NeoFronteras

La religión es una fuerza potente de cooperación y conflicto

Área: Cooperación — Martes, 22 de Mayo de 2012

La religión aumenta la confianza dentro de los grupos, pero puede aumentar el conflicto con otros grupos.

Foto

A lo largo de la historia y las culturas la religión aumenta la confianza dentro de los grupos, pero además puede aumentar el conflicto con otros grupos, según un artículo en un espacial de Science.
“Los dioses moralizantes, que aparecieron a lo largo de los últimos milenios, han establecido cooperación a gran escala y conquistas sociopolíticas incluso sin guerras”, dice el antropólogo de la Universidad de Michigan Scott Atran, líder de un artículo junto a Jeremy Ginges de la New School for Social Research.
“Los valores sagrados mantienen conflictos insolubles, como esos entre israelitas y palestinos, que desafían la racionalidad o la negociación al estilo mercantil. Pero además proporcionan sorprendentes oportunidades de resolución.”
Como prueba de esta afirmación de que la religión aumenta la confianza dentro de los grupos, pero puede aumentar el conflicto con otros grupos, Atran y Ginges citan varios estudios en diferentes poblaciones. Estos incluyen encuestas culturales comparativas y experimentos en docenas de sociedades que muestran que la gente que más participa en rituales colectivos religiosos son más proclives a cooperar con los demás, y esos grupos que más intensamente están envueltos en conflictos tienen los más costosos y físicamente exigentes rituales para galvanizar la solidaridad grupal en una defensa común y ciegan a los miembros del grupo a la hora de dar salida a estrategias. Los contratos sociales seculares son más propensos a la deserción, dicen estos autores. Su investigación indica además que la participación en rituales colectivos religiosos aumenta el altruismo parroquial y, en los contextos pertinentes, apoya los ataques suicidas.
Además identifican lo que llaman “el efecto del tiro por la culata” que condena muchos esfuerzos de los agentes de paz. En muchos estudios en los que Atran y Ginges trabajaron con colegas de Palestina, Israel, Irán, India, Indonesia y Afganistan, encontraron que las ofertas de dinero u otros incentivos materiales que comprometían valores sagrados aumentaban la ira y la oposición al acuerdo.
“En un estudio de 2010 los iraníes que consideraban el derecho de Irán a un programa nuclear como un valor sagrado se opusieron más violentamente a sacrificar el programa nuclear del país por un acuerdo de resolución de conflicto que implicara ayudas económicas sustanciales o la relajación de sanciones, que el mismo acuerdo sin ayudas o sanciones”, escriben.
“En un estudio de 2005 en la Franja Oeste y Gaza, los refugiados palestinos que mantenían su ‘derecho a retornar’ a sus antiguas casas en Israel como un valor sagrado se opusieron más violentamente a abandonar este derecho a cambio de un estado palestino y una sustancial ayuda económica que el mismo tratado de paz sin la ayuda.”
Esta dinámica está detrás de la paradójica realidad en la que se encuentra el mundo hoy en día: “El moderno multiculturalismo y la exposición global a valores variopintos es desafiado cada vez más por movimientos fundamentalistas que reaniman lealtades de grupo primarias a través de mayores compromisos rituales hacia la pureza ideológica.”
Pero Atran y Ginges ofrecen además algunos indicios que pueden ayudar a resolver conflictos alimentados por convicciones religiosas. Tomar estos conflictos como inicialmente sagrados bloquea las tácticas de negociación racionales de estilo mercantil. Pero hacer gestos simbólicos fuertes, tales como una sincera disculpa o demostraciones de respeto por los valores de los otros genera una sorprendente flexibilidad, incluso entre militantes y líderes políticos, y puede permitir posteriores materiales de negociación, apuntan Atran y Ginges.
“En una era donde las causas religiosas y sagradas están resurgiendo, hay una necesidad urgente de unir esfuerzos científicos para comprenderlos”, concluyen. “Una etnografía en profundidad combinada con experimentos cognitivos y de comportamiento en sociedades diversas (incluyendo aquellos que carecen de un mundo religioso) puede ayuda a identificar y a aislar los imperativos morales para las decisiones de guerra o paz.”

Esta nota es una traducción literal de la nota de prensa proporcionada por University of Michigan.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=

Fuentes y referencias:
Nota de prensa.
Artículo original.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

11 Comentarios

  1. lluís:

    ¿Qué es el multiculturalismo?. ¿No será que en el fondo no estamos hablando, al menos principalmente, de otra cosa que de ” multireligiones con sus tradiciones respectivas.”.Porque nadie hace guerras, ni se violenta o se enfurece hasta la crispación defendiendo diferentes platos de cocina, diferentes vestimentas,diferentes músicas o idiomas, diferentes literaturas, pinturas, y en general diferentes aspectos de las distintas culturas que hay en el mundo.

