NeoFronteras

Ser un chico malo como estrategia reproductora

Área: Etología — viernes, 20 de junio de 2008

Rasgos que propician las aventuras amorosas cortas podrían haber sido seleccionados por la evolución como una estrategia reproductora.

Foto

Lo chicos buenos ya lo sabían. Dos estudios confirman que los chicos malos consiguen más chicas. El hallazgo podría explicar por qué los desagradables rasgos de personalidad antisociales, conocidos como la “triada negra”, persisten en las poblaciones humanas, a pesar del coste cultural potencialmente grave que conllevan.
Esos rasgos son la obsesión del narcisismo, la impulsividad de la búsqueda del riesgo o el comportamiento cruel de los psicópatas y la naturaleza falsa y explotadora de los maquiavélicos. Llevados a un extremo estos rasgos irían en detrimento de la vida en las sociedades humanas tradicionales. Los seres humanos con estas personalidades se arriesgarían a ser rechazados o rehuidos por los demás, excluidos de las relaciones humanas, quedándose sin pareja, hambrientos y vulnerables a los depredadores.
Pero si se es ligeramente malvado se cuenta con una ventaja: una prolífica vida sexual. Según Peter Jonason, de New Mexico State University en Las Cruces, “contamos con pruebas que dicen que estos rasgos son esencialmente la misma cosa y podrían representar una estrategia evolutiva exitosa.”
Jonason y sus colaboradores sometieron a 200 estudiantes universitarios a unos test de personalidad diseñados para calificarlos de acuerdo a los rasgos de la triada negra. Además, les preguntaron sobre sus actitudes y vida sexual, incluyendo cuántas parejas habían tenido y si buscaban relaciones sexuales a corto plazo.
Según Jonason dijo en el congreso de la Behavior and Evolution Society en Tokio a principios de este mes, que el estudio encontró que aquellos que puntuaron alto en rasgos de personalidad pertenecientes a la triada negra tendían a tener más parejas y a desear relaciones a corto plazo. Aunque esta correlación sólo se da en los varones.
James Bond tipifica este conjunto de rasgos, según Jonason. “Es claramente desagradable, muy extrovertido y le gusta probar cosas nuevas, como matar gente o seducir a otra mujer.” Así como Bond seduce una mujer tras otra, las personas con este tipo de rasgos tienen más éxito con un estilo cuantitativo de reproducción (una aproximación de fuerza bruta), incluso si no se responsabilizan de la paternidad.
Según Jonason, “la estrategia parece que ha funcionado y todavía vemos esos rasgos”.
Esta característica parece que se ha conservado a lo largo de todas las culturas. David Schmitt de Bradley University en Peoria (Illinois), presentó los resultados de una encuesta sobre una muestra de 35000 personas de 57 países. Encontró una relación similar entre la triada negra y el éxito reproductor en hombres. “Es universal a lo largo de todas las culturas, si se tienen puntuaciones altas en estos rasgos, que se sea más activo en relaciones a corto plazo”, dice Schmitt. En esos casos tienen mayor tendencia a “robar” las parejas de los demás para una aventura amorosa breve.
Barbara Oakley de Oakland University en Rochester (Michigan) dice que estos estudios verifican lo que mucha gente ya había conjeturado.
Christopher von Rueden de University of California en Santa Barbara dice que los estudios son importantes porque confirman que las variaciones en la personalidad tiene consecuencias directas sobre la ideonidad.
“Todavía tienen que explicar por qué esta tendencia no se ha extendido a todos”, dice Matthew Keller de University of Colorado en Boulder. “Debe de haber algún coste en estos rasgos.” Una posibilidad, que Keller y Jonason sugieren, es que la estrategia es más exitosa cuando las personalidades con estos rasgos son escasas. De otro modo los demás terminarían siendo más cautelosos y vigilantes.

Fuente: traducción de un artículo de New Scientist.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

7 Comentarios

  1. Armando Hernández:

    De todos modos no explican por qué ellas se ven atraídas por ese tipo de individuos.

  2. Xabi:

    Puede que esos rasgos sean, de alguna manera, indicadores de buenos genes en otros aspectos y ellas, de alguna forma, lo detecten. Puede que unos buenos genes tiendan a desarrollar esos rasgos mentales.

  3. tomás:

    Sin dudar de que la estadística es una ciencia, su aplicación cuando se pretenden medir valores, opiniones y otras cuestiones subjetivas, me parece que es de poco valor Con ella se puede asegurar cualquier cosa y su contraria. Lo malo es que no tenemos otra herramienta, al menos de momento.

  4. Alejadro Sánchez:

    En mundo donde las necesidades de evolución cultural son cada vez más exigentes en cuanto a ética y estabilidad emocional, estos rasgos son potencialmente dañinos para el tejido social.
    Este tipo de tendencia conductual significa una inestabilidad emocional creciente en la formación de familias, que son las bases para la formación educativa y emocional efectivas de los niños; que deberán ser los trabajadores y creadores del futuro.
    Si queremos evolucionar y superar la grave crisis que sufre nuestra civilización (con el peligro siempre latente de una autoaniquilación por guerra nuclear global) deberemos generar programas educativos y formativos en inteligencia emocional para saber manejar mejor nuestras impulsividades instintivas. Todos los varones somos en algún momento tentados en ser el “chico malo”; es nuestro instinto querer ser infieles, egocéntricos, mentirosos y traidores; lamentablemente estas conductas son las que más garantizan el éxito sexual con las mujeres. ¿Porqué? Porque ellas también están condicionadas genéticamente a sentirse atraidas por los hombres que muestran fortaleza y dominación; rasgos relacionados con la triada negra. Asumiendo estas tendencias es que podemos manejarlas, controlarlas y reorientarlas hacia conductas más productivas racional y organizativamente para la transformación cultural y social.
    Al hombre le es fácil ser infiel porque las mujeres adoran a los casanovas infieles; aunque no sean conscientes de ello.
    ¿Quién no leyó “Tratado sobre el amor como lo entiende una persona horriblemente aburrida”? de Anatoly Protopopov. Un clásico de la etología humana en internet.

  5. Ricardo Mostajo:

    Sin duda que hay elementos de la naturaleza humana que aún no se comprenden del todo. El machismo, por mucho que se señale que es un constructo social, es quizás la consecuencia cognitiva de una poligamia reproductiva. Ser el Macho significa Jefe=Patriarca=Ejemplo a seguir. Se ha mencionado mucho sobre la cultura matrística, como una época en que las relaciones interpersonales eran horizontales y democráticas, sin jerarquización ni categorización. Me pregunto: Si creemos que estamos tan mal como humanidad y no hacemos nada para evitarlo puesto que “somos así”: ¿cómo debemos ser si somos así? ¿Evolucionamos mal? o simplemente “es lo que hay”?
    Lo bueno y malo se descontrolan en la mente humana más que en la realidad misma.
    Tratemos de pensar siempre y hacer lo correcto en comunión con todos.

  6. Alex:

    Entonces me va a costar tener pareja… soy muy levemente narcisista, casi nada de psicópata y soy demasiado sincero y bueno en general…

  7. NeoFronteras:

    Estimado Ricardo Mostajo:
    probablemente tenga razón. La teoría de la tabla rasa parece ser que es la única idea basada totalmente en la cultura. El resto quizás esté muy influido por nuestra naturaleza, que por mucho que lo queramos negar en gran parte proviene del Paleolítico.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.