NeoFronteras

Los ratones huelen la enfermedad

Área: Medicina — viernes, 24 de abril de 2009

Descubren los mecanismos que permiten a los ratones reconocer por el olor la enfermedad de otros semejantes para así evitarlos.

Foto

En 1989 The Lancet pubicó un curioso artículo acerca de un perro que lamía un lunar en la pierna de su dueño. El lunar resultó ser un melanoma maligno. Desde entonces los científicos han observado similares habilidades de poder oler la enfermedad en ratones y ratas, que tienden a evitar los miembros enfermos de su propia especie. Ahora unos investigadores han empezado a entender cómo consiguen esto.
Previamente ya se identificó un determinado número de receptores del olor que se encargarían de la tarea. Los receptores son proteínas especiales que están sobre la membrana celular de ciertas células nerviosas de la nariz del animal y que detectan las moléculas que componen la fragancia o el olor de la comida. Incluso llegan a detectar moléculas indicadoras del miedo emitida por otros animales.
Ivan Rodriguez de la Universidad de Ginebra en Suiza y sus colaboradores se preguntaban si podría haber receptores adicionales que respondan a “olor a enfermedad”, quizás asociados a los compuestos químicos desprendidos por procesos infecciosos bacterianos o producidos por la inflamación.
Como ya se conoce el genoma del ratón buscaron genes que pudieran codificar proteínas receptoras adicionales en el sistema olfativo, es decir, que se expresen en las células nerviosas que conectan la nariz con el cerebro.
Encontraron cinco nuevos receptores, todos pertenecientes a una conocida familia de proteínas denominadas FPRs en sus siglas en inglés.
Las FPRs ya conocidas incluían dos receptores del sistema inmunitario que detectan compuestos emitidos por los patógenos en la sangre, ayudando a las células del sistema inmunitario en el seguimiento y destrucción de cuerpos extraños.
¿Podrían los receptores recientemente descubiertos hacer lo mismo, detectar patógenos desde el exterior y procedentes de otros cuerpo distinto al propio? En el laboratorio estos investigadores expusieron las neuronas olfativas de ratón a bacterias causantes de enfermedades y a orina de ratones enfermos. Algunos de los compuestos estimularon la respuesta olfativa de estas neuronas, reflejándose como un cambio en la carga eléctrica de las mismas.
Los receptores encontrados están relacionados con una parte del sistema olfativo que procesa este tipo de información en la base del cerebro (órgano vomeronasal) y que además se encarga de analizar las señales químicas sexuales mediadas por feromonas. Esta región está conectada directamente a la amígdala cerebral que es el centro de las emociones. Según Rodriguez esto tiene mucho sentido, pues cuando un ratón detecta una posible pareja, un peligro, incluso en forma de enfermedad, se necesita disparar una reacción rápida, tanto si es un intento de copular como el evitar un animal enfermo que le puede contagiar.
Este mismo equipo también ha encontrado este tipo de receptores en el jerbo y en la rata, pero cree que no se dan en humanos. Las únicas pruebas de su existencia en humanos están relacionadas con nuestro propio sistema inmunitario.
El estudio es muy excitante según algunos expertos. Podría abrir un nuevo campo de investigación sobre las bases moleculares de la detección olfativa de enfermedades. Los resultados obtenidos se publicaron en Nature.

Fuentes y referencias:
Noticia en Science.
Foto cabecera: “Albino in the wild” por Dr. Hemmert, vía Flickr.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

Comentarios

Sin comentarios aún.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.