NeoFronteras

Tejados blancos reducen el efecto “isla de calor”

Área: Medio ambiente — lunes, 8 de febrero de 2010

Según un modelo informático se podría reducir la temperatura de las ciudades si se pintarán de blanco todos sus tejados.

Foto
Fuente: American Geophysical Union, Maria-José Viñas.

En vista del inmenso problema climático que se nos avecina se han llegado a proponer toda clase de ideas locas. Las más descabelladas versan sobre geoingeniería, que básicamente tratan de tomar el control sobre el clima, algo que la Tierra ha venido haciendo de forma automática desde hace miles de millones de años, y que pasaría a estar en manos de los humanos. Es sin duda una inmensa responsabilidad.
Algunas de estas propuestas tratan de conseguir que llegue al suelo una menor cantidad de luz solar a través de algún tipo se sombrilla espacial o aumentando el albedo de la Tierra, es decir de aumentar la cantidad de luz reflejada por la Tierra. Esto podría conseguir rebajar en unos grados la temperatura media mundial, aunque no de manera adecuada para cada lugar y sin detener la acidificación de los océanos, que es un problema de igual magnitud que el aumento de la temperatura.
Hace un tiempo se propuso una variante de esta idea consistente en pintar de blanco los tejados de los edificios. Su efecto sería similar al de los casquetes polares, pero además se conseguiría ahorrar energía (y por tanto emisiones de dióxido de carbono) en verano al haber menos necesidad de usar el aire acondicionado. Aunque a primera vista parecía una broma, no lo es tanto.
Ahora, un grupo de científicos del National Center for Atmospheric Research de EEUU ha demostrado con un modelo informático que el sistema sería útil, al menos en las ciudades.
Según ellos, pintar los tejados de blanco es un método efectivo de reducir el calor urbano. Aunque dicen que habría que trabajar más en la idea, necesitándose más investigación al respecto antes de imponer algo así. El estudio ha sido publicado en Geophysical Research Letters.
Las ciudades son particularmente vulnerables al cambio climático porque son más cálidas que las áreas rurales. El negro asfalto, los tejados alquitranados y otras superficies absorben mucha luz solar y se calientan, creando un efecto de isla de calor que hace elevarse la temperatura de 1 a 3 grados o más respecto al campo. Los tejados blancos pueden compensar en parte este efecto.
El modelo computacional sobre el que estos investigadores han trabajado simula la cantidad de luz solar que es absorbida y reflejada en áreas urbanas de una ciudad prototipo en diversas localizaciones en el mundo. Los resultados obtenidos indican que si se pintaran de blanco los tejados se podría reducir el efecto de isla de calor en un 33%, algo bastante interesante, sobre todo en los días más calurosos del verano.
Los autores del estudio advierten que el modelo es sencillo y que las ciudades que se tienen en cuenta están idealizadas y no representa ciudades reales específicas. En una ciudad real, además, se va acumulando polvo o suciedad que reduce el efecto a lo largo del tiempo.
Como resultado de este efecto, y dependiendo del clima local, la temperatura dentro de los edificios también disminuye, por lo que se ahora energía y emisiones. Los investigadores indican que unas ciudades se beneficiarían más que otras de este efecto dependiendo de la densidad de tejados, del tipo de construcción y de la localización de la ciudad. Al parecer el efecto es más importante en latitudes medias de clima templado.
¿Podemos hacer algo a nivel individual? En una entrevista concedida a la NPR hace unas semanas, el investigador que propuso esta idea decía que depende de si nuestro tejado lo pintamos nosotros mismos o le pagamos a otro para hacerlo. Si es lo segundo la inversión no se amortiza en nuestra cuenta de electricidad, pero si somos nosotros los que le damos a los arreglos caseros entonces sí. En edificios de nueva construcción siempre se amortiza, y desde el punto de vista climático es siempre bueno.
Pero hay un factor que a veces se olvida: puede que la idea sea menos efectiva en invierno en esas mismas zonas templadas donde un tejado pintado de blanco es tan efectivo en verano. Al absorber menos luz solar puede que gastemos más en calefacción con tejados blancos. ¿Terminaremos por reconfigurar nuestras casas según la estación del año en la que nos encontremos?

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=2999

Fuentes y referencias:
Nota de prensa del National Center for Atmospheric Research.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

12 Comentarios

  1. ezeqdb:

    Al margen de hacerlo para cuidar el ambiente, en mi casa lo hicimos para hacerla más agradable en verano.
    Mi casa (Rosario, Argentina) es bastante vieja con techos muy altos y muy abierta, y los acondicionadores de aire están limitados a dos habitaciones, siendo el resto de la casa un horno en verano.

    Por eso, cuando refaccionamos la terraza, decidimos poner baldonas blancas. Y realmente se nota la diferencia. Es increíble en pleno verano poder caminar al mediodia descalzo por la terraza sin cocinarse los pies. No recuerdo como era antes acá, pero en casas de amigos que tienen baldozas rojo oscuro, es inimaginable caminar descalzo.

    Siempre me imagino toda la energía que evita acumularse en los ladrillos del techo, y por eso está mucho más fresco durante todo el día y la noche.

