre sí generando energía en el proceso.
En la Tierra también lo podemos hacer violentamente usando una bomba de fisión nuclear que inicie la fusión, pero obtener energía de fusión de manera controlada y rentable es más complicado. El proyecto del ITER persigue precisamente esa meta. Pero la fusión nuclear sería una forma de energía inagotable que casi no produciría residuos nucleares, de ahí el gran interés que despierta cualquier noticia relacionada con el tema. Y si es de una manera sencilla y barata aún más, como pasó con la fusión fría o, más recientemente, con la sonofusión que parece que también ha terminado en otro escándalo.
Pero no es fácil probar que estos sistemas funcionen de verdad y sus resultados han estado siempre al borde de lo que se considera ciencia. las reacciones de fusión, sean fría o calientes deben de producir neutrones como subproductos. Y todavía no se habían detectado. Se justificaba la existencia de reacciones de fusión por “exceso de calor”.
Las fusión nuclear de dos núcleos de deuterio (cada uno compuesto por un protón y un neutrón) produce un 50% de las veces helio 3 y un neutrón y el otro 50% de las veces tritio y un protón. A su vez el tritio y el deuterio producen helio 4 y un neutrón cuando se fusionan.
Ahora Pamela Mosier-Boss del U.S. Navy’s Space and Naval Warfare Systems Center (SPAWAR) en San Diego y sus colaboradores dicen haber detectado esos neutrones de alta energía procedentes de un experimento tipo LENR.
El sistema original propuesto por Martin Fleishmann y Stanley Pons en 1989 parecía muy sencillo: una electrolisis con agua pesada (el hidrógeno es deuterio un isótopo de hidrógeno), electricidad y un electrodo de paladio. Y a temperatura ambiente supuestamente se producían reacciones de fusión con el deuterio. Pero cuando anunciaron sus resultados sobre la fusión fría cometieron varios errores, como el de organizar una rueda de prensa antes de que los expertos pudieran tan siquiera leer un artículo sobre los resultados. Pero la tentación de que unos químicos pudieran dar “un puñetazo intelectual en la cara” de los físicos, que habían estado buscando la fusión por medios caros y complicados durante décadas sin demasiado éxito, era demasiado fuerte. Además no entendían bien la Física de Materiales y sus resultados no eran muy buenos que digamos. Cuando otros grupos quisieron reproducir los resultados (algo imprescindible en ciencia) no llegaron a ver los neutrones que tenían que resultar de dichas reacciones. Y con el tiempo seguían sin verlos. Además, al parecer, estas reacciones eran bastante caprichosas. Estos dos químicos quedaron bastante desacreditados y la fusión fría también.
Según decían algunos las supuestas reacciones de fusión serían tan raras que el escaso flujo de neutrones estaba por debajo del umbral de detección de los detectores de estas partículas.
Mosier-Boss y colaboradores han usado un electrodo de oro o níquel y una disolución en agua pesada de cloruro de paladio. Al hacer pasar la corriente eléctrica se produce una codeposición que atraparía el deuterio que se fusionaría dentro de la estructura cristalina del material. Con un plástico especial denominad CR-39 pretendían registrar la trayectoria de las partículas de alta energía producidas en la supuesta reacción de fusión.
Al final del experimento recuperaron el plástico y bajo el microscopio pudieron ver patrones de trazas triples compatibles, según ellos, con la marca que dejaría un neutrón procedente de una reacción de fusión al atravesar el plástico.
Alegan haber encontrado pruebas de que hay neutrones presentes en la reacción LENR. Citan además la presencia de rayos X y la presencia de tritio, además de la típica presencia de un exceso de calor.
Quieren seguir investigando este fenómeno para entender cómo funcionan exactamente estas reacciones LENR y ser capaces de controlarla para aplicaciones prácticas.
Tadahiko Mizuno de la Universidad de Hokkaido en Japón dice también haber observado un exceso de calor y emisión de radiación gamma en un experimento LENR poco convencional en el que se usan hidrocarburos.
Antonella De Ninno, de un centro de investigación italiano también dice haber encontrado pruebas de la existencia de LENR al haber hallado helio como subproducto y un exceso de calor.
Han pasado 20 años y la fusión fría parece tan prometedora como la caliente, que cada veinte años prometen que en veinte años tendremos por fin fusión nuclear comercial. El tiempo dirá si finalmente es así.

Fuentes y referencias: Nota de prensa. [1]