NeoFronteras

Planeta azul tórrido

Área: Espacio — lunes, 15 de julio de 2013

Se consigue deducir el color de una exoplaneta y resulta ser de color azul, aunque su temperatura es muy elevada como para contener agua líquida.

Foto
Fuente: NASA, ESA, and G. Bacon (STScI).

Esta noticia quizás no tenga fotos espectaculares, de hecho la única que aparece es una ilustración, pero tiene el significado de una promesa: la promesa de que un día veremos un puntito de luz en algún lugar del cielo que se corresponderá a un planeta en otro sistema solar distinto al nuestro. Hasta ese día la humanidad habrá recorrido un largo trecho desde los tiempos de Aristarco de Samos. Un camino plagado de desafíos tecnológicos y humanos.
Pero ahora ya podemos decir que el ser humano ha podido detectar el color de un exoplaneta y ha resultado ser azul cobalto.
Se trata de un planeta gaseoso gigante que no contiene vida tal y como la conocemos, porque está demasiado caliente. Orbita muy cerca de su estrella y probablemente presenta siempre la misma cara hacia la misma. Su temperatura se estima unos 1000 grados centígrados. Se cree que en ese planeta llueve vidrio fundido entre vientos de miles de kilómetros por hora.
El planeta se denomina HD 189733b, se descubrió en 2005 y está a sólo 63 años luz de distancia de nosotros, siendo uno de los exoplanetas más cercanos.
El color de este planeta, a diferencia de la Tierra, no proviene de océanos de agua o del scattering Rayleigh, sino probablemente a nubes altas y a partículas de silicio condensadas en forma de esferas que dispersan principalmente la parte azul de la luz que se recibe de la estrella.
El tema es complicado de estudiar porque los científicos saben más bien poco o nada sobre la climatología del silicio. Sin duda este tipo de cosas es algo que hace 20 años ni tan siquiera soñaban los astrónomos con la imaginación más calenturienta.
Para saber el color de este planeta se usó el telescopio espacial Hubble y tuvieron que discernir la parte de señal óptica del planeta de entre la cegadora luz de su estrella, algo que constituye sólo una parte en 10.000.
El caso es que ya podemos decir cuál es el color de un exoplaneta lejano. Seguro que habrá otros casos más fascinantes si cabe.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=4155

Fuentes y referencias:
Nota de prensa.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

5 Comentarios

  1. NeoFronteras:

    Como alguien ya dijo, la exploración es la implementación física de una pasión intelectual.

  2. Dr. Thriller:

    Me ha hecho gracia ver en el artículo tantas cosas que hace no muchos años hubieran sido totalmente descabelladas: “ver” un planeta extrasolar, que este planeta esté a semejante distancia de su estrella sol, que tenga una temperatura superficial siderúrgica (que exista…), que lluevan cristalitos en vientos hipersónicos… parece evidente que no habrá vida tal y como la conocemos (no, no se me ocurre ningún mecanismo para que existan ecosistemas parecidos a los que conocemos en semejante escenario), pero no deja de ser aparentemente surrealista verlo todo junto.

    Vamos, algo así como hemos encontrado una vaca que vuela (flota con una vegija aerostática, para más señas), ecolocaliza con mugidos en FM, es bioluminiscente pero no habla.

  3. thetimethespaceandandtheman:

    “Como alguien ya dijo, la exploración es la implementación física de una pasión intelectual.”

    El ser humano es pasión y razón, y hace poco lo hablábamos en este blog, el cortex tiene detrás la parte emocional, mucho mas antigua, mucho mas sabia (Como el diablo, por viejo, no por diablo).

    Si, como el Doctor dice, hace apenas 15 años dices esto, te echan de todas las universidades al ostracismo.

    Pero hay que perseverar, con tenacidad, decibelio a decibelio, picowattio a picowattio, MAC a MAC de proceso de imagen, de espectros, de correlaciones, de matrices de topelitz, dia a dia,,,,,,,,,,,,,,,,,,

    Y al final, aparece ese puntito azul en la pantalla de tu ordenador, y tantos sueños de tantos miles de generaciones,,,,,,,,,tienen sentido.

    Como el primer vuelo de un avión.

    Se ha abandonado el Terrestrial Planet Finder (TPF) , por decisión política.

    Ya tenia una lista de ‘objetivos’ en un radio ‘cercano’ del orden de 100 años-luz.

    Volverá, se realizara uno mejor, y los veremos.

    Saludos.

    J.

  4. tomás:

    Ese planeta azul es tan distinto del nuestro como cualquier forma de vida puede ser de la que conocemos.

  5. Patricio López:

    ¿Un punto azul pálido?

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.