    Si no lo van a hacer por conciencia global, háganlo para sobrevivir mejor en verano ;)

  2. tomás:

    Creo que sería más útil colocar un tejido apropiado que fuese blanco por un lado y negro por otro, al menos en ciudades con cambio estacional. Aunque la fabricación de esa cubierta no fuese inocua para el ambiente, creo que sería menos perjudicial que la correspondiente a la pintura que, imagino, habría que ir renovando con más frecuencia y además sólo serviría para el verano, con perjuicio invernal o lo contrario.
    Un saludo.

  3. Juan:

    Vivo en Barcelona. En mi casa he cubierto casi toda la superficie del terrado con plantas. Absorben el calor en verano y protegen y mantienen la temperatura en invierno. Además no interfieren, molestando con ningún tipo de reflejo, a la aviacion civil que se aproxime al aeropuerto.

  4. Nemo:

    La captura de calor del sol por las ciudades depende bastante de la geometría de su relieve construído; también la disipación de la radiación hacia el cielo. Es evidente que un relieve más accidentado implica mayor acumulación de calor. El color influye relativamente, pero menos que lo anterior.

    Desde el punto de vista de cada vivienda, para maximizar el confort y disminuir el consumo durante todo el año hay que actuar sobre la ventilación, la geometría, la inercia y el aislamiento de los cerramientos. Si lo anterior está bien resuelto el color de la cubierta es también secundario.

  5. NeoFronteras:

    Sí, efectivamente, y como dicen los autores del estudio la geometría es importante. La acumulación de aire caliente debido a ella es una factor a tener en cuenta. Tampoco es lo mismo una ciudad al borde del mar con la brisa marina barriendo el aire de esa ciudad (que a su vez depende de su geometría) que una ciudad interior en “calma chicha”. El estudio es sobre una ciudad prototipo y no se puede extender a un caso particular en general.

  6. Emilio:

    Os habla uno que pintó su terraza de blanco.

    Hay un problema y es un problema “sutil”

    1) ¿Porqué cuando se pintan las terrazas para impermeabilizarlas se pintan de ROJO?

    pues… porque los fabricantes de impermeabilizantes ofrecen el acabado en rojo (aunque lo tienen también en blanco, por supuesto)

    2) ¿y porqué ofrecen en rojo?

    porque los fabricantes fabrican en…ZONAS DONDE LLUEVE, en Andalucía no hay fabricas de pinturas aislantes… eso se fabrica en norte de españa, francia… etc: vamos, donde da negocio.

    3) por tanto, en zonas áridas, las partidas de pintura van para los almacenes… color rojo “asturias” :)

    Y el paisano de Córdoba (40 grados al sol durante dos o tres meses…) al que cuando llueve le cae una gota por el tejado… va a la tienda y pide “una güena pintura pa aislá, por favó”, le dan la roja y piensa que así debe ser.

    Y ya tienes media ciudad pintada de rojo sus cubiertas: puede alcanzar 60 grados la cubierta: un radiador en el techo en verano! bien!

    Yo abogo por pintar de blanco en el sur y poner SIEMPRE que haya vecinos razonables (el 4% de las veces, no?) una cubierta vegetal.

  7. NeoFronteras:

    Estimado Emilio:
    Gracias por compartir sus experiencias de primera mano sobre este asunto.

  8. virusenlasflores:

    Hola? En Andalucía se lleva haciendo… desde los romanos?

  9. Emilio:

    Neo:
    De nada, lo mío es más mundano que la radiación de hawkins :)

    Y en todo caso no he dicho el efecto del blanco: se nota y mucho. Aunque con 49 grados, el verano sevillano… es terrible te pintes de blanco o de purpurina ;)

    Un efecto colateral es que hay menos dilataciones de la estructura (con menos ruido nocturno “crack, crack”) al haber menos diferencia de temperatura entre día y noche, con lo que hasta se gana seguridad estructural.

    Suerte!

  10. Jose M. Pineiro:

    Creo que esta gente no ha descubierto nada nuevo.
    Efectivamente en las zonas calidas de España la arquitectura tradcional pinta de blanco TODA la casa (tejados y paredes). Ademas tambien se tiene en cuenta la forma.
    Una casa con altos muros sin ventanas (que dan sombra), un patio central (que disipa el calor por la noche) con gran cantidad de plantas y una fuente (que evaporan mucha agua bajando la temperatura). En dicho patio, la zona mas fresca de la casa, se tiende a hacer pasar todo el dia.

    En el norte de España se tiende a los tejados con teja o pizarra (colores oscuros) con amplias ventanas orientadas al sur (dejen entrar luz y calor) aisladas doblemente (con un corredor o galeria acristalada). Todas las casas incorporan una pequeña cocina que es facil de calentar, lugar donde se pasa todo el dia.

    Vamos, que la arquitectura tradicional ya tiene en cuenta la forma del edificio, su color y su orientacion. Cientos de años recompensaron al mas listo con menos frio y menos calor.

  11. NeoFronteras:

    Apreciado Jose M. Pineiro:
    Efectivamente, todo eso es algo que los arquitectos han olvidado y se dedican a utilizar la misma técnica constructiva y el mismo diseño para cualquier zona climática. Si hace falta calefacción se tira de gas o gasóleo y si hace falta refrigeración de aire acondicionado.
    A veces los diseños son totalmente contraproducentes respecto al clima local, aunque el edificio quede bonito.

  12. tomás:

    Y la cuadra debajo del comedor para aprovechar el calor de las caballerías, que yo lo he visto.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.