NeoFronteras

Reina roja y mamíferos en declive

Área: Biología, Medio ambiente — Lunes, 24 de Junio de 2013

La extinción de algunas especies depende también de la baja tasa de especiación.

Foto

Obviamente nos debería preocupar la desaparición de especies. La extinción de ranas o de grandes felinos tendría un gran impacto sobre la biodiversidad, pues se da un efecto dominó que hace extinguir más especies. Esto también afecta a nuestra propia supervivencia. Se ha usado como analogía de un ecosistema el ala de un avión. Podemos ir quitando algún remache (alguna especie), pero a partir de cierto número el ala se rompe y el avión cae.
Pero según investigadores de la Universidad de Berkeley el hecho de que no aparezcan nuevas especies también produce una contribución a la extinción.
Según Charles Marshall casi ningún biólogo piensa acerca del factor de extinción más importante a largo plazo, pero dice que él y sus colaboradores han encontrado que una reducción en la especiación es tan importante en el aumento de la tasa de extinción en mamíferos como la propia extinción de esas especies.
Según este investigador los efectos de disminución en la especiación podrían duran millones de años en lugar de ser inmediatos como ocurre con el cambio climático que los humanos están induciendo.
Añade que el estudio podría ayudar a los biólogos a comprender la presión a la que están sometidas la fauna y flora actuales y qué dirigió la evolución y extinción en el pasado.
Este resultado proviene del estudio de 19 grupos de mamíferos que o bien están extintos o están en declive desde un pasado en le que alcanzaron su cumbre de diversidad. Entre estos casos se encuentran los elefantes, rinocerontes, caballos y otros. Todos ellos están muy bien representados en el registro fósil y tienen su origen durante los últimos 66 millones de años.
El estudio fue diseñado para probar una teoría evolutiva popular denominada “hipótesis de la reina roja”.
En “Alicia a través del espejo” Lewis Carroll escribe acerca de un personaje -la Reina Roja- que explica precisamente a Alicia que se necesita correr todo lo que se pueda para poder mantenerse en el mismo lugar. Esta figura literaria se ha utilizado como metáfora para explicar el hecho evolutivo. La hipótesis de “la reina roja”, sostiene que las especies cambian continuamente para así poder adaptarse a un ambiente cambiante y poder sobrevivir en el mismo nicho ecológico. Se comportarían, por tanto, como dice la Reina Roja. Las especies están, por tanto, en una constante carrera por su permanencia y tienen que evolucionar continuamente.
Esta hipótesis, según la cual las especies cambian continuamente para adaptarse, coevolucionando con las demás y así mantenerse en su nicho, fue propuesta en 1973 por Leigh Van Valen.
De este modo una especie animal o una planta no se extingue por tener mala suerte en un ambiente que no cambia. Digamos que no sería como un jugador que echa monedas a la tragaperras en un mal día. En su lugar tienen que evolucionar continuamente para adaptarse a un ambiente en continuo cambio.
Aunque la razones para el declive estos grupos animales no están claras, estos investigadores concluyen que la desaparición de estos animales no se debe simplemente a la mala suerte. El denominador en común de estos grupos extintos o en peligro de extinción es el enfrentarse a un ambiente cada vez más difícil. Al menos en parte su declive se debe al efecto de reina roja, pues parece que fracasan a la hora de mantenerse en una ambiente en deterioro.
Estos investigadores hallaron que estos grupos estaban inicialmente dirigidos hacia una mayor diversidad hasta que alcanzaron la capacidad máxima de sus ambientes o el máximo número de especies que el ambiente podía soportar. Después de eso el ambiente se deterioró hasta un punto en donde había demasiada diversidad para ser mantenida y esto dio lugar a la extinción de especies.
“De hecho, nuestros datos sugieren que los sistemas biológicos puede que nunca estén en equilibrio, y que contengan grupos expandiéndose y contrayéndose bajo cambios persistentes y rápidos desde el punto de vista geológico”, añade Marshall.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=4137

Fuentes y referencias:
Nota de prensa.

No hay “reina roja” en la especiación.
Sí hay “reina roja” evolutiva en bacterias y virus.
Sexualidad y parasitismo.
Foto: NeoFronteras.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

9 Comentarios

  1. tomás:

    El último párrafo: “De hecho nuestros datos sugieren… que nunca están en equilibrio… desde el punto de vista geológico”, es discutible. Parece ser que propone un constante desequilibrio que ha de ser corregido inmediatamente. Pero sería mucho más exacto describirlo como un equilibrio dinámico.

