- NeoFronteras - http://neofronteras.com -

Luces y sombras respecto al evolucionismo en EEUU

Foto

En las elecciones primarias los votantes de Kansas han conseguido eliminar a varios integrantes radicales de la junta escolar que se oponía a la enseñanza de la evolución en las escuelas.
Los resultados del primero de agosto garantizan que la junta o consejo escolar nuevo pase de oponerse a la enseñanza de esa disciplina científica a apoyarla.
Según Janet Waugh, miembro de la nueva junta escolar que gano ese día y que apoya la evolución, dice que los ciudadanos de ese estado están hartos de ser el hazmerreír, no sólo del país en su conjunto, sino del mundo entero.
Aunque las elecciones fueron sólo primarias y no generales, el resultado garantiza que dos de los miembros antievolución de los seis que componen la junta no se podrán presentar a las elecciones generales de noviembre. Los candidatos para esos puestos, tanto del partido republicano como del demócrata son proevolución así que al menos 6 de los 10 miembros del consejo escolar serán proevolución.
En noviembre de 2005 los anteriores miembros del consejo escolar votaron con 6 votos frente 4 a favor de cambiar la definición de ciencia, para poder incluir causas sobrenaturales y que así se pudiese enseñar creacionismo en lugar de evolución. NeoFronteras ya cubrió varias noticias [1] relacionadas con este asunto.
El principal problema es que los antievolucionistas no aceptan la evolución darwiniana porque les produce conflictos con su creencia de que un ser sobrenatural (Dios) creó el mundo tal y como se explica en la Biblia hace exactamente 6500 años. Esto es algo que requiere la negación de todas las ciencias que van desde la Física Teórica a la Geología pasando por la Genética, etc. Estas ciencias son las que nos permiten tener aeroplanos, medicinas, ordenadores e Internet; y creer en la Biblia a pies juntillas es equivalente a creer que la Tierra es plana.
Aunque el resultado del juicio (que ya cubrimos en NeoFronteras) favorecía la ciencia y también lo hace este último resultado electoral, la cosa no está nada clara. Según una encuesta reciente uno de cada tres norteamericanos dicen no creer en la evolución. Un porcentaje muy lejano al de cualquier país europeo y sólo comparable al caso de Turquía. En este país asiático (e increíblemente candidato a entrar en la Unión Europea) los porcentajes de los que no creen en la evolución son similares (aunque mayores) a los de EEUU, pero en este caso se puede explicar por ser sus habitantes musulmanes en su inmensa mayoría.
Los datos sobre países del entorno europeo están basados en encuestas realizadas por la Comisión Europea, los datos sobre Japón se hicieron mediante entrevista personal y en EEUU se utilizó Knowledge Networks, un sistema online. Por ejemplo en Islandia, Dinamarca, Suecia y Francia un 80% de los encuestados apoyaban la evolución y en Japón era del 78%.
Los datos de EEUU son preocupantes pues también revelan una gran ignorancia respecto a resultados genéticos bien establecidos como el hecho de compartir gran parte de nuestros genes con el ratón o el chimpancé.
En cuanto a las explicaciones del fenómeno puede deberse a diversas causas. Una razón sería la cuestión religiosa, que en algunos casos radicales entraría en conflicto con la ciencia. Además ha sido una cuestión muy politizada por parte de partido republicano.
No sin sorpresa las personas que son más pro-vida (es decir antiabortistas aunque haya muchos a favor de la pena de muerte) suelen ser las más antievolucionistas. El caso es que el resultado de todo esto ha sido la creación de generaciones de analfabetos científicos, y algunas de estas personas probablemente lo son por culpa del sistema escolar.
La prueba inequívoca de que la evolución existe es el propio creacionismo que ha ido cambiando para adaptarse a las nuevas circunstancias del entorno y así sobrevivir. De creacionismo paso a diseño inteligente, de ahí a “enseñanza de la controversia” y ahora ya está cambiando hacia otras denominaciones como “evolución creativa” que le permitan entrar otra vez en batalla.
Clarence Darrow en el juicio de Dayton ya expresó con claridad las raíces de la intolerancia cuando dijo: “… La ignorancia y el fanatismo no descansan, y necesitan de su alimento. Siempre están buscando y exigiendo más. Hoy son los maestros de la escuela pública, mañana lo serán los de la privada; al otro día los predicadores y conferenciantes, las revistas, los libros y los periódicos. En poco tiempo, Su señoría, esto será el enfrentamiento entre los hombres y entre los credos, hasta que con flameantes estandartes y rugir de tambores nos encontremos retrocediendo a los gloriosos tiempos del siglo XVI, cuando los intolerantes encendían antorchas para quemar a los hombres que osaban llevar la inteligencia, la ilustración y la cultura a la mente de todos.

Referencias:
Michigan State University. [2]
NeoFronteras. [1]