NeoFronteras

Calentamiento global y rayos cósmicos

Área: Medio ambiente — viernes, 2 de enero de 2009

Un estudio reciente apoya resultados anteriores en los que se negaba que los rayos cósmicos estén detrás del cambio climático.

Foto

En algún momento se llegó a proponer que quizás los rayos cósmicos galácticos procedentes del espacio exterior pudieran causar el proceso de calentamiento global en el que vivimos. La hipótesis era que el flujo de rayos cósmicos se habría reducido durante las pasadas décadas. Estas partículas formarían menos gotitas y de menor tamaño con lo que se reflejaría menos energía del Sol al espacio al formarse menos nubes y, por tanto, las temperaturas subirían produciéndose el calentamiento global observado.
Ahora un grupo de investigadores de la Universidad de Oslo, del instituto NILU, de CICERO y de la Universidad de Islandia concluye que la posibilidad de que los rayos cósmicos alteren la formación nubosa es muy reducida.
Hay pocos datos científicos sobre la influencia de los rayos cósmicos en la formación de nubes y los investigadores que se adhieren a la hipótesis encuentran muy poco apoyo entre sus colegas.
Según Jon Egill Kristjansson la reducción de rayos cósmicos no parece que reduzca la formación de nubes. Añade que además la mayoría de los estudios no muestran una reducción en los rayos cósmicos durante las pasadas décadas y que las explicaciones astronómicas del calentamiento global son muy inverosímiles.
Kristjansson y sus colaboradores analizaron observaciones realizadas durante eventos de decrecimiento Forbush. Estos eventos consisten en una rápida disminución de rayos cósmicos galácticos intensos que siguen a las eyecciones masivas coronales del Sol. Suceden debido a que el campo magnético del plasma que compone el viento solar barre los rayos cósmicos que podrían alcanzar la Tierra, desviándolos de su trayectoria original.
En total analizaron la formación nubosa durante 22 de esos eventos entre 2000 y 2005 con el instrumento espacial MODIS. No hallaron correlaciones estadísticamente significativas entre el bajo flujo de rayos cósmicos galácticos y la formación de nubes en ninguno de sus parámetros.
Los investigadores se centraron para mayor claridad en los océanos del hemisferio Sur, examinado áreas donde la señal de los rayos cósmicos debería ser más fácil de detectar que en cualquier otro sitio.
Según este estudio la reducción o aumento de rayos cósmicos no desemboca en menor o mayor formación de nubes, tanto durante los estallidos como en los días posteriores. De hecho se producía tanto un aumento como una reducción en la formación de nubes dependiendo del caso. No hallaron ningún patrón de comportamiento en este asunto.
Joanna Haigh del Imperial College London, y no implicada en este trabajo, ha investigado posibles relaciones entre la variabilidad solar y el cambio climático moderno. Según ella el estudio nórdico es de gran calidad y apoya otros trabajos recientes que llegan a las mismas conclusiones.
Una vez más se confirma el origen antropogénico del calentamiento global debido a las emisiones de gases de efecto invernadero. Cualquier otra teoría alternativa no ha encontrado apoyos experimentales hasta el momento, incluyendo esta hipótesis de los rayos cósmicos.

Fuentes y referencias:
Noticia en CICERO.
Artículo original (resumen).
Pdf del artículo original.
Foto: “Northern Lights” por Andrew Chang, vía Flickr.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

10 Comentarios

  1. tomás:

    Siento comenzar el año haciendo observaciones sin importancia, pero creo que el área General no es apropiada -¿sería mejor Medio ambiente?- y que la doble negación del final del cuarto párrafo resta cierta claridad, aunque se ve que es un disculpable error. Siento ser tan inútilmente detallista.
    Quisiera recordar y animar a nuestras féminas: Katherine, Verónica, Daniela -recuerdos muy especiales-, Gladia, brujita, sophie, Subsónica, ana, Paula y perdón a las que me deje. Sus comentarios tienen, unos sabiduría, otros frescura y creo que todos, una juventud que nos viene bien. Un cariñoso saludo para todas ellas y desearles lo mejor para este año y para siempre.
    Mis excusas y los mejores deseos para todos en este nuevo año.

  2. NeoFronteras:

    La categoría “general” es la categoría por defecto, cuando se olvida activar una categoría en concreto se activa esa automáticamente. El error de la negación también ha sido ya subsanado. Gracias por hacer notar los errores.

    La participación de la féminas siempre es bienvenida, sobre todo para opinar sobre ciertos temas. Aunque, me temo que Subsónica no es una fémina. Es el título del blog del que comenta.

    Feliz año nuevo a todos.

  3. lluís:

    “Nuestras féminas”, no es una expresión muy afortunada (ese “nuestras” resulta un posesivo excesivo). Aunque doy por descontado que no hubo ninguna intencionalidad machista por parte de tomás sino que se quiso referir a las féminas que aquí comentan. Por lo que se refiere al artículo, debo confesar que yo antes era partidario de un calentamiento global, en el que la actividad solar, el vapor de agua e incluso los rayos cósmicos y sus cascadas de partículas que se producen al impactar con la atmósfera terrestre, tenía mas a ver con aquél que la propia actividad industrial humana. Ahora ya no mantengo esa postura. Diferentes estudios hicieron cambiar mi opinión. ¡Ah! y feliz año nuevo a todos y que Neofronteras siga adelante con su excelente labor.

