NeoFronteras

Pseudomariposa jurásica

Área: Paleontología — Domingo, 7 de Febrero de 2016

Un insecto similar a una mariposa cumplía las funciones de las mariposas modernas, cuando todavía no había flores que polinizar, en un magnífico ejemplo de convergencia evolutiva.

Foto

Hubo una vez que en la Tierra todavía no había flores, así que no había mariposas o abejas, pues no había flores que pudieran proporcionar néctar y polen. Pero hubo cosas parecidas.

David Dilcher y sus colaboradores describen en una artículo reciente a un insecto jurásico fósil de hace 170 millones de años que se asemejaba y mucho a las mariposas que aparecieron mucho más tarde.

Este insecto vivió de una manera similar a como lo hacen las mariposas actuales, pues visitaba plantas con órganos reproductivos que segregaban polen y néctar, aunque no fueran flores. Esto le permitió evolucionar 40 millones de años antes de que aparecieran los primeros antepasados de las mariposas.

Este insecto constituye una rama extinta del género kalligrammatid denominado Oregramma illecebrosa y no evolucionó hacia las mariposas modernas. Otro género de estos insectos, orden Neuroptera, sí ha sobrevivido hasta nuestros días y cuenta con 5000 especies. Entre ellas se encuentran las crisopas. Los adultos de estos insectos tienen dos pares de alas membranosas con numerosas nervaduras formando un retículo.

Este descubrimiento ha sido posible gracias al hallazgo de 20 fósiles de este insecto en un estado que exquisita conservación. Los fósiles fueron encontrados en los depósitos de un antiguo lago en el noreste de China y este de Kazajstán.

El estudio fue liderado por Conrad Labandeira (Smithsonian Institution, National Museum of Natural History) y Dong Ren (Universidad de la Capital de Pekín).

Hasta ahora la mala conservación de este tipo de insectos no permitió el estudio en detalle de la morfología y ecología de los kalligrammatidos. Pero el hallazgo de estos fósiles ha sido toda una sorpresa que ha permitido saber muchos sobre estos aspectos. Entre otras cosas se ha podido comprobar la similitud física y ecológica entre estos insectos y las mariposas modernas, pese a que comparten antepasado común de hace 320 millones de años.

Es un ejemplo más de lo que se llama evolución convergente, en donde dos especies distantes en el árbol filogenético evolucionan de manera independiente hasta tener características similares.

Este insecto tenía una particular relación con una planta fósil con semillas encontrada en la misma región de China y que pertenecía al orden extinto bennettitales. Este orden de plantas gimnospermas apareció por primera vez hace 250 millones de años durante el Triásico y pervivieron durante cerca de 200 millones de años hasta el Cretácico tardío.

El análisis microscópico de estos fósiles ha permitido comprobar los restos de comida y polen atrapado aún en la boca y otras partes de estos insectos fosilizados. Al parecer kalligrammatidos se alimentaba de bennettitales usando una larga lengua similar a la de las mariposas modernas para tomar néctar en los profundos recovecos del sistema reproductor de la planta.

Además, este insecto poseía largos pelos en las patas que le permitían acarrear polen de los órganos reproductivos masculinos a los femeninos de los bennettitales.

Si nos fijamos bien, este sistema de polinización con recompensa de néctar es muy similar al que se da en mariposas, abejas y plantas con flores modernas (angiospermas).

Foto

Pero además, hay un rasgo increíble que también se daba en esos insectos tal y como se da en las mariposas modernas. Muchas de las mariposas modernas cuentan con un figura que simula un par de ojos sobre las alas, con ello se pretende tener una defensa frente a la los depredadores al tener un aspecto similar al de un animal amenazador más grande. Pues bien, los kalligrammatidos también contaban con este tipo de camuflaje de aspecto casi idéntico a los modernos, pero de hace 170 millones de años.

Parece que la evolución, además de producir innovaciones, encuentra a veces las mismas soluciones frente a los mismos problemas.

Es curioso que cuando las plantas con flores por fin empezaron a dominar la Tierra, hace 100 millones de años, entonces tanto los kalligrammatidos como los bennettitales ya estaban extintos. Hubo que esperar 50 millones de años de evolución más hasta que aparecieron insectos similares: las mariposas modernas.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=4868

Fuentes y referencias:
Artículo original
Fotos: Jim DiLoretto, Jorge Santiago-Blay y Conrad Labandeira; Smithsonian.
Ilustración: Vichai Malikul

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

4 Comentarios

  1. tomás:

    En el párrafo 9, dice que las “gimnospermas aparecieron… hace 250 millones de años… y pervivieron durante 200…”. Pero existen gimnospermas actualmente.

  2. NeoFronteras:

    No.
    Ponía “Estas plantas gimnospermas aparecieron…” Lo que es distinto a “Las plantas gimnospermas aparecieron…”. Se entendía perfectamente que se trataba acerca de los bennettitales. De todos modos se ha reescrito parea que no haya atisbo de confusión.

  3. tomás:

    De acuerdo. Lo interpreté mal. De todas formas, ahora hay menos peligro de confusión. Gracias.

  4. apalankator:

    Siempre me ha fascinado la convergencia evolutiva, me pregunto si se dará en los posibles ecosistemas extraterrestres y habrá mariposas polinizando en cualquier planeta, ya que se ve que tienen un diseño útil e intemporal porque se han “inventado” que sepamos dos veces en la Tierra al menos, igual que los cocodrilos, serpientes y tantos otros.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.