NeoFronteras

Babuinos democráticos

Área: Cooperación,Etología — domingo, 21 de junio de 2015

En la jerarquizada sociedad de los babuinos la toma de decisiones de por dónde se va se toma democráticamente.

Foto

Los grupos de babuinos (Papio anubis) son sociedades jerarquizadas en las que un macho alfa aparta a los demás machos a la hora de conseguir comida o hembras. Sin embargo, según un estudio reciente, todos los miembros del grupo participan a la hora de decidir adónde van.
Al parecer, a la hora de decidir adónde va el grupo el rango o el sexo de los miembros del grupo no importan, porque la decisión afecta a todo el grupo. Digamos que los babuinos poseen cierto grado de democracia interna.
Para saber todo esto un grupo de investigadores liderado por Ariana Strandburg-Peshkin (Princeton University) colocó unos collares GPS a 25 babuinos del Mpala Research Center en Kenia. Estos collares registraron la localización de cada uno de estos animales cada segundo durante catorce días mientras hacían su vida normal: comer, ir de un lado a otro, jugar, cazar juntos, etc. A partir de estos datos estudiaron los movimientos relativos de cada uno de estos animales dentro del grupo.
Descubrieron que, a la hora de moverse a otro lugar, algunos de estos animales actuaban de iniciadores alejándose un poco del grupo con la intención de que todo el grupo terminara siguiéndole en esa dirección. A veces le seguía algún otro miembro del grupo y al final todos terminaban moviéndose en esa dirección. Pero otras veces nadie seguía al iniciador, por lo que el grupo no seguía la dirección propuesta por el supuesto líder y la decisión de adónde ir era retrasada.
Además, vieron que el grupo prefería moverse cuando había varios iniciadores que se ponían de acuerdo en la dirección que había que seguir. Si no se ponían de acuerdo los otros babuinos no hacían demasiado caso, en su lugar “votaban” con sus patas y simplemente seguían al subgrupo con más iniciadores.
El sistema era complejo cuando había sólo dos propuestas. Si dos iniciadores proponían dos direcciones distintas, el grupo no tenía intención de negociar y elegía una de ellas cuando ambas direcciones se separan más de un ángulo de 90 grados. Pero si el ángulo era menor de esos 90 grados, entonces el grupo solía elegir una dirección de compromiso entre las dos. Este tipo de elección de dirección es similar a la que tienen los peces en los bancos de peces o las aves en las bandadas, animales que usan reglas simples ligadas a los vecinos cercanos para moverse en grupo.
Hasta ahora se había planteado si algunos animales jerárquicos usan algún sistema igualitario de toma de decisiones para alcanzar un consenso o si, por el contrario, las decisiones siempre están guiadas por el líder o líderes dominantes. Al menos para el caso de los babuinos parece ser lo primero.
Este estudio sugiere que incluso en sociedades altamente estratificadas debe de haber un beneficio evolutivo que favorece el arreglo de disputas a través de reglas igualitarias en lugar usar la autoridad.
La comprensión de cómo los grupos jerárquicos de animales alcanzan el consenso es crítico para poder entender la evolución de las especies sociales complejas.
Según Margaret Crofoot, lo próximo que estos investigadores quieren estudiar es el contexto en el que todo esto se da para así tratar de averiguar lo que motiva a estos animales a iniciar el movimiento y si algunos individuos se aprovechan de ciertas situaciones para influenciar desproporcionadamente al grupo. Toda una metáfora.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=4700

Fuentes y referencias:
Artículo original
Foto: Rob Nelson.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

4 Comentarios

  1. tomás:

