NeoFronteras

Otra receta para la felicidad

Área: Psicología — sábado, 15 de marzo de 2014

Entre los aspectos a mejorar para ser más felices están el aceptarse mejor a sí mismo y hacer más ejercicio.

Foto

Este no es un resultado científico al uso, es, simplemente un pequeño resultado de descripción estadística de lo que supuestamente nos hace felices a los humanos. Las organizaciones Action for Happiness y Do Something Different han realizado una encuesta a 5000 personas y han llegado a algunos resultados interesantes sobre los hábitos a mejorar si queremos ser más felices.
Naturalmente el estudio tiene el sesgo cultural de la sociedad en la que se realiza (la anglosajona) y sería interesante realizar el mismo estudio en otros países.
Aunque la felicidad parece más bien un estado mental de naturaleza etérea e inasible que tampoco parece que persigamos mucho, hay hábitos que facilitan o no esa felicidad. No todos están en nuestra mano, pero otros quizás sí. Algunos de estos hábitos han sido identificados por los psicólogos.
En esta encuesta se preguntó por los siguientes aspectos: entregarse a los demás, conectar con los demás, cuidar el cuerpo, ser consciente del mundo que te rodea, seguir aprendiendo cosas, tener metas a las que dirigirse, capacidad de recuperación frente a los golpes de la vida, tomar acciones o perspectivas positivas, estar a gusto con lo que uno es y ser parte de algo más grande. Se les pidió a los encuestados que los puntuaran de 1 a 10 según los seguían o no en sus vidas estas prácticas.
Karen Pine (University of Hertfordshire y cofundadora de Do Something Different) dice que practicar estos hábitos realmente puede mejorar nuestra felicidad. Estos aspectos son los que forman el marco de 10 claves de una vida más feliz de Action for Happiness, que está basado en una revisión extensa de las últimas investigaciones sobre el tema.

Foto

Uno de los hábitos más importante que ha resultado determinante a la hora de ser más feliz, por el amplio margen de mejora que representa, es el de aceptarse a sí mismo.
Un factor que parece el mejor conseguido es el de ayudar a los demás (según lo que decían los propios encuestados). Aspecto que consiguió un 7,41 sobre 10 en la encuesta, con uno de cada tres puntuándolo entre 8 y 9. Sólo un 15% lo puntuaba con un 5 o menos.
El aspecto de las relaciones con los demás, especialmente el esfuerzo dedicado a las relaciones que más le importan a uno, conseguía un seguimiento de un 7,36 sobre 10, con un 15% que puntuaba un máximo de 10.
Todos los hábitos estaban ligados a la satisfacción con la vida, con la propia aceptación como el más importante, pero que es algo poco practicado en general, al menos entre los encuestados. El grado con el que alcanzaba esta autoaceptación era de sólo 5,56 sobre 10. Sólo un 5% de la gente se colocaba en el 10. Uno de cada 5 se puntuaba entre 8 y 9 y el 46% caía en el 5 o por debajo en este aspecto.

Foto

Otro aspecto poco seguido por los encuestados es el de cuidar su cuerpo, con una puntuación media de 5,88 sobre 10, con más del 45% con una puntuación de 5 o menos.
“Es estupendo ver cómo la gente hace cosas por los demás. Esta encuesta muestra que practicar la propia aceptación es una de las cosas que puede realmente marcar la diferencia en la felicidad de la gente. Practicar ejercicio físico es algo que se sabe que mejora el estado de ánimo, así que si la gente quiere un modo sencillo de ser más feliz debe hacer ejercicio a diario” dice Karen Pine.
Así que la receta para la alcanzar la felicidad parece sencilla. Sólo hay que aceptarse a uno mismo, hacer ejercicio frecuente y ayudar a los demás. De este modo, deberíamos ver los errores que cometemos como oportunidades para aprender y ser conscientes de las cosas que hacemos bien, aunque sean pequeñas. Una manera para ver estas cualidades positivas es preguntar a amigos de confianza sobre cómo le valoran a uno y sobre cuales son nuestros puntos fuertes. Finalmente hay que fijarse en cómo uno se siente por dentro y tratar de estar en paz con lo que se es.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=4368