  2. NeoFronteras:

    Estimado Lluís:
    Lo que dice el artículo de manera sutil es que en el fondo se trata de fanatismo. No hay razones lógicas, sino razones emocionales. Pero, aunque no se puede razonar con fundamentalistas, se puede usar la información sobre su forma de pensar para conseguir acuerdos.
    No es un problema de multiculturalismo, pues las costumbres culturales per se nunca han sido un problema. Uno puede ir a Asia y que le dé asco el que coman embriones de pato que aún están dentro de huevo, pero puede decidir no comerlos. Al igual que un chino puede evitar comer queso.
    A uno le pueden no gustar las películas de Woody Allen o que el cine iraní le parezca tremendamente aburrido. Pero si alguien critica uno u otro cine los forofos no se sienten atacamos ni necesitarán insultar o agredir al crítico.
    El problema es que el fanatismo inherente a algunos miembros de las religiones se escapa a la racionalidad.
    Esos individuos (afortunadamente no son todos) toman cualquier crítica a su religión como un ataque íntimo y personal que necesita ser vengado, a ser posible personalmente.
    Pero no nos equivoquemos, el fanatismo no es una cosa “de ellos”, es algo que está en muchas religiones, incluida la católica. No hace falta irse a montañas lejanas y desiertos terribles.
    Sin ir más lejos, esta web recibió hace unos días un comentario lleno de insultos por parte de un católico madrileño. Le molestó una referencia colateral al más allá en el reciente post sobre el bisfenol. Esto obligó a su cierre a comentarios y a su modificación para evitar más problemas.
    A veces los partidos políticos se pueden comportar como religiones, anulando la disidencia y el diálogo interno para basarse en la fe y en el fanatismo. También se tienen en este caso respuestas emocionales a cualquier crítica.
    El sentimiento religioso está en declive en todo el mundo y los religiosos se sienten amenazados por ello. Las religiones pueden ser también un sistema para vehicular el descontento social.

  3. Miguel Angel:

    ¿Las religiones fuente de conflicto? Mirad este video de tan solo 18 segundos de la serie “Padre de familia”:

    http://www.youtube.com/watch?v=BMh9EmKgtzw

    Por cierto, no se lo que ocurre con los videos que pongo de youtube, veo que dejan de funcionar al cabo de unos dias de postearlos y desconozco el motivo.

    En cualquier caso, un fuerte abrazo para todos.

  4. andres:

    Estimado LLuis.
    Hombre, conflictos por platos de cocina no hay pero por otros miles de motivos que nada tienen que ver con la religión sí: por las fronteras o el territorio, por el dinero, por la droga, por la raza, por las pandillas, por la lengua o las costumbres (que no tienen porque ser religiosas), por las mujeres (antiguamente), por la comida, y hasta por el fútbol hubo una guerra en Sudamérica.
    La religión tiene sus cosas malas pero no todo es malo, que conste que a mí me la trae floje, pero hay gente que está obsesionada con ir contra la iglesia y no muestra el mismo interés por otras muchas cosas malas que suceden en todas partes.

  5. pvl:

    Interesante el art. pero me temo que su interés reside más bien en aspectos puramente “académicos” que en aspectos “prácticos”.
    En 1º lugar, parece dar a entender que un fanático es un tipo tan poco inteligente como para preferir situaciones en las que “objetivamente” pierde pero que no comprometen sus principios o como para poder ser “manipulado” mediante “gestos simbólicos fuertes”. Y desgraciadamente me da la impresión de que eso no se corresponde con la realidad: un fanático puede ser y comportarse con tanta inteligencia y eficacia en defensa de sus intereses (si no más) que cualquier otra persona. Y me meto que en defensa de sus intereses, si es inteligente como cualquier otra persona, sabrá sacar ventaja de esos “gestos simbólicos fuertes” que la otra parte haga con la intención de flexibilizar la posición mantenida por el fanático de turno.
    Un ejemplo de esto es la política de apaciguamiento seguida con Hitler por Inglaterra y Francia, que no sirvió para otra cosa que para convencer al genocida nazi de que podía seguir adelante con sus planes fanáticos de conquista.

  6. lluís:

    Estimado Andrés:
    En el fondo de los conflictos que citas, bien puedes hallar, si lo estudias con una cierta profundidad, componentes religiosos, especialmente en lo que se refiere a razas,fronteras, dinero (poder)e incluso lenguas (cabe recordar que la Biblia ni tan siquiera se permitió durante mucho tiempo-hasta bien entrado el siglo XVIII o XIX, no recuerdo exactamente- que fuera leída e interpretada por el vulgo,o que se debía leer en latín y que las misas debían ser dichas en latín (ahora se intenta volver a ello en algunos sectores)porque nadie entendía nada y el ritual en tal lengua resultaba más contundente y más “mistérico”.

    En cuanto al fútbol, pues también tiene esa componente religioso-fanática en muchos casos.Sin ir más lejos ayer vi en la tele, como un equipo italiano (no iraní) de fútbol se hacía bendecir por un cura en el centro del terreno de juego y ante miles de espectadores que encontraron de lo más normal tamaña majadería, de modo que no encuentro muy extraño que en Sudamérica hubiera una vez una guerra futbolera.

    Miguel Angel: había visto ese video.