  2. Patricio López:

    Las ratas tienen una notable capacidad evolutiva. Detectan nuevos venenos, comen más cosas y se adaptan notablemente a cada intento de eliminarlas. Claramente son una especie que no desaparecerá tan fácil de la faz de la Tierra

  3. Petrus:

    Afortunadamente, Patricio L. donde escribes ratas podríamos poner humanos, así que parece que tenemos porvenir , hasta que las ratas o nosotros consumamos todos los alimentos disponibles antes de que llegue la siguiente cosecha…

  4. tomás:

    Muy agudo amigo Petrus:
    Sobre la “próxima cosecha” y a la vista de la alimentación que se nos empieza a proponer -medusas, madera, orugas (los pajaritos saben muy bien lo sabrosas y nutritivas que son y, por mi parte, no soy nada niquitoso)- sospecho una generación de cazadores en las cloacas y cuando esos roedores se declaren en peligro de extinción, unas granjas especializadas en convertir en carne los detritus humanos.
    Perdón por tanta escatología y buen provecho el día de mañana.

  5. NeoFronteras:

    Además de las ratas tenemos a las cucarachas.
    La cucarachas ya han evolucionado para que el azúcar les sepa amargo y así evitar los cebos envenenados de los exterminadores:

    http://www.bbc.co.uk/mundo/ultimas_noticias/2013/05/130523_ultnot_ciencia_cucuarachas_aversiona_azucar_ng.shtml

    Sin embargo quizás ambas desparezcan si desparece el ser humano, pues viven de él.

  6. tomás:

    ¡No hay que matarlas! Ellas nos salvarán del hambre y de la antropofagia. Ayer -creo que fue ayer- conocí que en la época del Gran Timonel murieron en China tantos o más -nunca menos- que en toda la 2ª Guerra Mundial; bastantes millones, de una hambruna que les llevó al canibalismo. Por otra parte, creo recordar, el relato en una novela en el que se suministraba carne de rata enlatada a loa soldados, lo que originó algo así como botulismo. Pero era por descuido, negligencia y falta de escrúpulos -sin mala intención, vamos- al no hervir bien a tan sabrosos animalitos, ya que al que iba a morir por las balas, por lo menos que lo sufriera con el estómago lleno. Cosas de la guerra, donde se cantan canciones que exaltan el ánimo con la defensa de la familia, de la tierra y la cultura para así llevar a morir a pobres gentes por los intereses de unos cuantos que no se mueven de sus lujos y se forran con la matanza. Como veis soy un derroche de espíritu militar.

  7. NeoFronteras:

    La verdad es que no saben mal. En algunos países se consumen.

  8. Miguel Ángel:

    Querido amigo tomás:

    Sabes que comparto tu espíritu antibélico. La cantautora Cecilia tenía por costumbre presentarle las letras de sus temas a su padre antes de que saliesen a la luz para pedirle consejo. Pero cuando le mostró su “Soldadito de plomo” el padre le aconsejó que no la grabase si no quería tener problemas por la censura.
    Eran otros tiempos…y ahora, con algo menos de censura, quiero compartir con todos vosotros algunos fragmentos que me he tomado la libertad de escoger, no es de las mejores de Cecilia y es poco conocida, pero viene a cuento:

    “Soldadito de plomo:
    ¿no es el colmo
    que tengas que luchar
    por un general de madera?

    Formación de batalla
    y al final de tu guerra
    una medalla, una bandera,
    muy abajo la tierra.

    Soldadito de plomo:
    ¡Ay! ¡qué pena
    que tengas que matar
    por la paz con la guerra!

    ¡A matar al enemigo!
    ¡a rematar al herido!,
    que se abran las fosas
    y que se cierren los sentidos

    ¡Firmes, carguen y fuego!
    un pelotón está en juego
    y que al entrar en combate
    no vuelva el que no mate

    Soldadito de plomo:
    no hace falta
    que tengas que luchar
    por un general de madera”

    ¡Give peace a chance!, demósle siempre una oportunidad a la paz.

  9. tomás:

    Gracias, mi querido amigo Miguel Ángel: Nada puede haber peor que una guerra, donde tengo el “sagrado deber” bendecido por toda religión de matar a quien ningún daño me ha hecho y que hasta posiblemente podría quererme y desearía ayudarme, mientras que quien me ordena seguir adelante me pegaría un tiro si no lo hago. Sabes que personajes conocidos como por ejemplo N. “Jruschov cumplió tan cruel misión en la 2ª Gran Guerra. Pero ese “deber” lo han de practicar los militares profesionales y los aficionados por vocación así que, como él debe haber cientos de miles.
    Pero nuestras más íntimas convicciones nos llevan en ocasiones a salirnos de los temas propuestos.
    Recibe un grandísimo abrazo, querido amigo.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.