NeoFronteras

Otro caso de transferencia horizontal

Área: Genética — lunes, 21 de febrero de 2011

Un microorganismo planctónico adquiere genes de las presas que captura para luego producir energía a partir de la luz solar.

Foto
Oxyrrhis marina. Fuente: Susana Breglia.

Hasta hace no tanto tiempo se creía que las formas en las que se producía la variación genética eran solamente las mutaciones y la reproducción sexual. Esta variación es la base fundamental de la evolución, pues sin ella la selección natural no tendría nada interesante sobre lo que trabajar. Más tarde se descubrió que las bacterias podían transferirse genes unas a otras de manera horizontal, pero se asumía que en seres un poco más complejos algo así no se podría dar. Recientemente se ha podido comprobar que algunos seres pueden adquirir horizontalmente nuevos genes de las presas que ingieren. Algunos de esos casos los hemos visto en NeoFronteras. Ahora se ha publicado un trabajo en el que se expone el último caso descubierto.
Investigadores de la Universidad de la Columbia Británica (Canadá) han descubierto que un organismo marino, concretamente el dinoflagelado Oxyrrhis marina del plancton, adquiere genes de manera eficiente a través de la depredación de una especie distante, en concreto de bacterias. Según Patrick Keeling, uno de los investigadores implicados, es un caso muy interesante de transferencia horizontal de genes.
Oxyrrhis marina ha elegido un gen en particular para ser transferido a su genoma, en concreto el gen que codifica la rodopsina, un molécula fotoreceptora capaz de proporcionar energía a partir de la luz. El ojo humano posee unas moléculas similares a ésta; aunque no son usadas en la producción de energía, sino para percibir la luz en condiciones de baja iluminación.
Según Keeling es un caso de “eres lo que comes”, porque Oxyrrhis marina tienen tanta rodopsina en su sistema que le da un color rosado. Este investigador y sus compañeros creen que este organismo usa la rodopsina para así obtener energía de la luz solar, tal y como lo hacen las bacterias de las que se alimenta, y que usa parte de la energía obtenida para ayudar a digerir sus presas, víctimas que además le proporcionan los genes necesarios para producir rodopsina.
Oxyrrhis marina es parte de una familia del plancton marino que incluye a los organismos responsable de las dañinas mareas rojas que contaminan el marisco. Es común en aguas someras en todo el mundo. Ha conseguido desarrollar mecanismos de supervivencia extremos, incluyendo el descrito aquí. Así por ejemplo, cuando no hay presas disponibles, Oxyrrhis marina es capaz de canibalizar a miembros de su propia especie. Además de alimentarse de células tan grandes como él mismo, este microorganismo es extremadamente difícil de eliminar.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=3400

Fuentes y referencias:
Nota de prensa.
Artículo original.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

3 Comentarios

  1. Miguel Angel:

    ¡Qué sorprendentes los unicelulares! Hace años los teníamos catalogados como simples y obsoletos: nada mas lejos de la realidad. Fueron los primeros en aparecer en escena y llevan en este negocio de la supervivencia unos 3000 o 3500 millones de años.
    Esta especie se reproduce por excisión binaria (asexual), pero en ocasiones también usa la reproducción sexual y la transferencia horizontal: ¡qué lujo de versatilidad!.
    Me quedé impresionado hace algunos años al informarme sobre la capacidad de aprendizaje de los paramecios. Resulta que en la membrana celular tienen microtúbulos similares a los que tienen nuestras neuronas, siendo capaces de detectar la luz ultravioleta y de “aprender”. Lógicamente es un aprendizaje que ocurre a nivel muy elemental, pero que les permite reaccionar mas rápidamente cuando se les somete sucesivamente a un determinado estímulo exterior (por ejemplo: ante un estímulo agresor emprenden la huida, si se les vuelve a someter a este mismo estímulo la respuesta de huida se va produciendo cada vez mas rápido).
    Lo que me gustaría saber es que especies de bacterias son las implicadas en este proceso de transferencia horizontal de este dinoflagelado, no lo dice en el artículo original.
    Saludos

  2. hola:

    maravilloso , sigan asi

  3. Alejandro Álvarez Silva:

    Interesante artículo… Esto demuestra que la evolución es mucho más compleja que lo que se creía. Saludos:
    Alejandro Álvarez

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.