NeoFronteras

Satélites autorreparables

Área: Tecnología — Viernes, 27 de Enero de 2006

Foto
Fibras reparantes y sus resultados frente a daños provocados (ESA).

Un grupo de investigadores ha desarrollado técnicas inspiradas en la naturaleza para que los satélites artificiales se puedan autoreparar sin necesidad de intervención humana.
Los satélites de comunicaciones son unos instrumentos muy caros en sí y muy caros de poner en órbita. La posibilidad de ir a repararlos son muy escasas (caso único fue el telescopio espacial Hubble) con lo que las expectativas de ampliar su vida útil son muy pocas.
Los satélites se construyen para resistir grandes cambios de temperatura extrema, para resistir las aceleracionjes del lanzamiento, para resistir el vacío del espacio, las radiaciones de todo tipo que lo cruzan y hasta cierto punto los impactos de micrometeoritos.
Incluso una pequeña partícula de unas pocas micras (un micra es un milésima de milímetro) puede causar graves daños en un satélite. En el espacio exterior hay muchas de estas partículas, algunas mayores de ese tamaño, y tiene una velocidad relativa de bastantes kilómetros por segundo.
Los impactos de estas partículas van creando defectos y grietas sobre la estructura del satélite hasta que su acumulación hacen que un fallo sea inevitable.
Ahora un grupo de investigadores de la Universidad de Bristol dirigidos por Christopher Semprimoschnig y financiados por la Agencia Europea del Espacio se ha inspirado en los sistemas biológicos para hacer que los satélites se autorreparen cuando un micrometeorito produce un daño físico en la estructura del mismo.
Cuando nos cortamos un dedo los fluidos del cuerpo terminan cerrando la herida. La idea es aplicar este concepto a los satélites. Estos satélites estarían constituidos por un material compuesto que contendría fibras especiales de 30 micras de diámetro rellenas de un pegamento especial.
En las pruebas de laboratorio las fibras se fabrican con un material paradójicamente frágil como el vidrio. Cuando un micrometeorito impacta rompe estas fibras y libera el adhesivo en el entorno. El adhesivo pasado un tiempo fragua, endureciendo y sellando la fractura producida.
Las fibras reparantes sólo constituyen un pequeño porcentaje de la estructura y las demás fibras son las típicas que se utilizan en materiales de alta tecnología.
Lo complicado es conseguir que el adhesivo fragüe antes de que el vació del espacio lo evapore.
Aunque ya disponen de los primeros prototipos necesitan realizar más pruebas. En todo caso esta idea alargará sin duda la vida de estos instrumentos que se han hecho tan imprescindibles.

Referencia: Presentación en pdf.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

Comentarios

Sin comentarios aún.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.