- NeoFronteras - http://neofronteras.com -

Las hormigas del desierto tienen un podómetro interno

Foto
A la derecha hormiga con zancos (Science).

Un juego de zancos diminutos ha ayudado a resolver el misterio que había sobre cómo las hormigas se desplazan en el desierto. Cuando los investigadores les pegan estos zancos, que les hace las patas más largas, el insecto se pasa del hormiguero a la hora de regresar a casa. Este resultado sugiere las hormigas contabilizan la distancia recorrida mediante un podómetro interno.
Hay hormigas que se orientan gracias a caminos marcados por feromonas, o teniendo en cuenta accidentes especiales del terreno. Las hormigas que viven en el desierto del Sahara no pueden usar ninguno de esos sistemas y, sin embargo, no se pierden nunca. Recorren vastas distancias relativas sobre un terreno que virtualmente es siempre el mismo, pero una vez que encuentran un trozo de comida regresan inmediatamente a su hormiguero en línea recta en lugar de retroceder sobre sus pasos. El problema es explicar cómo lo consiguen.
Los científicos encontraron que las hormigas usan un truco que les ayuda a navegar por el desierto. Mediante la memorización de la posición de una referencia lejana pueden mantenerse en la dirección a la que miran. Incluso se propuso que el Sol podría ser usado como una brújula. Pero esto no es suficiente para retornar al hormiguero, porque las hormigas necesitan saber cómo de lejos han ido en las diferentes direcciones que han tomado previamente. Según una teoría el insecto tiene en cuenta el número de pasos que ha tomado y como los pasos y patas tienen siempre la misma longitud pueden “fácilmente” calcular la distancia.
Para probar la teoría el equipo de Matthias Wittlinger, biólogo en la universidad de Ulm en Alemania, fabricó unos pequeñísimos zancos que pudieran adosar a las hormigas del desierto y que aumentaban la longitud de las patas de las hormigas en 1 mm .
En el experimento escogieron a 25 hormigas del desierto que habían realizado un viaje de 10 metros desde su nido. A unas les pegaron los microzancos, a otras les recortaron las patas en 1 mm y el resto fue el grupo de control.
Entonces les dieron unos trocitos de comida para que las llevaran al hormiguero. Cuando tenían la comida entre las mandíbulas enfilaron hacia casa rápidamente a través de una canal de aluminio que no apuntaba al hormiguero. Si de algún modo usaran un podómetro interno deberían de errar a la hora de “llegar a casa”, es decir, de recorrer la distancia adecuada .
Tanto las hormigas con zancos como las hormigas con patas cortas fallaron en su misión y lo hicieron en el modo predicho. Las hormigas con zancos se fueron 5 metros más lejos de lo que deberían y las de patas cortas se quedaron a 5 metros de la distancia adecuada.
Una vez que todas las hormigas retornaron al hormiguero fueron capaces en los días siguientes de hacer excursiones exitosas incluso cuando habían sido modificadas. Esto es coherente con la teoría que dice que las hormigas cuentan con un podómetro interno que cuenta el número de pasos.
Quizás otras especies de hormigas cuenten con un sistema parecido.
Saber cómo el sistema nervioso integra los movimientos de las patas para hacer el cálculo de cómo de lejos ha ido la hormiga es mucho más difícil.

Referencia: Science (DOI: 10.1126/science.1126912)