    “… y si algunos individuos se aprovechan de ciertas situaciones para influenciar desproporcionadamente al grupo. Toda una metáfora”.
    En efecto. En nuestros diez y siete reinos de taifas varios han tomado ese camino. Les importa resaltar las diferencias, no destacar las semejanzas. Con ello medran. Lo penoso es que la gente no se da cuenta de los verdaderos y urgentes problemas, que no tienen cabida en el ideario de esos corruptos trepadores. Les importa más una historia tergiversada o un victimismo vengativo que la realidad de que van a seguir siendo explotados por quien les lleva a esa coyuntura, sin por ello dejar de serlo por los de siempre -entre los que el propio líder se encuentra-. No se les ocurre que luchar por una mayor equidad, por una justicia independiente, por evitar el colapso que ya prácticamente toda persona con algunas luces ve -al menos- como posible, sería mucho más importante.
    Pienso a veces que, entre las gentes, puede más algún complejo de insatisfacción que parece más fácilmente arreglado creando un enemigo, que pensar en profundidad sobre las causas básicas de sus problemas. De ahí que durante toda la historia ha sido común inventar un enemigo para mantenerse en el poder. Y con la mayor alegría el buen soldado se dirige al matadero.

  2. Miguel Ángel:

    Querido amigo Tomás:

    Es que no buscamos la verdad (muchas veces dolorosa), sino la explicación que más nos conviene, la que nos deja más tranquilos. Si sumamos la ignorancia y la deseperación, ya tenemos el terreno abonado para cualquier tipo de ideología (nacionalismos, politiquismos, religiones…).
    Tienes toda la razón en lo que señalas sobre semejanzas y diferencias: las primeras están por todas partes mientras las segundas solamente aparecen al microscopio.

    Abrazos.

  3. RicardM:

    Amigo Tomás, en mi opinión el problema no es tanto resaltar las diferencias (cuando las hay) sino confundir semejanzas con uniformidad.

    Saludos cordiales.

  4. tomás:

    Amigo y muy estimado RicardM:
    Existen conceptos que tienen cierta similitud pero, como dices, no deben ser confundidos. Entre ellos están los que citas: semejanza, uniformidad; también igualdad, identidad…, incluso afinidad, entre otras.
    Uno, en ese conjunto de significados similares, a veces, no sabría cual emplear con más propiedad en cada caso concreto. El ideal humano debería ser, a muy grandes rasgos, que cualquier persona pudiera recorrer el mundo en plena libertad y con derecho a hacerlo. Pero nos hemos civilizado de tal manera que ponemos condiciones cada vez más restrictivas y, posiblemente, sean de algún modo necesarias para que no nos invada la miseria, la enfermedad sin curación (porque no queremos o no quiere el poder del capital) y otros muchos males que asolan África, por ejemplo. Dejemos que eso se guarde allí; que no nos contamine.
    Pero en mucha menor medida eso mismo sucede en Europa y también en España. Antes era posible ir de una a otra punta de España con tu cartilla de la Seguridad Social sin trámite alguno por parte del paciente. Ahora existen dificultades incluso dentro de la misma autonomía. Y no estoy diciendo que ahora, en conjunto, sea peor. Hablo de poder ser atendido con la prontitud que el caso merezca. A tal situación se ha llegado por varias causas, entre ellas las privatizaciones, que no es difícil sospechar que benefician a algunos más que al sistema.
    La administración, en general, ha de ser como la justicia, igual para todos. Yo no puedo tener más ni menos derechos que cualquier otro. Y cuanto más extensa sea esta premisa, mejor. Si una región de España es más pobre, las más ricas habrán de contribuir cuanto sea necesario para que no existan diferencias. Y la administración habrá de ser capaz de impulsar la economía de la región más desfavorecida; pero no suele suceder tal cosa. Más bien lo contrario. Como en el Evangelio que viene a decir que al que más tiene, más se le dará y a quien apenas tenga, hasta lo que tiene se le quitará, con el tremendo agravante de que tales palabras se ponen en boca de alguien que cosecha donde no sembró y recoge donde no esparció. ¡Buena justificación para banqueros!
    En fin, amigo RicardM, que estoy de acuerdo con tu puntualización, pero quizá la empleamos inversamente. ¿Alguna autonomía querrá distinguirse por ser la menos favorecida? ¿Alguna querrá ser más libre para ser más generosa? Aunque, en mi concepción del asunto, la cosa se decide entre los poderes económicos y políticos en santa coyunda que a ambos favorece, nunca he escuchado, en la transmisión al pueblo de sus afanes hablarles de lo que solemos conocer por los valores del intelecto humano, ni de los fundamentales problemas que agobian al mundo.
    Un fuerte abrazo.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.