NeoFronteras

La soledad es mala para el corazón

Área: Medicina — Miércoles, 5 de Abril de 2006

Foto

Según un estudio la soledad no es buena para el corazón. La presión arterial de aquellos ancianos que viven en soledad se eleva en la misma cuantía que si tuvieran vida sedentaria o fumaran.
El estudio ha sido dirigido por John Cacioppo, psicólogo de la Universidad de Chicago.
Sentimientos crónicos de soledad están asociados por tanto con un aumento de unos 300 milímetros de mercurio en la presión arterial sistólica en edades en torno a los 65 años. Este aumento puede poner el total de la presión sistólica por encima de los 150 mmHg que se define ya como hipertensión. Según este estudio el resultado es independiente de otras variables como ser fumador, beber alcohol, estatus socioeconómico y sobrepeso.
Según Caioppo de momento no son capaces de saber por qué ocurre pero todas las piezas comienzan a encajar.
Este resultado muestra cómo manejamos la soledad según envejecemos, tanto a nivel físico como emocional.
En estudios previos Cacioppo descubrió que sus compañeros estudiantes de la Universidad que se sintieron aislados aumentaban su tensión vascular debido al estrechamiento de los vasos sanguíneos, pero no terminaban en una condición médica de riesgo porque su cuerpo compensaba el problema al ser jóvenes. A partir de ahí especuló que ese mecanismo de compensación podría fallar en individuos mayores.
Examinó los datos de 229 individuos que nacieron entre 1935 y 1952 que tenía en cuenta las condiciones físicas y sociales de los mismos. Esto permitió correlacionar su vida social con los problemas médicos que pudieran tener, así como estudiar varios tipos de parámetros fisiológicos y niveles hormonales, que permitiera estudiar el efecto de la soledad en la salud humana.
Por tanto la soledad no es solamente estrés o depresión sino que lleva asociada una reacción fisiológica perjuducial.
Esta reacción es un misterio, pues el investigador puede demostrar que este efecto ocurre pero de momento no sabe cómo es la cadena de acontecimientos que une la causa y el efecto. El estudio confirma resultados previos sobre como determinar si una persona sufre aislamiento social en virtud del número de relaciones sociales. Pero lo más sorprendente es que además demuestra que algunas de las personas con vida social activa pueden exhibir síntomas de aislamiento social extremo.
Además estudios en gemelos parecen indicar que la genética juega un papel en la susceptibilidad a la soledad.
Cacioppo cree que esta emoción es el resultado de una fuerza evolutiva que nos obliga a formar grupos, aumentando con ellos la supervivencia de la especie.
Este psicólogo espera revelar en investigaciones futuras un modelo más completo que explique el mecanismo que une la soledad y los cambios fisiológicos que produce y ayudar así a encontrar una manera de moderar las consecuencias del aislamiento social.

Referencia: Journal of Psychology and Aging (DOI: 10.1037/0882-7974.21.1.000)

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

1 Comentario

  1. pedro:

    Me pareció interesante, pero me gustaría que me respondiera si tiene algo de bueno la soledad, aunque sea lo más mínimo, para saber, un poquito de cultura general sobre el tema.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.