NeoFronteras

Inmunoterapia exitosa en leucemia

Área: Medicina — lunes, 2 de mayo de 2016

Se consigue más de un 90% de remisión en un tipo de leucemia usando las propias células T del paciente.

Foto

Veintisiete de los veintinueve pacientes en un estadio avanzado de un tipo de leucemia, cuya curación no se había visto favorecido con otros tratamientos, presentan una remisión de su estado gracias a una terapia que usa células T modificadas genéticamente.

Ya hemos visto por estas mismas páginas de NeoFronteras el éxito que por fin están teniendo los tratamientos con inmunoterapias. Ahora se informa de este otro buen resultado.

El sistema inmunitario tiene la habilidad de reconocer y atacar los cuerpos extraños (incluidos microorganismos) que entran en nuestros cuerpos. También consigue eliminar las células cancerosas en muchas ocasiones. Sin embargo, otras veces, no consigue reconocer y atacar esas células malignas y el cáncer aparece. Una vez que el tumor se desarrolla consigue elaborar una serie de medidas de camuflaje parta evitar precisamente el ataque del sistema inmunitario.

Esta nueva técnica experimental, como otras similares, está diseñada para evitar estos desafíos y usa la potencia del sistema inmunitario para que luche contra el cáncer. En este caso lo hace gracias al uso de células T del propio paciente que han sido modificadas con una molécula receptor denominada CAR (chimeric antigen receptor). Esta modificación potencia a estas células T para que reconozcan y maten las células cancerígenas que lleven el marcador específico CD19, como es el caso de los pacientes tratados.

Este estudio fue diseñado para evaluar la seguridad del tratamiento y tener una base futura sobre la que mejorarlo. Se trató solamente a pacientes en un estadio avanzado de la enfermedad (leucemia linfoblástica) que no se veían beneficiados de otras terapias.

A estos pacientes se les extrajo células T de sus cuerpos que fueron modificadas genéticamente gracias al uso de virus según lo expuesto antes. Entonces, estas células fueron multiplicadas en el laboratorio hasta obtener una gran cantidad de ellas. Después de la quimioterapia estás células fueron inyectadas en los pacientes, lo que sucedió al cabo de dos semanas de haber sido extraídas en primer lugar.

Las células inyectadas eran de dos tipos al 50%, las que ayudantes y las asesinas de células. Estos tipos de células trabajan juntas para destruir el cáncer.

El resultado fue que al cabo de unas pocas semanas 27 de los 29 participantes en el ensayo no presentaban rastro alguno de células cancerígenas cuando se les analizó tras uno o dos tratamientos. Las células T modificadas habían conseguido eliminar el cáncer en esos casos por lo que los pacientes estaban en una remisión total de su enfermedad.

Lamentablemente hubo dos casos en los que el tratamiento no funcionó, pero, de momento, no se sabe por qué pudo ser. Además, todavía es demasiado pronto para saber cuál será el resultado de este tratamiento al largo plazo en el resto, pues es necesario esperar y ver.

Los investigadores también han conseguido aprender con el ensayo cómo revisar la estrategia del tratamiento para reducir los efectos secundarios al mínimo y evitar el rechazo.

El tratamiento se efectuó en casos avanzados de leucemia en los que otros tratamientos no estaban funcionando. No es de esperar este tipo de éxito tan extraordinario en casos avanzados, según David Maloney, uno de los investigadores implicados.

Es de esperar que los resultados puedan ser incluso mejores para casos en los que los pacientes estén en los primeros estadios de la enfermedad.

De todos modos esto es sólo el comienzo. Pese a que suena fantástico una remisión en un 90% de los casos, todavía queda mucho trabajo por hacer para conseguir una remisión definitiva y para saber quiénes se pueden ver beneficiados de este tipo de tratamiento. De momento este ensayo no proporciona pruebas definitivas de que esta terapia sea efectiva a largo plazo contra el cáncer. Además, la muestra estadística es pequeña.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=4924

Fuentes y referencias:
Artículo original.
Foto de célula T humana: NIAID / Wikipedia.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

5 Comentarios

  1. apalankator:

    Algo leí sobre este tratamiento hará un año, se consiguió la curación de una niña, y utilizaban virus de SIDA para inocular información en los linfocitos T.
    Se me hizo bastante macabro imaginar que los linfocitos se comían su propio cuerpo (las células cancerígenas) en una especie de canibalismo a la misma vez que se creaba médula nueva para reponer la que iba faltando, un estilo al castigo de Prometeo.

  2. Miguel Ángel:

    Es que el mundo unicelular es implacable, amigo “apalank,ator”. Son como “El demonio sobre ruedas” http://www.youtube.com/watch?v=phkSRD1ewqE

  3. Tomás:

    Sí que es curiosa esa caza del envío; no se distinguiría tal persecución de la de un predador y un herbívoro.

  4. apalankator:

    Cuando me enteré del caso que comento creo recordar que el tratamiento duró una semana con unas fiebres altísimas, provocada por el cuerpo de la niña que quería defenderse de sus propios linfocitos que la estaban devorando, bastante espeluznante. No sé si existe palabra que defina este autocanibalismo.
    Pero parece que este tratamiento es el colmo de la efectividad y le auguro un gran futuro.
    Saludos a todos.

  5. Miguel Ángel:

    Querido amigo Tomás:

    Pues si pensamos que somos conjuntos de “bichos de esos”, de nuevo se va a hacer gárgaras cualquier complejo de autoimportancia. Lo mismito que pasa con el punto azúl pálido de Carl Sagan.

    Lo único que se puede asemejar a la grandeza, es si te mando un billón de abrazos.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.