NeoFronteras

Encuentran gen relacionado con el altruismo

Área: Genética — viernes, 14 de diciembre de 2007

Un grupo de investigadores israelitas encuentran un gen que presenta una variante que predispone a la generosidad con sus iguales.

Foto

¿Están las personas proclives hacía la generosidad genéticamente programadas para ser así? Un equipo de investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalén cree que éste podría ser el caso.
Los investigadores diseñaron un sistema online en el que los sujetos estudiados tenían que decidir si dar o no dinero. Los investigadores encontraron que aquellos que eran proclives a dar dinero difierían genéticamente de aquellos que decidieron ser más egoístas.
En el experimento participaron 203 jugadores online. A cada jugador se le daba el equivalente a 12 dólares y tenían que decidir cómo destinar ese capital, o quedarse con él o dar todo o parte de forma anónima a otros jugadores.
Además, los voluntarios proporcionaron muestras de su ADN que fueron analizadas y comparadas. Se encontró que aquellos que tenían cierta variante del gen denominado AVPR1a dieron en promedio un 50% más dinero que aquellos que no presentaban esta variante. El resultado de este estudio ha sido publicado recientemente en Genes, Brain and Behavior.
Según Ariel Knafo, líder del estudio, el experimento proporciona la primera prueba que relaciona variaciones genéticas con el altruismo.
El gen AVPR1a codifica la producción de un receptor que permite a la hormona arginina vasopresina actuar en las neuronas cerebrales. Vasopresina ha sido relacionada anteriormente con la creación de lazos sociales.
Los investigadores encontraron que el altruismo más intenso se daba en aquellos jugadores en los que una sección clave del gen AVPR1a, denominado promotor, era más larga.
El promotor es la región del gen que permite a la maquinaria celular atarse a él y determinar cuánto producto determinado por el gen (proteína) debe de ser producido. En este caso el promotor más largo significa habrá una mayor actividad y, por tanto, más producción de proteína.
Según los autores del estudio este hallazgo podría ayudar a los biólogos a ordenar la historia evolutiva del altruismo. Hacen notar que la versión “generosa” del gen AVPR1a existe en ciertos roedores y que éstos tienen además fuertes lazos sociales.
Este resultado sugiere que el altruismo apareció hace mucho tiempo en la historia evolutiva, anteriormente a la aparición de los humanos, pero en nosotros jugó un nuevo papel.

Fuentes y referencias:
Universidad Hebrea de Jerusalén.
Ilustración: Flash 90

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

5 Comentarios

  1. lluís:

    No acabo de entender bien el experimento, “Dar todo o parte del dinero, de forma anónima a otros jugadores”; ¿así, sin más ni más?, ¿sin ningún tipo de estímulo o premio?

  2. NeoFronteras:

    Pues sí, así sin más. Se podían quedar con todo o parte, dando el resto (o nada) a otros jugadores según su voluntad. En eso consiste la generosidad, cuando no se espera nada a cambio.

  3. lluís:

    Me parece recordar un artículo en el que se decía que el sentirse generoso ponía en activo un zona del cerebro en el que residen genes que te hacen experimentar satisfacción, como la que proporciona el sexo, o incluso el hecho de sentirte “bueno” (Si sentirse “bueno”, proporciona satisfacción, pues ya tenemos un cierto “utilitarismo”). En el fondo no estoy demasiado seguro que esto del “altruismo”, tenga más base en el aprendizaje cultural que en la genética, porqué desde el punto de vista genético cabría preguntarse que es eso de la “bondad” o de la “maldad”. No estoy negando que los genes hacen lo que hacen, pero determinados conceptos o determinadas definiciones aparecen como determinadas construcciones sociales en distintas épocas donde el “espíritu de los tiempos” también evoluciona.

  4. NeoFronteras:

    Muy acertada su observación. Evidentemente el lenguaje puede ser confuso, y sí, seguro que alguien que hace el “bien” se encuentra mejor con sigo mismo.
    Sólo una pequeña corrección, en todo caso la buena acción simplemente dispararía la actividad de una zona cerebral para producir placer. Los mismos genes están en todas las partes del cuerpo humano, pero se pueden expresar más o menos dependiendo del tejido en cuestión.

  5. Siegfried Ratzlaff:

    Seria interesante entender la relacion de este estudio con la “Teoria de Juegos” que tambien estudia el comportamiento altruista o egoista tanto del reino animal como de los hombres y por cuyas investigaciones y conclusiones para la economia se otorgo el premio Nobel de Economia del 2007. Segun entiendo el altruismo (egoismo) o nivel de reciprocidad de este es clave para la supervivencia de una especie. Un persona muy altruista no podra sobrevivir en un entornos muy egoista. Un sociedad muy egoista no podra progresar y su destino es la extincion…

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.