- NeoFronteras - http://neofronteras.com -

Ventajas cromáticas en los daltónicos

Foto
En esta carta los discromatopsios sólo ven un cuadrado mientras los demás ven además un círculo.

Un investigador británico ha descubierto que los individuos con una clase específica de daltonismo tienen ventaja a la hora de discernir ciertos tonos que las personas “normales” no ven.
Hay varias clases de ceguera a los colores que el lenguaje habitual son conocidas como daltonismo (Dalton padecía este tipo de problema). El más común de este tipo de condición y que afecta hasta el 8% de la población masculina, según algunas fuentes, es la discromatopsia. Dentro de este tipo hay subclases, pero en general estriba en un problema de discernir ciertos tonos entre el rojo y el verde.
La retina humana contiene dos tipos de células: los bastones que son responsables de la visión nocturna en blanco y negro y los conos que son los responsables de la visión en color.
Hay tres clases conos que son principalmente sensibles al azul, verde y rojo. En este tipo de daltonismo la curva de sensibilidad al rojo y la curva de sensibilidad al verde están más juntas. En general es la curva verde la que está corrida al rojo en una pequeña proporción. Por eso a estas personas les es difícil distinguir entre ciertos tonos sutiles.

Foto
En la discromatopsia más común la sensibilidad al verde esta corrida un poco hacia el rojo.

Esta condición viene determinada por un gen recesivo que las mujeres transmiten pero que no padecen. Este gen está en el cromosoma X y afecta al pigmento sensible al verde haciendo que sea un poco más sensible al rojo. Como los hombres sólo tienen un cromosoma X sólo tienen una copia de ese gen y manifiestan la condición. Las mujeres pueden usar su otro cromosoma X para encontrar una copia del gen y por eso manifiestan esto en mucha menor medida.
La cuestión es por qué, a pesar de ser un gen recesivo, se ha venido transmitiendo hasta ahora en tan alta proporción.
Para poder discernir a los individuos que manifiestan esta condición se usan unas cartas de colores en las que hay números o formas codificadas en los tonos problemáticos de rojo y verde para los que tienen discromatopsia. Las más usadas de estas cartas forman parte del test de Ishihara (ver figuras más abajo). Cuando a un individuo tricomatopsio o “normal” se le presentan estas cartas no tiene problema en discernir los números ocultos, pero un individuo con discromatopsia no ve dichos números, sólo un conjunto de puntos coloreados, siendo para ellos bastante frustrante.

Foto
En esta carta de Ishihara los individuos con discromatopsia sólo ven puntos mientras que los otros ven un 45.
Foto
En esta carta de Ishihara los individuos con discromatopsia sólo ven puntos mientras que los otros ven un 6.
Foto
En esta carta de Ishihara los individuos con discromatopsia sólo ven puntos mientras que los otros ven un 8.
Foto
En esta carta de Ishihara los individuos con discromatopsia sólo ven un 2 mientras que los otros ven un 5.

Ahora Gabriele Jordan, un experto en la visión del color de la Universidad de Newcastle ha diseñado otro test distinto y demuestra que los individuos con discromatopsia son capaces de distinguir entre diversos tonos de caqui que los individuos “normales” no ven, pues para ellos son idénticos. Sus resultados han sido publicados en Current Biology.
El científico y sus colaboradores estudiaron primero la frecuencia o longitud de onda para la cual el pigmento mutante es sensible. Después, con esa información, diseñaron unas cartas especiales que favorecieran a los discromatopsios para demostrar que ellos son capaces de ver diversos tonos de caqui que son idénticos para individuos con visión “normal”.
Las cartas confeccionadas con 15 tonos de caqui fueron presentadas a individuos con distromatopsia e individuos “normales”. Demostraron que para estos últimos era casi imposible discernir entre esos tonos.
En un sistema de puntuación sobre 105 pares de colores los discromatopsios empleaban la mitad de tiempo que los otros.
Según Jordan estos resultados son obvios si se es consciente de qué es lo que causa la condición, pero nadie lo había hecho antes.
Según David Simmons un experto sobre percepción visual de la universidad de Glasgow estos resultadops son aun más interesante si los ponemos en un contexto natural. Según él es demasiado común entre los humanos y la razón quizás sea que en el pasado representaba una ventaja evolutiva para encontrar comida como frutas o similares entre la hierba o el follaje.

Referencias :
Bosten J., et al. Current Biology, 15. R950 – R952 (2005).
Test inverso de daltonismo. [1]