NeoFronteras

¿Hablan los chimpancés?

Área: Etología — Martes, 25 de Octubre de 2005

Foto
Ricky come una manzana mientras que Kindia mira. Al parecer en ese momento se produce cierta comunicación verbal acerca de la comida consumida. Foto: Katie Slocomb, University of St Andrews.

Unos científicos de la universidad de St. Andrews en Escocia han descubierto lo que podría ser la primera evidencia de un habla rudimentaria en chimpancés acerca de objetos del entorno. El estudio está basado en chimpancés en cautividad en el zoológico de Edimburgo.
Según estos investigadores los simios del estudio utilizan tonos altos o tonos bajos para decir a los otros datos acerca de la comida.
Estudios previos afirmaban que los monos a diferencia de los simios (como chimpances, gorilas y orangutanes) comunican a sus semejantes datos sobre el entorno utilizando sonidos mientras que los segundos utilizaban sólo signos con la mano. Pero según este nuevo estudio esto no sería del todo cierto porque estos últimos tendrían además cierta capacidad de comunicación orall.
Estos simios del estudio utilizan gruñidos de tono alto cuando encuentran pan en su comedero y gruñidos de tono bajo cuando encuentran manzanas, aunque aparentemente esto no les importe.
Los investigadores afirman además haber probado mediante la grabación de los sonidos y su posterior uso en unos simples tests que los chimpancés que escuchan los sonidos parecen entender su significado. Este tipo de gruñidos podrían ser sólo el principio de algún tipo de comunicación un poco más compleja o representar únicamente una exclamación enfática al comienzo de la comida. Los científicos desconocen aun cómo de específicos son estos mensajes y ya planean nuevos experimentos.
Estos simios, cuyo comportamiento está muy determinado por la comida, se sienten muy incómodos cuando comen sin que los demás hagan lo mismo. Por tanto, hay cierto condicionamiento social en la comida que influiría en su sistema de comunicación.
Es curioso resaltar que a los humanos nos pasa un poco lo mismo y nos sentimos incómodos si comemos en presencia de otros que no lo hacen. Además, y según a la cultura a la que se pertenezca, normalmente empezamos las comidas con una frase hecha como “buen provecho”, “bon appetito” o algo similar o más sofisticado. Los gruñidos de estos simios podrían ser el equivalente.
Estos resultados, que han sido publicados en Biology, podrían ayudarnos a entender mejor el origen del habla humano.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

1 Comentario

  1. Juan E. Díaz:

    El origen del lenguaje no es demasiado complejo, está relacionado con la comunicacion de emociones simples. Sólo posteriormente desigan objetos o planes de acción.
    En la conducta de apego hay silábicos, o guturales simples, que indican el reconocimiento del otro. Otras silábicos indicarán “bueno” o “comida” y no menos importante “malo” o
    “dolor”. Hasta aqui los silábicos humanos y los guturales de los chimpances parecen coincidir perfectamente.
    El niño, por dotación genética neural, esta preparado para manejar un lenguaje complejo con mucha facilidad. El joven simio, deberá ser entrenado largas y costosas horas para manejar cuatrocientas “palabras” (o símbolos reales) y dependerá de su idiosincrásia particular su combinatoria expedita, siendo pocos, o “genios” los que logran un linguismó completo a ese nivel.-

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.