NeoFronteras

Socializar alarga la vida de las moscas

Área: Medicina — Jueves, 12 de Junio de 2008

Al menos en las moscas, tener vida social aumenta la esperanza de vida. Quizás este tipo de estudios pueda aplicarse a humanos en el futuro.

Foto

Se ha sugerido que en humanos y en otros vertebrados la esperanza de vida aumenta si hay interacción social. Ahora parece que se ha verificado en moscas de la fruta.
Chun-Fang Wu y Hongyu Ruan de University of Iowa estudiaron moscas de la fruta con una mutación que reducía su esperanza de vida. La mutación interfería con una enzima que normalmente elimina los radicales libres, radicales que son perjudiciales para la maquinaria bioquímica de las células.
Esta misma enzima está implicada en enfermedades humanas relacionadas con el envejecimiento como el Alzheimer y el Parkinson.
Las moscas mutantes envejecidas que compartieron recinto con moscas mutantes jóvenes o no mutantes vivieron más que aquellas que vivían junto a otras mutantes envejecidas. Además fueron más resistentes a los efectos del esfuerzo físico, del calor o del estrés oxidativo.
Impidiendo el movimiento o actividad de las moscas jóvenes se redujo el efecto. Esto sugeriría que la interacción social con las moscas jóvenes, a través de la agresión, relaciones sexuales y otras relaciones sociales, jugaría un papel central en el aumento de la esperanza de vida de las moscas viejas. Según Wu “la actividad social es la clave”.
Cuando mantuvieron a las moscas en la oscuridad, de tal modo que no se podían ver unas a otras, también redujo el efecto.
El próximo paso que estos investigadores quisieran dar es descubrir cómo las interacciones sociales compensan la acción del gen mutante a nivel molecular. Si lo logran esperan entender cómo interacciones similares podrían beneficiar a los humanos ancianos.
Según Wu este estudio muestra que la esperanza de vida de estas moscas es elástica y puede ser modificada por las interacciones sociales, corroborando la noción de que los pacientes humanos, o personas con ciertos trastornos neurológicos, pueden beneficiarse cuando están en un ambiente social apropiado.
Por otro lado, Wu ha estudiado varios genes que influyen en la esperanza de vida de las moscas de la fruta y no todos ellos ven compensados sus efectos negativos por las interacciones sociales.

Fuentes y referencias:
Noticia en New Scientist.
Artículo original en PNAS (resumen).
Foto: por calico courtney brooke, vía Flickr.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

Comentarios

Sin comentarios aún.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.