NeoFronteras

Posesiones y felicidad

Área: Psicología — miércoles, 7 de mayo de 2008

Tener un conjunto de cosas no es la llave de la felicidad. Un estudio muestra que además uno debe de apreciar aquellas cosas que ya tiene y mantener el deseo por otras bajo control.

Foto

Hay cosas intangibles, etéreas como la felicidad. Otras cosas son más palpables, como la riqueza o las posesiones. En las sociedades modernas se tiende a asociar ambas cosas y pretenden convencernos de que seremos más felices si tenemos más cosas. Por otra parte el dicho popular dice que no es más feliz el que más tiene, sino el que menos desea. Quizás la sabiduría popular esté en lo cierto. ¿Se podría medir si la felicidad no consiste en tener lo que se desea, sino en apreciar lo que ya se tiene?
Los psicólogos Jeff Larsen y Amie McKibban se plantearon esa pregunta y trataron de comprobarlo basándose en diversos estudiantes universitarios. A éstos se les preguntó que posesiones tenían o deseaban tener de una lista de 52 que incluía objetos como un automóvil, un equipo estéreo, una cama, etc.
El estudio sugiere que las personas pueden vivir acostumbradas a sus posesiones y por tanto obtener menos felicidad de ellas. Además se sugiere que, sin embargo, las personas puede continuar apreciando las cosas que tienen y aquellas que les pueden hacer alcanzar más felicidad.
Simplemente tener un conjunto de cosas no es la llave de la felicidad. Los datos muestran que además uno debe apreciar aquellas cosas que ya tiene. Además es importante mantener bajo control el deseo por las cosas que no se poseen.
Si los estudiantes poseían un auto los investigadores les solicitaban puntuar cuánto apreciaban el coche que tenían. Si no tenían uno se les pedía que puntuaran cuánto deseaban tener uno.
Estos investigadores calcularon entonces la gama para la cual la gente aprecia lo que tiene y tiene lo que desea. Los hallazgos muestran que apreciar lo que se tiene no es lo mismo que tener lo que se desea. Aunque la gente que tenía lo que deseaban tendía a apreciar esas cosas, la correlación entre los dos conceptos distaba de ser perfecta.
Los investigadores encontraron que la gente que aprecia más lo que tiene tiende a ser más feliz que aquellos que lo aprecian menos. Sin embargo, la gente que tiene más de lo que quiere tiende a ser más feliz que aquellos que tienen menos de lo que quieren.
Quizás el saber popular tiene esta vez razón y desear menos sea la clave de la felicidad. Eso, claro está, si lo que buscamos es la felicidad.
El artículo con los resultados apareció en el número de abril de Psychological Science.

Fuentes y referencias:
Association for Psychological Science.
Foto: Topspeed

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

5 Comentarios

  1. ezeqdb:

    No es para hacer publicidad, pero a quienes les interesa este tema, traten de conseguir este libro:
    http://www.eduardpunset.es/libros_detalle.php?idlibro=1
    Es realmente muy esclarecedor respecto a muchas cosas sobre la felicidad, desde puntos de vista filosóficos, psicológicos, hormonales, materiales, históricos, etc.. y al final establece una formula matemática para la felicidad :P , el caso es que sorprende la cantidad de investigaciones que llevó a cabo Eduardo Punset.

    Bueno igual, me pueden decir a quien no le haría feliz un lamborghini murciélago con tres rubias y tres morochas (las mujeres y los homosexuales se pueden quedar con el auto solo y serían felices igual).

  2. Alejandro Sánchez:

    El tema de la felicidad es central en el budismo y este estudio corrobora lo que Sidhartta percibió.
    Además, la felicidad está relacionada con la calidad de vida, que tiene un aspecto material y básico (comida, casa, vestimenta, seguridad en esto en el porvenir) y un aspecto psicológico-cognitivo (relaciones familiares y sentimentales constructivas, inteligencia emocional e interpersonal, conocimiento del entorno y su proyección) La actual cultura consumista ha distorsionado el equilibrio de estas necesidades, extendiendo hasta el infinito las necesidades materiales (volviendo básico algo absolutamente superfluo y vanalizando cuestiones fundamentales como las relaciones interpersonales) Esta cultura es la responsable de un consumo insostenible y de una huella ecológica agotadora.
    La solución pasa por reordenar el sentido de las necesidades.
    Tanto estudio sobre ecología y ciencias me han llevado a ver la felicidad en vivir en una cabaña, en medio de un hermoso campo, lleno de flores y bosques nativos, rodeado de gente amiga y empática, eso sí, con mi conexión de Internet infaltable. X)))

  3. Jose M Piñeiro:

    El estudio es un generalización que saca conclusiones falsas. La realidad es que tener o no tener bienes puede marcar fuertemente la felicidad.
    Hay unos bienes básicos (casa, comida, ropa) que son imprescindibles para la felicidad de una persona. La gente no tiende a ser feliz cuando tiene hambre o frío.
    Una vez cubiertas las necesidades básicas el tener más cosas no te suele hacer mas feliz. En este momento te da la felicidad las cosas mas espirituales (posición social, relaciones personales, satisfacción personal, tiempo de ocio).
    A todo esto hemos de añadir nuestras taras (genética y cultura) que pueden ayudarnos a ser felices o a ser desgraciados.

  4. NeoFronteras:

    La muestra estadística se basa en estudiantes norteamericanos que se pueden permitir pagar una matrícula universitaria muy cara. Probablemente pertenecen a un sector de la población que no pasa penurias económicas, teniendo cubiertas esas necesidades.

  5. Alejandro Sánchez:

    Hay factores culturales en la concepción de “felicidad”, ello sin olvidar las creencias de las personas. Lo que sí da respaldo a este estudio es que en distintos artículos en esta web han mostrado los mecanismos neurológicos que disparan sensaciones de placer y calma en el cerebro, como el sentido de justicia, el buen trato con los demás, el lenguaje, etc. Algo es claro, según estos estudios, la felicidad depende más de las buenas relaciones con los más cercanos a nosotros que de las posesiones (siempre y cuando no hablemos de las posesiones básicas para subsistir).

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.