NeoFronteras

Clima y los grandes y viejos árboles

Área: Medio ambiente — domingo, 24 de abril de 2016

Los árboles viejos y grandes son fundamentales para la supervivencia de los ecosistemas, pero están en peligro.

Foto
Comparativa en tamaño de varias especies de grandes árboles con un autobús de dos pisos. Fuente: Trends in Ecology and Evoluction.

En el tratado de Paris sobre el calentamiento global se llegó a una colección de buenas intenciones, pero sin obligaciones, sanciones ni nada que realmente impida que las temperaturas suban por encima de los 2 grados centígrados de media por encima de la temperatura de la época preindustrial.

El umbral marcado en los acuerdos es un tanto confuso pues se sitúa en esos dos grados como máximo, pero con la intención de no superar los 1,5 grados. La razón es que ese medio grado puede ser la diferencia entre lo malo y la catástrofe, sobre todo para ciertas regiones del globo.

Este año la gran barrera de coral ha sufrido uno de sus peores veranos. El coral se ha blanqueado en más de un 90%, lo que pone en peligro su existencia. La única estructura construida por seres vivos que se ve desde el espacio, la mayor fuente de biodiversidad marina, podría desaparecer dentro de poco.

Para conseguir esos objetivos de limitar la subida de temperatura, además de cortar nuestras emisiones de forma radical, deberíamos hacer otras cosas. Una de ellas sería conservar los únicos sumideros naturales de dióxido de carbono en los que este gas pude ser fijado sin peligro: los bosques y selvas. Pero, además, tienen otros beneficios para la vida que contienen.

Según un estudio [1] de investigadores de Oregon State University el denso dosel de los bosques primarios proporciona un colchón térmico a los animales y plantas que viven en los bosques en un mundo cada vez más caliente.

La temperatura en primavera y verano en el interior de los bosques compuestos por viejos árboles es hasta 2,5 grados inferior al interior de bosques jóvenes.

Estos árboles proporciona un microclima favorable para anfibios, aves e incluso para grandes mamíferos que viven en estos bosques. En especial son ideales para que ciertas especies sensibles al calor puedan sobrevivir a un mundo cada vez más cálido debido al calentamiento global.

La tala y posterior repoblación de estos bosques puede suponer un desastre para estas especies. También lo puede ser para el clima en general, pues la madera talada devuelve al medio el dióxido de carbono almacenado y un árbol joven tarda muchos años en absorber el carbono que un árbol viejo contenía.

Quizás esto nos haga conservar los bosques más antiguos, pero no parece que las evidencias señalen en ese sentido. Otro estudio [2] apunta al grave peligro que corren los bosques habitados por los árboles más grandes de la Tierra.

Las secoyas rojas de California, los baobabs de Madagascar, los grandes eucaliptos australianos y otros árboles espectaculares, a veces con miles de años de edad, están en grave peligro. Protegerlos requiere pensar a muy largo plazo y tratar de proteger sus hábitats, únicos en el mundo.

Bill Laurance, (James Cook University) señala que estamos en este caso tratando con organismos que evolucionaron en largos periodos de estabilidad ecológica y ahora esa estabilidad está desapareciendo en el mundo actual en el que vivimos.

El cambio climático hará que en algunos ejemplares de estas especies no alcancen la edad y tamaño que sus antepasados solían alcanzar. Las sequías prolongadas, las especies invasoras, los nuevos patógenos, la fragmentación de hábitat y otras amenazas lo impedirán. Ya no existen las condiciones para que los ejemplares más jóvenes de estas especies alcancen la altura y edad de sus antecesores. Algunas especies ya no podrían ni germinar en el mismo lugar.

Es difícil definir a las especies que constituyes los grandes y viejos árboles, pero se puede poner el umbral en los árboles de más de 20 metros de altura y 100 años de edad. Pero algunos de ellos llegan a tener 100 metros y más de 2000 años de edad.

