NeoFronteras

Sobre la dieta vegetal de los neandertales

Área: Antropología — lunes, 3 de enero de 2011

Descifran la dieta vegetal de los neandertales de dos localizaciones analizando el sarro de sus dientes.

Foto
Fotos en las que se señala los cálculos de sarro. Fuente: PNAS.

Las noticias de Paleoantropología despiertan siempre mucha expectación. Probablemente la razón principal sea que esas noticias están muy relacionadas con nosotros mismos, con nuestro origen. Tanto es así que incluso las personas de “letras” o “humanidades” también se interesan por estos temas. De entre todas esas noticias las que despiertan una especial fascinación son las que tratan de los neandertales. Quizás sea porque coincidieron cronológicamente con nuestra especie y luego desaparecieron misteriosamente.
Últimamente se ha avanzado mucho en la comprensión de los neandertales, sobre todo debido a los análisis genéticos que tarde o temprano nos permitirán tener el genoma de este “pariente” nuestro. Hace unos días se anunciaba el descubrimiento de la versión asiática de los neandertales, pero no vamos a hablar de esa noticia que, por otra parte, ya ha sido cubierta por otros medios, sino de otra noticia menor, pero quizás más interesante desde el punto de vista de la metodología científica.
El registro fósil que tenemos de nuestra especie y otros Homo es incompleto, pero también lo es el registro de los objetos que los rodeaban. De este modo, una tela o piel usada a modo de vestimenta se conservará peor que un hacha de piedra, y un abalorio confeccionado con conchas marinas se conservará mejor que otro hecho de madera. Pero son precisamente esos objetos los que nos hablan, no ya de la fisiología de esos seres, sino de su cultura, sus costumbres o estilo de vida.
Se conservan más o menos bien los huesos de los animales que cazaban, pero no los restos de los vegetales que comían. Hasta hace unos días podríamos llegar a pensar que los neandertales eran unos carnívoros acérrimos que no comían vegetales. La ausencia de restos vegetales o de molinos de grano en las excavaciones no permitían pensar en otra cosa, y la posible dieta vegetariana de estos seres era poco más o menos que una mera especulación.
La situación ha cambiado gracias a un estudio de Amanda G. Henry, Alison S. Brooks y Dolores R. Piperno. El procedimiento que han empleado es un ejemplo del ingenio que se puede usar a la hora de saber cosas del pasado y recuerda un poco a los episodios de CSI. Es un ejemplo más de que si a un fósil se le hacen las preguntas oportunas entonces puede que nos dé información novedosa. Estas investigadoras han analizado los microfósiles vegetales conservados en el sarro fosilizado de los dientes de varios neandertales y han podido reconstruir su dieta vegetal. Esto es algo que a nadie antes se le había ocurrido investigar.
Los dientes, de unos 40.000 años de antigüedad, fueron recuperados de distintos yacimientos, unos proceden de lo que es ahora Irak y otros de lo que es hoy Bélgica. Los primeros vivían en un clima cálido y los segundos en medio de una glaciación, así que la disponibilidad de plantas era muy distinta en los dos grupos.
La clave en esta investigación es el sarro que se acumula en los dientes, sarro que puede mineralizarse creando cálculos que se conservan en el tiempo. Lo maravilloso en este caso es que el sarro puede llegar a atrapar pequeñas partículas en el proceso. Analizando esos cálculos dentales pudieron descubrir partículas vegetales, en concreto granos de almidón y fitolitos. El almidón es una molécula energética que las plantas usan como sistema de reserva y que forma pequeños granitos. Los fitolitos son minerales en forma de pequeños cristales que se forman en las plantas. Lo interesante es que la forma, tamaño y características de esos granos y cristales son específicos de cada especie vegetal y pueden ser diferenciados fácilmente. Por tanto, analizando con un microscopio esos objetos se puede saber no solamente que los neandertales comían también vegetales, sino qué vegetales específicamente consumían.
De este modo se ha averiguado que los neandertales de Irak comían semillas de gramíneas silvestres, algunas legumbres silvestres y también dátiles. Esto significa que los neandertales dedicaban parte de su tiempo (bastante) a la recolección de este tipo de alimentos. ¿Subían también a las palmeras? Además, debido a que la maduración de estas semillas y frutos se dan en distintas épocas del año esta actividad exigía una planificación por parte de estos seres.
Los neandertales de Bélgica no disponían de esas plantas, pero disponían de otras. De este modo aprovechaban los tubérculos, raíces y rizomas. Es decir, los órganos subterráneos (a salvo de herbívoros) de almacenamiento de reservas de energía que tienen muchas plantas. Un tipo de plantas de este tipo que consumían estaban emparentadas con la familia de los nenúfares, así que estos seres tenían que chapotear por los pantanos para obtener estos alimentos.
Algunos granos de almidón, además, muestras los efectos de haber sido cocinados (ver foto), cocidos en agua u horneados de alguna manera. Por tanto, los neandertales controlaban el fuego y cocinaban vegetales.

Foto
Granos de almidón encontrados en los dientes neandertales comparados con granos cocinados de almidón de distintas especies vegetales actuales. Cada cuadrado mide 50 micras de lado. Fuente: PNAS.