    En definitiva es posible que haya religiosos sensatos y dialogantes, más que posible seguro; y que haya muchas personas que necesiten ese placebo y se sientan bien con los aspectos más folklóricos de las creencias .Pero globalmente consideradas me quedo con el argumento de Hitchens: ” Las religiones lo envenan todo.”. Aunque bien es cierto que no son sólo las religiones las que tienen tal capacidad.Hay bastantes más artefactos.

  7. Miguel Angel:

    Estimado pvl:

    El propio Hitler hizo un uso profuso de simbolismo religioso para arengar y fortalecer el Nacional Socialismo en Alemania. Ejemplos conocidos son el martillo ( que no era otra cosa que el martillo de Thor) y que curiosamente también fué símbolo del Socialismo de Stalin, también le gustaban otras deidades y subdeidades nórdicas como las Valkirias, una de sus piezas musicales favoritas era “La cabalgata de las Valkirias” de Richard Wagner, bajo cuyos acordes se acometían algunos bombardeos aéreos.

    También tenemos un buen ejemplo en Franciso Franco, que iba “bajo palio” en algunas festividades religiosas, cuando el ir bajo palio devbería estar reservado al Papa y no se si algún otro altísimo cargo religioso.

    Saludos y abrazos

  8. Atanasio:

    Basado en este “estudio”, yo también acabo de hacer el mío. Cito: “Además identifican lo que llaman “el efecto del tiro por la culata” que condena muchos esfuerzos de los agentes de paz. En muchos estudios en los que Atran y Ginges trabajaron con colegas de Palestina, Israel, Irán, India, Indonesia y Afganistan, encontraron que las ofertas de dinero u otros incentivos materiales que comprometían valores sagrados aumentaban la ira y la oposición al acuerdo … Pero Atran y Ginges ofrecen además algunos indicios que pueden ayudar a resolver conflictos alimentados por convicciones religiosas. Tomar estos conflictos como inicialmente sagrados bloquea las tácticas de negociación racionales de estilo mercantil. Pero hacer gestos simbólicos fuertes, tales como una sincera disculpa o demostraciones de respeto por los valores de los otros genera una sorprendente flexibilidad, incluso entre militantes y líderes políticos, y puede permitir posteriores materiales de negociación, apuntan Atran y Ginges.”

    Guau: los científicos del Primer mundo acaban de descubrir que los demás seres humanos tienen amor propio (parece que no es privativo de la gente de habla inglesa, ostras… qué asombroso). ¿O quizás será que en el Primer mundo todo se compra y se vende, incluso la dignidad, y de ahí la sorpresa? Bueno: nos tocará hacer un estudio sobre eso aquí, en el Tercer mundo. Ya les contaremos…

  9. Miguel:

    Dicho de otro modo, el miedo a la verdad nubla la razón.

  10. Miguel Angel:

    Estimado Atanasio:

    Buen aporte.
    Comentas que según Atran y Ginges determinados gestos simbólicos tales como sinceras disculpas o muestras de respeto generan una sorprendente flexibilidad…lamentablemente a veces no sirve ni eso: me viene a la memoria un documental que se centraba en el caso de un padre musulmán que había perdido un hijo y que había decidido donar los órganos de su hijo a familias del bando opuesto (judíos israelitas). Durante el documental el padre musulmán se fué entrevistando con las familias receptoras de los órganos, que dieron muestras de sorpresa y profundo agradecimiento en la mayoría de los casos.

    Todas, excepto una familia judía en la que el padre se mostraba totalmente escéptico y al preguntarle si este gesto podría hacer cambiar su actitud ante el pueblo islámico contestó rotundamente que no; le preguntaron si creía posible una relación de amistad o al menos de respeto con la familia que había cedido el órgano y contestó que tampoco y añadió “tampoco creo que ellos estén interesados en ser amigos de una familia judía”…este padre tan desagradecido no era un judío corriente, era RABINO…¿dónde está el perdón la gratitud y el amor al prójimo?

    Mi reflexión final es que es una lástima que no exista el Infierno en que el que seguramente creerá este “generoso” rabino y se pasase así la eternidad dando saltos entre las áscuas.

  11. tomás:

    Del artículo y los comentarios saco las conclusiónes:
    1º La ley de acción y reacción de Newton es más universal de lo que parece y no se limita a las fuerzas físicas ni, por supuesto, a la estática mecánica.
    2º Incluso obra dentro de la propia religión: la benevolencia de algunos es contrarrestada por el fanatismo incluso violento de otros.
    3º Al 6 de “lluís” le diría que son los fanatismos lo que todo lo envenenan.
    4º Junto a los valores de justicia y libertad, el de dignidad debe estar a esa altura en la mente humana.

    Por último y apartándome del tema, me extrañó que se cerraran los comentarios en el artículo del bisfenol, Conocida la causa, creo que si por un comentario, por ofensivo y disparatado que pueda ser, se cierra un artículo, esto puede ser aprovechado por otros malintencionados para influir en esta web. Respeto, como no ha de ser de otra forma la decisión de Neo, pero quizá debería bastar con no publicar aquello que no respete las normas que nos rigen.

    Cordiales saludos.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.