Aunque hay muchas especies de árboles cuyos ejemplares llegan a vivir miles de años, solo unas pocas crecen durante siglos hasta alcanzar los 50 o hasta los 115 metros de algunos ejemplares de secuoya roja.

Además de las secoyas rojas o los baobabs tenemos los fresnos de montaña australianos (Eucalyptus regnans) que también alcanza los 100 metros de altura, el Petersianthus quadrialatus filipino o el pino real americano. Todos estos ejemplares están en peligro. La cantidad de ejemplares de estas especies se ha reducido drásticamente en las últimas décadas. Así por ejemplo, al menos dos especies de baobabs que crecen actualmente en Madagascar desaparecerán antes de acabar este siglo.

Estos árboles dominan a su comunidad y controlan los nutrientes y el agua disponible. Proporcionan refugio y comida a muchas otras especies. Son como los supermercados del bosque. Los dispersadores de semillas, los polinizadores, los grandes depredadores, las lianas, las orquídeas epifitas, los helechos o los musgos dependen de estos grandes árboles.

La desaparición de estos árboles supondrá una extinción en cadena por efecto dominó. Según estudios recientes, en lo que va de siglo la deforestación ya ha puesto en riesgo la supervivencia de al menos 500 especies de mamíferos, aves y anfibios.

Los bosques en los que habitan estos grandes árboles necesitan, por tanto un especial cuidado a la hora de su conservación. Sin embargo, apenas se ha hecho nada para incluir a los grandes árboles en las políticas de gestión y conservación.

Las acciones humanas, como la tala, la degradación de ecosistemas y el cambio climático están acabando con los ejemplares más antiguos de estos árboles. Así por ejemplo, ahora, en Europa, se prepara la tala masiva de árboles milenarios en Białowieża (Polonia), uno de los últimos bosques primarios europeos.

¿Podemos realmente decir que podemos repoblar un bosque cuando talamos árboles de siglos de edad? Si duda esos árboles y nosotros nos movemos por escalas temporales distintas.

Los grandes árboles suponen además una gran riqueza cultural y tienen una gran relevancia social. Según unos investigadores suecos son parte de la identidad humana y su patrimonio cultural es esencial para abordar la cuestión de su declive en todo el planeta.

Parece increíble que todavía no queramos admitir que los humanos dependemos de la Naturaleza y ella no depende de nosotros. Tal y como sostiene un estudio reciente [3] la sola presencia de vegetación mejora nuestra salud.

Al parecer hay una correlación entre la presencia de vegetación medida por fotos vía satélite y la reducción de enfermedades crónicas, en especial en la gente relativamente mayor que tiene pocos recursos económicos. Así por ejemplo, en esos lugares hay una incidencia un 14% menor de diabetes y un 13% menor de hipertensión.

El impacto positivo en la psicología humana de la vegetación ya fue demostrado hace tiempo, algo que los arquitectos y urbanistas autores de “plazas duras” no parecen saber.

La evolución sólo funciona a lo largo de millones de años, tanto para los grandes árboles como para nosotros. Los humanos seguimos siendo esos seres que una vez se irguieron sobre la sabana africana. Nuestro cuerpo y nuestra mente necesitan de esa Naturaleza que nos están robando.

No tenemos ningún derecho a destruir especies que llevan sobre la Tierra más tiempo que nosotros. Ni para tener una comodidad más a la que ni tan siquiera damos importancia, ni para tener un hijo más que llene de sentido nuestras vidas vacías en un mundo moderno que ya no entendemos.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=4915

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

9 Comentarios

  1. Miguel Ángel:

    ¡Ay madre!, se me atragantan tantas malas noticias. Me he quedado helado con lo de la Gran Barrera, ¡qué datos tan preocupantes!

  2. NeoFronteras:

    Pues sí, lo de la Gran Barrera es de pena. Al calentamiento global se le ha sumado El Niño. Aunque algunos dicen que no está relacionado.

