NeoFronteras

La sencillez genética hace a los machos evolucionar más rápido

Área: Genética — viernes, 23 de noviembre de 2007

Según un estudio basado en moscas de la fruta, el sistema de herencia más sencillo de los machos les haría evolucionar más rápidamente que las hembras. El estudio puede ayudar también a entender por qué en ciertas enfermedades la respuesta al tratamiento es diferente en hombres y mujeres.

Foto
Drosophila melanogaster o mosca de la fruta. Foto: Eye of science.

Ya en el siglo XIX Darwin, al estudiar a los pavos reales, se dio cuenta de que los machos evolucionan más que las hembras. Éstos exhiben una gran profusión coloreadas plumas, mientras que las hembras son relativamente más aburridas.
Después se ha podido comprobar que, independientemente de la especie elegida, los machos exhiben y compiten en signos externos para conseguir el favor de las hembras en un proceso denominado selección sexual.
Ha sido un misterio hasta el momento la razón por la cual los machos, aunque esencialmente tengan los mismos genes que las hembras, están obligados a esta “sobreevolución”. Ahora, unos científicos del University of Florida Genetics Institute publican un estudio en Proceedings of the National Academy of Sciences que puede ayudar a explicar este efecto.
Según una de los autores, Marta Wayne, el efecto probablemente se deba a que los machos son genéticamente más simples. El proceso de herencia en los machos tiene que ver con una arquitectura genética que no incluye tantas interacciones entre genes como el proceso de herencia de las hembras.
Los investigadores examinaron cómo la expresión genética es heredada de diferente manera en machos y hembras de moscas de la fruta mediante el uso de análisis de microarrays, que es una manera de hacer un seguimiento de la actividad de miles de genes simultáneamente. Las moscas eran iguales genéticamente, excepto que las hembras tenían dos cromosomas X mientras que los machos tenían uno X y otro Y (precisamente por esto eran hembras y machos).
En moscas o humanos las células sexuales del padre y de la madre se combinan para formar un embrión. Las hembras vienen equipadas con dos versiones genes ligados al cromosoma X, que no sólo interaccionan entre ellos, sino además lo hacen con otros genes. En los machos al tener sólo un cromosoma X hay menos interacciones entre sus genes, haciendo que el proceso de herencia masculino sea más sencillo al contener el cromosoma Y muchos menos genes.
En las hembras un alelo (versión de un mismo gen) dominante puede ocultar la presencia de alelos recesivos, cada uno proveniente de cada cromosoma X heredados uno del padre y otro de la madre. Por el contrario, los machos tienen sólo un cromosoma X que heredan de la madre.
Esto es un mecanismo simple que podría trabajar junto a la selección sexual para hacer que los machos evolucionen más rápidamente.
Los investigadores creen que los procesos genéticos relativamente sencillos ayudan a los machos a responder mejor a la presión de la selección sexual y que, en última instancia, les permite conseguir hembras y así tener más descendencia.
Las relaciones entre la expresión genética y modos de herencia habían sido estudiados antes, pero lo que hace único a estudio es que se han analizado grandes cantidades de datos relacionados con muchos genes del genoma de la mosca de la fruta.
Estos científicos analizaron 8.607 genes que comparten ambos sexos de la mosca de la fruta, de los cuales 7.617 se expresan de diferente manera.
Esta investigación muestra cómo los rasgos dominantes y recesivos son importantes en la determinación de la variación en las poblaciones. Si el macho tiene un buen rasgo es promocionado por las hembras al elegirlo como pareja y si es malo eliminado por las mismas al no hacerlo. Como resultado las hembras acarrean rasgos deletéreos, pero no los expresan.
Esta especie de mosca* en particular ha sido la favorita de los científicos en los laboratorios de investigación genética para hacer sus experimentos. Compartimos con ella un 65% de nuestros genes.
Este estudio puede ayudar a explicar los procesos fundamentales mediante los cuales los hombres y mujeres muestran síntomas diferentes o responden de diferente modo frente a ciertas enfermedades.

* Aunque la Drosophila melanogaster se denomina “mosca del vinagre” en español en esta web siempre se ha preferido denominarla “moscas de la fruta” al igual que en el idioma inglés. Se suele encontrar a este insecto alimentándose de frutas en proceso de fermentación.

Fuentes y referencias:
Nota de University of Florida.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

2 Comentarios

  1. lluís:

    No sé muy bien porqué, pero lo cierto es que el vinagre no acaba de tener muy buena prensa, que si aquello de dar de beber un paño untado en vinagre, que si “tener el gesto avinagrado” o el “talante de vinagre”, “esto sabe a vinagre”, sin embargo la fruta, incluso al que no le gusta le produce un cierto placer “visual-olfativo” por sus colores, olores, formas, brillos, etc. Así que, dado que la fruta tiene mucha mejor prensa, me parece muy bien que utilicen el término “mosca de la fruta”. Qué menos se merece esta “simpática” señora que tantos secretos nos ha revelado en una numerosa colección de experimentos en laboratorio. Una cuestión para terminar; ¿implica esta sencillez de interacciones genéticas en los macho una mayor ineptitud neuronal de algún tipo? ¿No dicen las mujeres, que los hombres somos muy sencillos? Como sea, el estudio comentado es de los muy interesantes.

  2. NeoFronteras:

    En inglés se llaman de la fruta porque se alimentan de fruta. En castellano se llamarán del vinagre por alguna razón. Quizás alguna despistada por los gases fermentativos termine en cubas de vino o vinagre.
    En cuando a lo de la sencillez se refiere sólo a nivel genético.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.