NeoFronteras

Descubren talón de Aquiles del VIH

Área: Medicina — Martes, 20 de Febrero de 2007

Foto
El anticuerpo b12 (rojo) y la parte vulnerable de gp120 (amarillo). Foto: NIAID.

Descubren el punto débil del virus del SIDA que esperan podrá servir para la creación de una vacuna efectiva contra esta enfermedad.
El virus del SIDA se ha resistido al desarrollo de una vacuna contra él y a un tratamiento eficaz. La razón es que el virus muta y las proteínas superficiales cambian, con lo que el sistema inmunitario no puede hacerse con el y cualquier vacuna basada en dichas proteínas se torna ineficaz para cualquier variante del virus.
Ahora investigadores del National Institute of Allergy and Infectious Diseases en Bethesda han descubierto un sitio de la corteza viral que no cambia y además han mostrado cómo un anticuerpo puede unirse a él. Si se consiguiera estimular al cuerpo para producir sus propias copias de anticuerpo contra esta proteína antes de la exposición al virus entonces, en teoría, se podría conseguir inmunidad frente la infección.
El descubrimiento se centra en una proteína denominada gp120. Durante la infección la gp129 se encaja en otras proteínas de membrana de las células inmunitarias humanas CD4 como una llave encaja con una cerradura. Cómo este paso es esencial para la que el virus no se puede permitir el lujo de un cambio en la gp120, pues ello le impediría unirse a las células humanas, infectarlas y replicarse.
Los investigadores conocían este proceso desde hace años, pero han sido incapaces de bloquearlo. Previamente pensaron que este sitio por donde se unen los anticuerpos estaba oculto hasta el mismo momento de la infección por un cambio de forma de la proteína y por eso los anticuerpos no lo reconocían.
Ahora Peter Kwong y sus colaboradores han mostrado que esto no es así. La parte clave de gp120 no se enmascara y han encontrado que la proteína no cambia de forma antes de que se una a las CD4. Esto significa que este sitio no es ocultado a los anticuerpos y por tanto es susceptible de ser atacado por los mismos.
El equipo incluso tuvo éxito con un anticuerpo denominado b12 que se une a gp120. También han revelado la estructura de las dos moléculas unidas entre sí (ver foto). Es de suponer que una vez que los anticuerpos se unen a este sitio el virus es incapaz de infectar.
Los anticuerpos b12 eran ya conocidos por proteger a los monos contra la infección del sida de los simios. El desafío reside ahora en cómo hacer que el cuerpo humano produzca estos anticuerpos.
Una vacuna podría hacer esto de diversa maneras. Se podría usar una proteína o ADN que diera al cuerpo humano la información necesaria para producir b12, o se podría utilizar parte de la proteína gp120 para estimular al sistema inmunitario humano para que sintetizara su propio b12.
Algunas personas infectadas ha desarrollado anticuerpos similares, pero como ya están infectados no sirven para evitar o prevenir la enfermedad. En todo caso una posible vacuna podría funcionar sólo en el tiempo anterior a una posible infección evitándola.
Ahora los investigadores planean hacer pruebas con animales para ver si se pueden alcanzar altos niveles de estos anticuerpos.

Referencias:
Zhou T., et al. Nature, 445. 732 – 737 (2007).
National Institute of Allergy and Infectious Diseases in Bethesda.

Nota importante.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

Comentarios

Sin comentarios aún.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.