Fuentes y referencias:
Nota de prensa.
Action for Happiness.
Do Something Different.
Fotos: todas vía Flickr de MKB photography, Tja’Sha y Hadrien Hanse respectivamente.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

5 Comentarios

  1. lluís:

    ¡Que manía tiene la gente en empeñarse en ser feliz! Los que se dedican a vender libros sobre la felicidad (libracos de autoayuda) se están poniendo las botas.Ser feliz está muy bien, pero si no se lo es pues tampoco pasa nada, siempre que la cuestión no tenga carácter patológico, claro. En cuanto a los aspectos por los que se preguntó, algunos de esos aspectos recuerdan cómodas recetas religiosas, y por lo que se refiere a aceptarse a uno mismo, francamente parece un poco idiota el hecho de no aceptarse a uno mismo,hagas lo que hagas y digas lo que digas cada uno sabe bien como es y de esa circunstancia es imposible escapar, se sea como se sea.A no ser, claro está que decidas suicidarte.
    – A la vista de la receta sencilla para ser feliz que aparece hacia el final del artículo, cabe pensar que los Neandertal bien pudieron ser la mar de felices.Al menos ejercicio hacian bastante y tampoco tenían concursos de belleza (que se sepa).

  2. tomás:

    Casos levemente patológicos, si es que lo son, que no lo sé, nos pueden dar pistas sobre este tema. Hay personas que parecen tenerlo, si no todo al menos un suficiente alto “casi todo”. Tienen juventud, un buen físico, trabajo suficientemente remunerado, incluso una familia y amistades, pero… se sienten desgraciados. Ha de ser algo así como una ligera depresión latente. Siempre serios, incapaces de reírse de sí mismos.
    Creo que se toman la vida con excesivo rigor… ¡como si les fuera la vida en ello! (Bueno esto es una de mis bromas).
    La publicidad y otros inventos te sacan a una chica -perdón por el sesgo- preciosa y le aconsejan que se dé tal crema para quitar arrugas. ¡Pero no tiene ni una! Y claro ya están todas rebuscándose ante el espejo si será que alguna vez le saldrá una pata de gallo. O, para compensar, a uno bien musculado pero desesperado con sus biceps y claro, te miras al espejo y ves tu brazo birriosillo y escuálido y comprendes que sería inútil cualquier esfuerzo ni con esos aparatos milagrosos. Así que ambos, chica y chico se sienten infelices; vamos que no se aceptan, como dice la encuesta y esos libros de autoayuda que tanto rechazo le producen al sabio lluís al que tanto admiro.
    Mi receta, para hacerle rabiar -a luís, claro, porque si no le gustan esos libros, tampoco las recetas- es reírse del mundo y sus islas y, por supuesto, de si mismo.
    Abrazos, que espero sean aceptados.

  3. NeoFronteras:

    Lo que sí parece demostrar este estudio es que o bien los anglosajones son gentes estupenda con los demás o que algunos estamos rodeados por los que no tratan bien a los demás. Es decir, la gente miente, como decía House.
    Decir que uno no trata bien a los demás es políticamente incorrecto, además de ser una percepción subjetiva. Decir que uno no se ve bien a sí mismo es hasta modestia positiva, así que es confesable. No hacer deporte tampoco está tan mal visto porque poca gente tiene tiempo para ello.

  4. Dr. Thriller:

    Mienten a dos carrillos, diría yo xD.

    Mi verborrea me pierde: frase oída a la sabiduría de la vejez, traducida de su lengua original: “antes, los médicos te mandaban comer y hacer reposo, y ahora te mandan dieta y mover el culo”. Es muy plástica, refleja no sólo el cambio socioeconómico sino el médico.

    Tomás, respecto a la adivinanza del SCA, yo me rindo salvo que Miguel Ángel haya dado con la solución xD

  5. tomás:

    Vale Dr. Thriller. Te contesto en “Virus congelado…” que es lo propio, ya que por allí anda también Miguel Ángel.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.