NeoFronteras

Más ataques a investigadores

Área: Política científica — miércoles, 6 de agosto de 2008

Se han producido nuevos ataques hacia investigadores que trabajan con animales, esta vez en la Universidad de California en Santa Cruz. Se sospecha de activistas por derechos de los animales.

Foto
Automóvil quemado de un profesor de UCSC. Foto: Santa Cruz Sentinel.

La ciudad de Santa Cruz es un sitio idílico de la costa de California. Fundada por misioneros españoles, como muchas de las ciudades de la región, está situada entre el océano Pacífico y las montañas neblinosas cubiertas de bosques de secoyas del mismo nombre. En las noches de verano uno puede oír, gracias al silencio de la noche, a los leones marinos a través de la ventana abierta u oír de día al águila culebrera mientras sobrevuela tu cabeza. Santa Cruz es una de las mecas del surf y durante los sesenta fue abanderada del movimiento hippie. En esa misma década se fundó la Universidad de California en Santa (UCSC), como parte del sistema universitario estatal UC. El campus se encuentra en las montañas, en el mismo bosque, y sus edificios se encuentran diseminados por él de tal modo que son casi invisibles. Todavía se pueden ver pumas salvajes pulular por el campus en las horas de menor bullicio. Los científicos que trabajan en esa universidad son de primera línea mundial, dedicándose a diversos campos del conocimiento, desde el estudio de las galaxias más lejanas a los secretos que guardan los genes.
Desgraciadamente en los últimos tiempos los habitantes de la ciudad y los profesores de su universidad están despertando de ese sueño.
El sábado pasado una bomba incendiaria afectó a la casa del neurobiólogo David Feldheim, que investiga en esa universidad. Su familia pudo escapar a través de la ventana del segundo piso utilizando la escalera de incendios. Un dispositivo similar destruyó el automóvil de otro investigador de la misma universidad. Aunque de momento nadie ha reclamado la autoría de los atentados la policía sospecha de grupos de activistas pro derechos de los animales.
En los últimos años las amenazas, acosos y ataques por parte de estos individuos hacia el personal investigador y sus familias han aumentado considerablemente a lo largo de todo EEUU. No es raro, por ejemplo, que las familias de los investigadores que necesitan experimentar con animales reciban de manera frecuente llamadas de teléfono amenazantes.
Al parecer California es el epicentro de este tipo de movimientos pro derechos de los animales y algunos de estos grupos pueden ser bastante extremistas. En febrero pasado siete enmascarados trataron de entrar en la casa de un investigador de UCSC durante la fiesta de cumpleaños de su hija pequeña. Pero esta universidad no es la única, ni siquiera la primera universidad de la zona en sufrir este tipo de ataques. En los últimos años diversos investigadores de UCLA (Universidad de California en Los Ángeles) han sufrido ataques en forma de acosos y actos vandálicos por parte de esta gente. En UC Berkeley han atacado a 22 investigadores y otros 7 empleados de la universidad en los últimos meses.
En Santa Cruz aparecieron en las últimas semanas panfletos en las cafeterías del centro de la ciudad. En ellos se citaban nombres, direcciones y números de teléfonos de investigadores de la universidad que supuestamente experimentaban con animales.
David Feldheim usa ratones para el estudio del desarrollo del sistema visual del cerebro, pero la única “falta” que ha cometido otro investigador que se menciona en el panfleto es tener su despacho a lado de uno que experimenta con animales.
Las autoridades académicas han condenado estos ataques y se niegan a comentar las medidas de seguridad tomadas por razones obvias.
La policía, que dice tener pistas, no ha suministrado mucha más información al respecto y trabaja junto al FBI en este asunto.
Determinadas investigaciones científicas en el campo de la Biología y la Medicina serían imposibles sin el uso de animales de laboratorio. Todos los científicos que trabajan con este tipo de animales trabajan con protocolos estrictos y tratan en todo momento de infligir el menor dolor posible a los mismos. Gracias al sacrificio de estos seres contamos con nuevas medicinas y ampliamos los límites del conocimiento.
Los científicos universitarios que investigan en este campo pueden soportar el bajo salario, las interminables horas de trabajo y la competitividad académica, pero no pueden ni deben soportar amenazas hacia ellos y sus familias.
Los movimientos pro derechos de los animales funcionan casi como religiones de verdad revelada y no dudan en utilizar métodos violentos para alcanzar sus fines. En sus esfuerzos por imponer su ideología se olvidan de la multitud de especies en vías de extinción que nunca tienen suficiente apoyo. Y se olvidan además de las ratas que mueren envenenadas en las alcantarillas de cualquier ciudad que quiera mantener unas mínimas normas de higiene.