    En fin, ahí van algunas noticias al respecto:

    http://www.thestar.com/news/world/2016/04/24/and-then-we-wept-scientists-say-93-per-cent-of-the-great-barrier-reef-now-bleached.html

    http://www.theguardian.com/environment/planet-oz/2016/apr/21/mourning-loomis-reef-the-heart-of-the-great-barrier-reefs-coral-bleaching-disaster

    http://www.abc.net.au/news/2016-03-28/great-barrier-reef-coral-bleaching-95-per-cent-north-section/7279338

    http://www.smh.com.au/environment/climate-change/the-great-barrier-reef–93-hit-by-coral-bleaching-surveys-reveal-20160419-goa6jw.html

    http://www.dailymail.co.uk/news/article-3537434/Great-Barrier-Reef-images-devastating-effect-coral-bleaching.html

    Aunque no tiene que ser preocupante, porque parece que nos importa un bledo.

  3. Miguel Ángel:

    Por si alguno lo pilla a tiempo: están poniendo ahora un reportaje en La 2 sobre la Gran Barrera.

  4. Tomás:

    Sin haber leído este artículo, acabo de comentar sobre este tema en mi 11 de “Calentamiento global subestimado”. Todo es terrible ya.

  5. NeoFronteras:

    En esta entrevista (en inglés) se habla de este problema del coral:

    http://www.sciencefriday.com/segments/what-is-the-future-of-coral-reefs-in-warming-ocean-waters/

  6. Miguel Ángel:

    ¡Leñe!…¡es que me ha cogido de sorpresa!: si no hace tanto que salió a la luz el “SOS océanos” de Attenborough y llegaban a la conclusión de que las aguas menos contaminadas eran precisamente las de la zona norte de Australia y algunas regiones de Indonesia…
    …¡Y ahora hablan de un blanqueamiento del 95% en esa zona norte en uno de los enlaces que ha puesto Neo!
    Miedo.

  7. Tomás:

    Para mí, no es miedo, aunque comprendo que parta ti lo sea por tu descendencia. Los míos, por mi nieta, que le lleva unos diez años a tu hijita. Nosotros pienso que lo sufriremos poco, aunque sí intelectualmente. Mi sentimiento fue de intentar ayudar a la comprensión del peligro, como han hecho los grandes por ejemplo Diamond, Lovelock, Gore, aunque desde un punto de vista en el que pretendía imitar a Papini en su “Il libo nero” y “Gog”, es decir, en forma de diálogos de un inventado Armán -que no es supermillonario como Gog, sino un humilde jubilado como yo- con científicos de diversas ramas. Empleé muchos años en lo que tengo escrito, pero no me convence y habría de volver a empezar. Ya conoces mi problema actual, que espero resolver, pero no antes de un año por lo que no me queda otra que abandonar, al menos de momento, ese tema y encontrar algo de más rápidos resultados. Ahora me siento derrotado por la falta de visión de las gentes, por la irresponsable, cruel e insolidaria ambición de los poderosos. ¿Acabarán destrozando el planeta esos estúpidos? ¿Podrán digerir el oro si son capaces de comerlo? Hay cosas que no logro comprender en los seres humanos.
    El otro día hube de soportar, por quien me acompañaba, el último capítulo de una de esas series-basura que suelen dar por la tele. Se llama o se llamaba “El príncipe”. En ese final moría uno de los protas. La dirección, los encuadres, los diálogos, todo en ella era infumable, malísimo. ¿Cómo puede ser que la tele admita bodrios así? ¡Pues tal persona lloraba por ese desenlace! Era incapaz de la menor crítica. ¡Vaya disgusto que se dio! Y lo malo es que no podría tachársele de incultura: domina cuatro o cinco idiomas. ¿Cómo se puede ser tan infaltil y tan…? Seguro que le cuento lo de los corales y ni se inmuta. Esta cultura promueve la tele-basura y con grandísimo éxito, por supuesto.
    Como dicen por ahí: “pa mear y no echar gota”.