Todo esto muestra una imagen de los neandertales que es mucho más sofisticada de lo que solíamos imaginar hasta ahora. Una de las hipótesis que se propusieron en el pasado para la sustitución de neandertales por los humanos modernos era que los segundos explotaban mejor los recursos energéticos de su medio y, además de cazar grandes animales, cazaban pequeños animales y recolectaban frutas y semillas. Este descubrimiento va en contra de esta hipótesis, pues demuestra que los neandertales no solamente cazaban grandes presas, sino que también eran capaces de hacer eso mismo.
Otro prejuicio que había era que los neandertales tenían mucha menos complejidad mental que los humanos modernos. Esta buena explotación de los recursos disponibles a través de una estrategia sistemática y planificada nos demuestra que los neandertales no eran tan inferiores.
¿Qué hubiese pasado si los neandertales no se hubiesen extinguido hace 30.000 años? ¿Podrían haber desarrollado la agricultura? Al fin y al cabo siempre se ha supuesto que el paso previo para tal desarrollo fueron estas prácticas de recolección de cereales, tubérculos y legumbres silvestres.
Es una suerte que los neandertales no fueran tan sofisticados como para usar cepillos para limpiarse la dentadura, legándonos así una información valiosísima en al sarro de sus dientes. En todo caso es una investigación muy bonita.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=3349

Fuentes y referencias:
Nota de prensa.
Artículo original.
Información extra (pdf).

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

8 Comentarios

  1. Miguel Angel:

    Omnívoros como nosotros y también caníbales…

    La historia no deja de tener cierta moralina porque a pesar de que la ciencia los va equiparando a nosotros en practicamente todo (su cerebro era incluso algo mayor) no han logrado llegar hasta nuestros dias.
    Ahora se les acusa de tener un menor grado de sofisticación como explicación a su extinción, pero tengo entendido que nosotros mismos estuvimos al borde de la extinción en la última glaciación y lo acojonante es que ahora mismo nos podría pasar.

  2. lluís:

    Bueno, otra pista para aclarar que realmente nos mezclamos con los neandertales es que el homo sapiens-sapiens, al menos en este país, hasta hace bien pocos años tampoco tenía una excesiva cura de su dentadura.Por eso ahora las que sacan buenos dinerillos son las clínicas dentales, que incluso te financian los desperfectos en los “colmillos”.Me parece muy ingenieso eso de haber pensado en el “sarro”, como objeto de la investigación llevada a cabo por este equipo.¿Es incorrectamente político pensar que si no se hubieran extinguido los neandertales y estuvieramos conviviendo con ellos, aún tendríamos más guerras de religión de las que tenemos?.
    Sobre eso que dice Miguel Angel, también he leido algo de que podría darse, repentinamente, una glaciación.Lo que me pregunto es si, realmente, puede suceder este tipo de glaciación espontánea.
    Saludos a todos/as.

  3. Nemo:

    Temo que las conclusiones expuestas respecto a la complejidad mental de esos homínidos son bastante exageradas, si se basan sólo en una dieta vegetal relativamente variada. Casi todos los primates, y varios monos, la tienen.
    Respecto al tema del fuego, éste sí deja restos fósiles muy característicos en los lugares de asentamiento, del combustible y de los alimentos calcinados en su caso, para determinar sin duda si los neardentales los cocinaban.
    Con todo, es una investigación interesante y con valor real.

  4. JOrge:

    Ahora si se nos enreda la cosa. Si los neandertales tenían una estrategia de alimentación tan oportunista como nosotros y una tecnología no tan diferente ¿por que se extinguieron?

    ¿Diferencias cognitivas? eso no deja restos…

  5. tomás:

    Esimado lluís:
    A tu pregunta de si podría darse una glaciación repentina, te recomiendo el artículo “Pequeña edad de hielo súbita” en NeoFronteras.
    Un muy cordial saludo.

  6. lluís:

    Gracias por recordarme lo de ese artículo, tomás.Resulta que al leerlo recordé haberlo leído en su día.Cosas de la memoria, tomás,o acaso es que uno lee tantas cosas que el cerebro para que te vaya cabiendo todo, va ocultando información en alguna de sus memorias.
    Reviértote(que se fastidie la “flecha del tiempo”) el cordial saludo, tomás.

  7. Miguel Angel:

    A esa glaciación de hace unos 12800 a 11000 años me refería.

    Se ha postulado un calentamiento progresivo que será especialmente evidente a partir del año 2030-2040…y una nueva glaciación para el año 10500-11000 (hablo de memoria), y creo recordar que esta glaciación será de mayor duración que la última a la que estamos haciendo referencia.
    Durante las glaciaciones, los neandertales se acababan apiñando en las zonas mas sureñas, por ejemplo, en Gibraltar o Tarifa y es aquí donde se han encontrado restos muy interesantes de neandertales “modernos” que han roto algunos estereotipos.
    Saludos

  8. Millan Mozota Holgueras:

    Un articulo muy bien redactado y documentado :)
    Una pequeña crítica: Al no estar los parrafos separados ni haber entradillas o partes resaltadas, se hace un poco arduo de leer (no es que a mi me importe, pero muchos pasaran de enfrentarse al “tocho”)

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.