Fuentes y referencias:
Noticia en Santa Cruz Sentinel.
Noticia en Santa Cruz Sentinel.
Noticia en Santa Cruz Sentinel.
Noticia en Santa Cruz Sentinel.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

11 Comentarios

  1. josep maria:

    El hecho de vivir en un pais cuya fiesta nacional es la tortura
    de toros y caballos de ojos vendados, no facilita la serenidad a mi comentario. Como dice el articulo,puestos a quejarse, por qué no hacerlo de la muerte de las ratas de alcantarilla?
    La tortura de animales -en laboratorios, en granjas infectas de ganado, en despellejos ‘en vivo’ del animal – son una losa para nuestra conciencia, hieren la dignidad de miles y miles de seres humanos, que consideramos a los animales como hermanos.
    El hombre es el único animal que sabe que lo es, un animal.
    Hay un límite, y los experimentos con animales lo han superado con creces, en granjas y laboratorios, en plazas amantes de la sangre..Quién siembra vientos, recoge tempestades. Que cada palo aguante su vela cuando sopla el huracán.
    Mi vela es el máximo respeto a la vida. La de todos.

  2. NeoFronteras:

    Las corridas de toros no tienen motivación científica, y en los laboratorios no se tiene como meta torturar animales.
    La dignidad de millones de seres humanos se hiere cuando no se encuentran remedios para el cáncer u otro tipo de enfermedades, algunas de ellas bastante duras para el enfermo y su familia.
    Se consumen vacas, cerdos, ovejas y otros animales. Y se envenenan insectos y ratas por millones. El problema es que algunos no saben que el ser humano es precisamente un animal más, creyendo que estamos hechos de ectoplasma o alguna sustancia cuasidivina.
    Lo triste es la hecatombe que se avecina por el cambio climático.
    La muerte de una rata no es nada comparada con la extinción masiva de especies.

  3. Javier:

    De cierta forma es irónico, estos “paladines de la justicia de los animales” se transformaron en los mismos seres desalmados que creen combatir.

  4. tomás:

    Crónica isólita:
    La matadora era de un porte magnífico. Sin nada en las manos, sólo con ellas, hizo una faena memorable, sublime, inenarrable. Al final solo la espada y su cuerpo divino. Mató de una estocada fulminante, pero lenta y profunda; no hizo falta puntilla. El marido murió sin un suspiro. Muy merecidamente cortó orejas y rabo.

  5. lluís:

    Hombre, Josep María, quizás deberías pensar que justificar “bombazos” a humanos que están haciendo lo posible para sacar del infierno a gentes con enfermedades genéticas devastadoras,no es precisamente muy humano, y por muy hermanos que sean los animales no humanos, un humano es un poquitín más digno de respeto que una rata. Por desgracia, ciertos experimentos sólo pueden efectuarse con animales y son vitales para que miles de personas puedan salir adelante. También es cierto que es mucho más preocupante el tema del calentamiento global que ha empezado a extinguir decenas de especies animales y plantas.

  6. nunca, nadie, nada..:

    Que bonito Lluis, dices que por desgracia no se puede evitar…
    Si cientificos locos experimentan con vidas de animales, por que no experimentan con sus propios hijxs, sus familiares, o sus esposas.. a lo mejor esque si se merecen tratarlos como locos y dejen de hacer locuras. Apoyo incondicional a la liberación animal.

    Hasta que todxs seamos libres!!

