NeoFronteras

Nuevo filo animal

Área: Biología — Lunes, 21 de Febrero de 2011

Según un nuevo estudio unos gusanos marinos muy simples están emparentados con especies más complejas incluidos vertebrados (incluidos los humanos) y equinodermos (estrellas de mar) y no con esponjas y medusas.

Foto

Los gusanos como Xenoturbella o Acoelomorpha son animales muy simples y carecen de aparato digestivo o sistema nervioso. Ha habido un gran debate entre los especialistas sobre estos seres desde que en los noventa fueran reclasificados en una rama temprana de la evolución animal. En concreto se les suponía un eslabón entre los seres simples como esponjas y medusas y el resto del reino animal que incluye a los vertebrados, equinodermos, artrópodos y moluscos.
En un nuevo estudio se pone de manifiesto que en realidad están más emparentados con especies más complejas y que no siempre fueron tan simples como lo son ahora.
Un equipo internacional de investigadores ha demostrado que estos gusanos no son una rama temprana de la evolución sino que descienden de un antepasado que también dio lugar a los animales complejos como los vertebrados las estrellas de mar. Esto significaría que serían un ejemplo más de cómo la evolución no necesariamente significa “progreso”, sino cambio, y que una especie compleja puede evolucionar hacia formas más simples de las que ha partió.
Estos investigadores trabajaron con especímenes de Xenoturbella recolectados en el fondo de un fiordo sueco donde estos animales comen moluscos bivalvos. También trabajaron con ejemplares de Acoelomorpha procedentes de varios ambientes marinos, como Meara stichopi que vive dentro del pepino de mar. Compararon cientos de genes de ambos tipos con sus contrapartidas del resto del mundo animal para así determinar las relaciones evolutivas.
Los resultados mostraron que ambos grupos constituyen un nuevo filo de clasificación que los investigadores han denominado ‘Xenacoelomorpha‘. Filo que se une a los otros tres conocidos de deuterostomas: vertebrados, equinodermos y hemicordados.
Las especies dentro de Xenacoelomorpha descenderían del mismo ancestro que dio lugar a los otros grupos complejos: vertebrados, equinodermos y hemicordados. Estos gusanos habrían perdido la complejidad que antes tuvieron a lo largo del tiempo.

Foto
Ejemplar de Acoelomorpha. Fuente: Dr Bernhard Egger, UCL.

Según los investigadores implicados no hay que considerar nunca más a estas criaturas como situadas evolutivamente entre los animales simples como esponjas o medusas y los más complejos. Por tanto el “eslabón perdido” se ha perdido.
Se ha llegado a este resultado después de diez años de trabajo con estos organismos inusuales y esto prueba las dificultades de situarlos en el árbol de vida. Las mejoras en las tecnologías de secuenciación de ADN y en nuevos métodos matemáticos que permiten inferir la historia evolutiva han logrado resolver el enigma de Xenoturbella o Acoelomorpha.
Este nuevo resultado nos ha dado un nuevo filo, un contraejemplo al prejuicio de la evolución como progreso y ha despejado parte del árbol de la vida. Siempre se puede aprender algo incluso de las especies más modestas. Es algo a celebrar.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=3399

Fuentes y referencias:
Nota de prensa.
Artículo original.
Sobre la primera escisión en los bilaterales.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

3 Comentarios

  1. tomás:

    Está claro que hay que celebrar el conocimiento de un nuevo filo puesto que es un avance científico. Pero interesa mucho al gran público el saber que evolución no significa otra cosa que cambio y adaptación lo que, evidentemente, no siempre significa progreso -palabra muy subjetia-, tal como señala el artículo. Lo que sucede es que son más sencillos y fáciles de comprender ejemplos tan al alcance de todos como la pérdida de las patas por las serpientes, con la demostración de que aún les quedan remedos de ellas en algunas especies, la pérdida del pelo en nuestra especie con los incordios de que nunca paren de crecer en la cabeza, la barba masculina y las uñas. Es cambio, adaptación y compromiso: a veces hay que sacrificar alguna facultad para obtener otra que permita mejor la supervivencia de la especie.

  2. Miguel Angel:

    Parece ser que se trata de un caso similar al del “Trichoplax adherens”, que apareció hace poco en una noticia de esta misma página.

    Estimado tomás: aprovecho para contestarte a aquello que te dije de que me alegraba de que tus saludos fuesen “por fin” optimistas, simplemente era porque había leido algún mensaje tuyo en el que te despedias con la frase “saludos pesimistas”, nada mas era por eso, no tiene importancia. No he podido reponderte antes porque un diminuto virus había burlado mi sistema inmunitario y he estado unas semanas fuera de onda. Disculpas por la tardanza y un abrazo.

  3. tomás:

    Estimado Miguel Angel: Te agradezco esa preocupación, pero no sólo nada tengo que reprocharte, sino que leo con mucho gusto tus siempre interesantes comentarios.
    Un cordial saludo que continúa optimista.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.