  8. David:

    Lo de Nopal, en India, si fue un accidente ecológico. En algunos ríos de China, había antes, delfines de agua dulce (que no eran como los rosas de Brasil. Salían incluso, en la mitología china de los tocarios. Hoy ya no queda ninguno, por la contaminación de las aguas). Es lo que tiene el progreso, la industrialización de países poco desarrollados o en vías de desarrollo, que quieren acceder a un mejor nivel de vida, convertirse en países industrializados, y dejar atrás su periodo pre industrial agrícola. Estos países, no tienen dinero para poner maquinas e instalaciones súper modernas, muy eficientes y respetuosas con el medio ambiente.

    Brasil, esta comenzando a colonizar el interior. Instalan colonos, les dan tierra, talan selva, cultivan la tierra; y como no puede retener el suelo, la capa de nutrientes, que mantenía la selva, este suelo, se agota, y ya no sirve para cultivo. Las familias, se mueven en busca de nuevas tierras para cultivo, talan mas selva, para despejar el terreno, y … Alrededor de los ríos, va formándose, como una raspa de pescado, con zonas vacías de selva, que se van formando. Brasil tiene muchos recursos naturales para explotación, y para la industrialización del país. Se dice que es una de las potencias emergentes, junto con China, India, Rusia y Sudafricano (España no es una potencia económica e industrial, emergente, en parte, por la baja natalidad de su población autóctona; en paralelo a Japón).

    En Alemania, después del desastre de la central Fukushima, tras el tsunami, ya ha anunciado, la desconeccion de la energía nuclear, para 2022. Si la energía eléctrica se pone muy cara de producir, no atraerá nueva industria y se frenara su desarrollo. En España, hoy por hoy, tenemos la tarifa eléctrica mas cara de Europa, y al esta la energía eléctrica muy cara, se frena el desarrollo tecnológico e industrial.

  9. Tomás:

    No deberíamos tomar el desarrollo como meta en sí mismo, sino el bienestar de las gentes, el que todos podamos disfrutar de una vida libre y sin agobios de todo tipo, de poder disfrutar de la familia, en vez de los innumerables casos que conozco en los que el indigno -alguien lo tiene que hacer, pero, por su condición, habría de ser el mejor pagado- y abusivo trabajo, siempre pendientes y para más inri, acojonados por si les renovarán o no el contrato. No hay derecho, no señor, a que se hayan evadido 80.000 millones en suave -y supongo que interesada estimación-, porque tengo conocidos, que ya no amigos, que me han confesado tener dinero fuera y seguro que no están contabilizados. Yo pondría otros tantos como suma de menores -más indetectables, pero sustanciosos- y como mínimo otros tantos y aun el doble quizás por latrocinio político-empresarial. Y pongo empresarial luego porque -propia experiencia-, en mi intención de iniciar un proyecto novedoso en España, pero iniciado en Sudamérica, sin siquiera haber llegado aún al responsable -un simple concejal, que es el superior al siguiente pelota, quizá el botones si lo hay-, ya se me estaba insinuando la mordida. Así que lo mandé donde os podéis imaginar, que no queda lejos en el baño. Aunque quizá fue mi culpa por no haber acudido directamente al arquitecto, ahora ya amigo, tras una historia en la que, con su promesa de pago, vendí un motor al Ayuntamiento que no había forma de cobrar. Pero al tiempo me pidió otro que solo yo tenía, muy difícil de hallar, y le hice firmar una letra por el total de la deuda. La firmó, el Ajuntament no pagó y la protesté, por lo que hubo de pagarla él. Con el tiempo volvimos a ser amigos y aún lo somos; he comido en su casa y me ha alabado el culo de su mujer, cuando esta se alejaba a por el segundo plato. Sin duda un enamorado poco respetuoso.
    Espero que con eso te baste, estimado David, porque ya vale de mis batallitas, que tengo más que el abuelo Cebolleta.
    Abrazos.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.