  7. Armando Hernández:

    Me voy a atrever yo, porque los que por aquí circulan son educados. De los únicos de los que habría que librarse es de gente inculta como tú. Solamente con ver tu ortografía se ve la poca o nula formación que tienes, así que no es de extrañar que el pensamiento dogmático e iluminado haga mella en ti. Eres por tanto un ignorante.
    Dedicar esfuerzos a defender a las ratas de laboratorio mientras se extinguen miles de especies animal y vegetales tampoco dice mucho de vuestro amor por la Naturaleza así que no sois conservacionistas, ni ecologistas.
    No argumentáis, no razonáis, no exponéis ideas, no dialogáis, así que no sois racionales.
    Tú y los que son como tú os beneficiáis constantemente de las investigaciones de este tipo, con vacunas, fármacos y tratamientos que os salvan la vida a ti, a tus amigos y a tu familia. Seguro que, llegado el caso, no renunciáis a estos tratamientos, por lo tanto también sois hipócritas.
    Si tanto os importan los animales os podríais ofrecer como cobayas humanas, algo que hacen ya muchas personas, por lo tanto también sois cobardes, como lo demuestra también el no firmar con tu verdadero nombre.
    Si os importa más el sufrimiento de unas ratas que de millones de hombres y mujeres es que además no sois humanos.
    Tu comentario y el de tu compañero son finalmente una apología de la violencia por lo que también sois terroristas y como tal merecéis ser tratados. Espero que muchos de vosotros deis con vuestros huesos en la cárcel.
    La auténtica liberación del ser humano será librarse del pensamiento dogmático como el que tenéis vosotros, ejemplo moderno del que alimentó la hoguera que quemó a Giordano Bruno.
    Por último me dais mucho asco y debéis de oler mal, la falta de higiene debe de ser alta, porque seguro que no matareis a los pobres ácaros de vuestra ropa y cuerpo lavándoos.

    Ruego al moderador que en el futuro elimine los comentarios de estos seres, no merecen la atención que se les presta, al fin y al cabo lo único que quieren estos lunáticos es publicidad para su descerebrada guerra.

  8. tomás:

    ¡Cuanto lamento el cariz que ha tomado este tema! No es propio de una página como esta. La intención de estos que buscan esa extraña “liberación animal” es buena, pero equivocada e ignorante y sus acciones y actitud, fundamentalistas, lo que resulta intolerable.
    Creo que es preferible apelar a su capacidad de razonar, que han de tenerla con toda seguridad, y a la incongruencia de su segura utilización de los beneficios de la investigación y el rechazo teórico que practican. También resaltar que hay unos serios protocolos que quiero creer se respetan para la utilización de seres que pueden sufrir.
    La realidad es como es y no como quisiéramos que fuese, y mientras no sea posible sustituir esos seres por modelos de ordenador, no queda más remedio que utilizarlos. Porque hay terribles enfermedades a resolver.

  9. Marta:

    Bueno dias. También hay gente culta y con educación que está a favor de la vida de todos y que considera que la experimentación con animales es innecesaria, hay otros métodos, pero claro son más costosos. No sólo la experimentación se hace en cobayas, también en conejos, gatos, perros, chimpancés etc, etc. Es compatible estar a favor de la conservación de especies en extinción y la no experimentación sobre animales. Las industrias farmacéuticas son las multinacionales actuales. Es preferible prevenir, pero claro, tienen pingües beneficios para muchos sectores la fabricación de medicamentos y de productos químicos: limpieza, cosmética… No es necesaria la violencia venga de quién venga, hay otros sistemas… Armando Hernandez, en tu comentario detecto que hay mucha violencia, de esa que tanto abominas, tu verás, no es congruente. Las plagas y las matanzas de estas plagas, las hemos fomentado con nuestro estilo de vida y con tanto deshecho cómo generamos. En cuánto a la limpieza, puedo asegurar que estoy bien limpia y no uso productos químicos para ello. El respeto a todo ser vivo y a la propia Naturaleza es fundamental para la buena convivencia de todos los habitantes del planeta, del Cosmos por entero, respeta y serás respetado. Como ves, no me escondo de nada. Un saludo y buen día para todos.

  10. Armando Hernández:

    Marta, no sé por qué ves violencia en mi comentario, sólo he dicho que si cometes actos terroristas lo lógico es que termines con tus huesos en la cárcel.
    En cuanto a lo de la limpieza era ironía. Al lavarnos eliminamos muchos animalitos que de otro modo seguirían vivos.
    Si alguna mujer como tú opina que no hay experimentar con animales lo mejor que puede hacer es dejar de comprar cosméticos. Para el desarrollo de muchos de ellos se experimenta con animales. Quizás los culpables estén al otro lado: los consumidores.
    En el resto que afirmas simplemente me parece que abunda la información falsa.

  11. NeoFronteras:

    Se ha colgado un artículo de opinión sobre este tema en la sección correspondiente:

    http://opinion.neofronteras.com/

    Algunas ideas vertidas en esta página se han utilizado para la confección del mismo. Pueden seguir opinando allí.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.