  4. nahim ahun:

    Me temo que, no tiene que ver nada el efecto antropogenico con el calentamiento global.
    El problema deriva, en que la incidecencia de los rayos cosmicos y o “particulas subatomicas”, como por ejemplo: hadones (protones), y u leptones (electrones) y una cantidad ilimitada , neutrinos muones piones ets , al incidir en la atmosfera de la tierra , y dependiendo de su angulo de incidencia y su velocidad, por las interacciones electromagneticas debiles y fuertes tienden a formar distintas particulas , que quedan algunas atrapadas en en la zona segura del campo magnetico de la tierra, otras su energia cinetica se transforma en calor , precipitando a la tierra calentando mares etc.Con lo cual podemos charlar largo y tendido de esto si le interesa serguimos en otro momento.

  5. NeoFronteras:

    Señor Ahun:
    Si va a contar tonterías negacionista con vocabulario pseudocientífico al menos apréndase bien los nombres de las partículas subatómicas y no cometa faltas de ortografía. Lo de discutir largo y tendido con usted queda descartado, no tiene absolutamente nada que aportar y su teoría carece de todo valor, incluido el lógico.

  6. tomás:

    ¡Pues sí que empezamos bien el año!
    lluís: Si te digo, con perdón, y me lo aceptas, “mi buen amigo”, no te estoy poseyendo para nada; digo yo. Ni siquiera cuando digo “mi padre” o “mi hijo”. Tampoco si me refiero a “nuestra web”: es una forma de demostrar un afecto real que nada tiene que ver con los posesivos gramaticales. Te tengo por inteligente a la luz de tus escritos, lo cual queda confirmado al dar por descontada alguna intencionalidad machista. Mas, para ese viaje, podías haberte ahorrado las alforjas de la observación primera.
    Por ejemplo dices: “yo era antes partidario del calentamiento global…”. Bueno, pues puedo felicitar a la humanidad toda, porque has dejado de calentarnos. ¿VES? No cojamos la sartén por donde quema. Yo te deseo, de corazón, aunque con cierto humor, fortuna en todo cuanto escribas, lo que estoy seguro, me permites. De todas formas, si alguna me censura, me lo tomaré con más seriedad.
    Que me absuelva Subsónica, a quien pido cuantos perdones me requiera.
    Y para el señor Ahun, si me puede explicar eso de los hadones que no sé si son grandes hadas masculinas, aunque pudieran ser ladrones om ladronas, -¿elipsis de un machismo subatómico?-. En fin que me he hecho un lío. Pero mejor que no diga nada, que me produce calentura, no se si global, tanta partícula dándome de lleno en la cabeza.
    Un saludo.

  7. lluís:

    De acuerdo, tomás. Se puede interpretar como dices. Pero tampoco hay para tanto, hombre. Errores todos cometemos. Pero ahora te voy a contar por qué no me gusta demasiado esa expresión “nuestras féminas”. Contaba Richard Dawkins una vez, que un islamista radical con el que conversó, le dijo en medio de una acalorada (por parte del islamista) discusión: “…..porque no les dicen a sus mujeres….”. Dawkins, le cortó en seco: ¿nuestras mujeres?… las mujeres de nuestros países no son “nuestras mujeres”….” Me acordé de eso y de ahí lo que viste escrito. De todas formas yo no le daría mucha importancia. Repito que dí por descontado que no había ninguna intencionalidad machista en tus palabras. Y, de ningún modo me gustaría que te hubieras ofendido por eso. Simplemente es una cuestión de matiz.

  8. Gladia:

    Ay, chicos, que manera de empezar el año. No puedo hablar por el resto de las damas, pero yo en particular no siento que el término nuestras implique una cuestión machista. Por lo menos no en el contexto de esta web. De entrada todas las chicas que escribimos comentarios por aquí somos de amplio criterio, si no, no estaríamos aquí.

    Y volviendo al tema del artículo, creo que es más que claro que aunque pueda haber muchos efectos ambientales que aumenten o disminuyan el impacto de las actividades humanas, el hecho de que estas sean fundamentales para explicar el calentamiento global es obvio. O hablando mas claro, otras cosas pueden ayudar, pero lo que hacemos nosotros es determinante. Así que el punto es que podemos hacer para disminuir el impacto, porque sobre los rayos cósmicos o sobre el viento solar aun no podemos tener ningún efecto. Por suerte.

    Gracias por los buenos deseos y por aquí nos estaremos leyendo. Y feliz año

  9. Guillermo:

    ¡Viva la sensatez y el sentido práctico femenino! Estoy completamente de acuerdo en que lo único que podemos hacer nosotros (y me refiero a los humanos en general), es controlar nuestras emisiones y deshacer, en lo posible, la contaminación que los mecanismos de regulación naturales no pueden eliminar de forma no catastrófica para la vida y dejémonos de una vez de discutir sobre si son galgos o podencos que como dice la fábula, no es pertinente, lo importante es escapar de los dientes de un cambio climático que puede dispararse de forma exponencial sin que sepamos todavía cual es el margen de tolerancia del sistema.

    Gracias pues a Gladia por reconducir el debate.

    Guillermo

  10. tomás:

    Que no, lluís, que no me enfado. Esa asociación que haces es cosa tuya, así que échate una autobronca, puesto que tampoco Dawkins tiene la culpa. Venga, un abrazo.

    Tienes toda la razón, Gloria. Si existen causas sobre las que no podemos actuar, limitémonos a aquellas que dependen de nosotros. Un afectuoso saludo.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.