NeoFronteras

Cientos de posibles nuevos exoplanetas

Área: Espacio — Martes, 22 de junio de 2010

Kepler está descubriendo cientos de posibles exoplanetas. Sin embargo, en este caso se está dando una extraña políticas de datos privados.

Foto
Kepler y la región del cielo que está observando. Foto: NASA.

El telescopio Kepler, especialmente diseñado para la detección de exoplanetas por el método de ocultación, ya ha encontrado unos 700 candidatos a exoplanetas. Algunos de ellos, todavía por confirmar, serían planetas de tipo terrestre.
Kepler se lanzó el año pasado y ya había detectado varios planetas de órbita corta. Observa continuamente 150.000 estrellas de la constelación del Cisne en busca del parpadeo de alguna de ellas, señal de que un posible exoplanetas ha pasado por delante.
El pasado día 15 el equipo de Kepler informó en el repositorio ArXiv sobre la existencia de más de más de 300 posibles exoplanetas detectados durante el primer mes de observaciones. Los datos se publicarán además en The Astrophysical Journal.
Sin embargo, este mismo equipo retiene información de otros 400 posibles exoplanetas hasta febrero de 2011, en una excepción hecha a la política de liberación de datos de la NASA. Candidatos muchos ellos a ser observados posteriormente tanto desde tierra como desde otros telescopios. Con estos descubrimientos Kepler reescribirá el catálogo conocido de exoplanetas, que hasta ahora contaba con unos 450 objetos, incluyendo los descubiertos por propio Kepler el pasado enero.
Al menos una docena de estos nuevos planetas son similares en masa a COROT 7b, que es el exoplaneta más pequeño conocido con un diámetro de 1,6 veces el terrestre. Muchos otros sistemas parecen albergar planetas comparables a la Tierra en tamaño.
Sin embargo, previamente habrá que confirmar estos planetas y descartar falsos positivos. El falso positivo más común consiste en la presencia de una binaria eclipsante detrás de la estrella blanco observada por Kepler.
Para poder confirmar el descubrimiento de uno de estos planetas es necesario que el planeta en cuestión pase al menos dos veces delante del disco de su estrella. De este modo también se puede calcular su periodo orbital. Además se necesitan observaciones con telescopios terrestres para confirmar plenamente los descubrimientos. Aunque Kepler es capaz de detectar el planeta y su diámetro no es capaz de calcular la masa.
La mitad de los candidatos a exoplanetas detectados hasta ahora por Kepler tienen diámetros menores al de Neptuno, algo que contradice la actual estadística sobre exoplanetas, muy escorada hacia los planetas gigantes debido al uso de la técnica Doppler para detectar oscilaciones estelares, que prima a los planetas masivos y, por tanto, grandes.
Entre los casos curiosos en ser detectados hay un sistema solar en el que más de un planeta puede verse pasando delante de la estrella, así como otros sistemas con presencia de varios planetas. Este tipo de sistemas son muy difíciles de observar por Kepler, ya que se necesita una alineación perfecta entre varias órbitas y el telescopio.
Pese a todo, habrá que esperar a la detección de planetas habitables de tamaño terrestre. Planetas que orbitan sus estrellas en una zona templada, o habitable, en la que puede existir agua líquida en la superficie. Los protocolos utilizados por el equipo del Kepler requieren el registro de 3 tránsitos, así que habrá que esperar unos tres años, hacia el final de la misión para confirmar estos casos.
Mientras tanto, los datos que se publican están provocando una carrera en pos de la confirmación de exoplanetas con telescopios terrestres.
Pero la polémica ya ha comenzado. La decisión de los miembros del equipo de mantener algunos datos en secreto hasta febrero de 2011 no ha sentado bien en el campo. El problema científico es que con ellos se pierde la oportunidad de estudiar desde tierra a los posibles candidatos en la estación adecuada, impidiendo durante un tiempo la posible confirmación o no la existencia de dichos exoplanetas.
La razón a este secretismo podría ser, en parte, la posibilidad de apuntarse el tanto de detectar el primer exoplaneta habitable. Manteniendo el secreto sobre los posibles candidatos otros astrónomos no pueden pisarles el hallazgo. El descubrimiento del primer exoplaneta de estas características tendría un carácter histórico. Pero los 28 astrónomos del equipo de Kepler alegan que no han tenido tiempo de confirmar desde tierra la información procedente de Kepler.
Según William Borucki, director científico de la misión, “las observaciones de Kepler nos dirán si existen muchas estrellas con planetas que podrían albergar vida o si estamos solos en nuestra galaxia”.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=3170

Fuentes y referencias:
Noticia en Science.
Copia artículo en ArXiv.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

Comentarios

Sin comentarios aún.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.