NeoFronteras

La imagen de una estrella

Área: Espacio — Viernes, 27 de Febrero de 2009

Consiguen la primera imagen con detalles y en color de una estrella por interferometría infrarroja.

Foto
Imagen de T leporis comparada con la órbita terrestre. El segmento representa 4 milisegundos de arco. Foto: ESO.

Unos astrónomos han logrado captar la imagen de la estrella T leporis con una resolución sin precedentes. Gracias una técnica interferométrica la imagen de la estrella, en lugar de aparecer como un punto borroso aparece como un objeto con volumen y estructura.
La imagen fue tomada gracias a varios telescopios que ESO tiene en Paranal formando el sistema VLTI (Very Large Telescope Interferometer), un sistema interferométrico.
El conjunto de telescopios empleados en esta técnica consta de cuatro telescopios de 1,8 metros de diámetro y se usaron en grupos de tres durante varias noches para obtener imágenes bajo diferentes configuraciones y posiciones. Los telescopios, separados unas decenas de metros unos de otros y conectados ópticamente en todas estas combinaciones, fueron capaces finalmente de obtener una imagen combinada con la misma resolución que la que se obtendría con un solo telescopio con un espejo primario de 100 metros.
Este sistema opera en el infrarrojo cercano. Recordemos que este tipo de sistemas debe de estar ajustados con una precisión equivalente a la longitud de onda empleada, siendo más sencillo hacerlo, por tanto, en el infrarrojo que en el visible. En este caso la precisión es de una micra en 100 metros y se debe de mantener durante toda la observación, algo muy difícil de conseguir.
Para hacernos una idea del poder resolutivo se podría decir que el tamaño aparente de esta estrella es similar al que tendría una casa de dos pisos situada en la Luna. Es decir, el poder de resolución de este sistema es unas 15 veces mayor que el alcanzado por el telescopio espacial Hubble.
Aunque la imagen de la estrella ocupa sólo 15×15 píxeles, se trata de la primera imagen obtenida por interferometría infrarroja en color (colores o distintas frecuencias en el infrarrojo). En ella se han podido ver las capas esféricas de gas molecular que hay alrededor de esta vieja estrella con estructura de cebolla.
T leporis es una estrella gigante roja cuyo diámetro es unas 100 veces el del Sol, más o menos la distancia de la Tierra a nuestra estrella, y está rodeada por una esfera de gas unas tres veces mayor. Es similar a la estrella Mira. Aunque se encuentra a 500 años luz de nosotros, podemos ver su disco aparente gracias a su gran tamaño. Se trata de una estrella vieja que está en sus últimos estadios de evolución estelar.
Las estrellas de baja masa como T leporis, Mira o el Sol terminan por agotar su combustible nuclear (en el caso del Sol en unos 5000 millones de años), crecen en tamaño y engloban los planetas más interiores de su sistema (si existen), convirtiéndose en gigante roja. Las capas exteriores son proyectadas lentamente al espacio mientras que su núcleo termina siendo una enana blanca. Las capas exteriores, en su lento viaje hacia el espacio vacío, se van transformando en uno de los objetos más bellos del Universo: una nebulosa planetaria (un nombre por otra parte confuso porque no tiene nada que ver con planeta alguno). Las estrellas de baja masa tienen, probablemente, la forma más estilosa de morir.
T Leporis tiene pulsaciones con un periodo de 380 días en los que pierde una masa equivalente a la masa de la Tierra anualmente. Los astrónomos están muy interesados en investigar este fenómeno y esta fase de la evolución estelar en este tipo de estrellas.

Fuentes y referencias:
Noticia en el ESO.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

3 Comentarios

  1. ___Emilio:

    FANTASTICO! fantastico! Qué pasada de foto!! Esto lo ve Galileo o Copérnico y se desmayan.
    Ayer estuve intentando ver el cometa Lulin y lo máximo que vi fue Saturno… Con la mitad de la mitad de la mitad de resolución que esta foto.
    Menuda foto!

    Saludos!

  2. lluís:

    Sí, menuda foto. Por cierto si a la distancia apropiada hubiera planetas que hasta ahora hubieran estado congelados, quizás al ensancharse la estrella los podría descongelar. Por otra parte leí hace poco un trabajo que decía que podría ser posible que si la estrella pierde masa en su fase a enana roja acaso no llegase a asar la Tierra, aunque quizá la perdida de masa de la estrella produciría un desequilibrio gravitatorio en nuestro planeta que saldría despedido hacia el espacio profundo. No creo, que sea como sea, debamos preocuparnos por ello.

  3. tomás:

    Estoy contigo, lluis: no creo que la crisis dure tanto.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.