NeoFronteras

Récord de supervivencia tras congelación

Área: Biología — domingo, 21 de febrero de 2016

Unos tardígrados que fueron congelados hace 30 años volvieron a la vida e incluso han podido reproducirse.

Foto
Acutuncus_antarcticus. La línea negra representa un décima de milímetro. Fuente: Megumu Tsujimoto (NIPR).

Una de las “mascotas” de NeoFronteras es el osito de agua o tardígrado. Hemos visto a lo largo de estos años como estos animalitos diminutos pueden resistir las condiciones espaciales o adquirir genes foráneos de otras especies de seres vivos a través de la transferencia horizontal de genes.

Los tardígrados forman un filo de pequeños invertebrados con un tamaño de 0,1 a 1,5 mm que habitan en lugares húmedos. Se conocen más de 750 especies de tardígrados y son especialmente abundantes en la película de humedad que recubre musgos y helechos.

Estos animales tienen la habilidad de cesar su actividad metabólica cuando actúan ciertos estímulos fisiológicos que incluyen la desecación o la congelación. A esta capacidad de la denomina criptobiosis.

Ahora nos sorprenden con otro resultado sobre estas criaturas. Unos tardígrados fueron congelados hace 30 años y han vuelto a la vida recientemente. Incluso han podido reproducirse sin demasiados problemas.

Todo empezó en 1983 cuando a la vuelta de una expedición a la Antártida se congelaron unas muestras de musgo a 20 grados bajo cero. Como ya sabemos, algunas especies de tardígrados viven en el ambiente húmedo de los musgos y es fácil encontrarlos ahí.

El caso es que en una muestra había dos de estos individuos de la especie Acutuncus antarcticus y un huevo. Fueron descongelados en 2014 y ahora publican los resultados obtenidos de su estudio. La vuelta a la vida de estas criaturas constituye el record mundial de supervivencia de tardígrados a una larga criptobiosis.

Hasta ahora, para el caso de tardígrados se había conseguido revivir huevos que se habían desecado y que habían sido mantenidos secos a temperatura ambiente durante 9 años. También se tenía el record de 8 años para el caso de adultos en condiciones secas y bajo congelación.

El record absoluto lo ostenta un nematodo que revivió después de 39 años tras secarse. Algo de lo que se informó en 1946. Otros nematodos han vuelto a la vida tras congelarse el musgo en el que estaban tras 20 años transcurridos.

En estudios previos sobre criptobiosis se informaba principalmente de la supervivencia de los animales microscópicos, pero no de su capacidad reproductiva posterior, lo que indicaría la viabilidad o no a largo plazo de estos seres tras el proceso.

En este caso se recuperó una muestra de musgo antártico que había estado congelada durante 30 años, muestra que se la descongeló en un ambiente de 3 grados centígrados durante 24 horas. Luego se sumergió en agua durante otras 24 horas. Los dos individuos y el huevo encontrados se depositaron en unas placas con agar que contenían un cultivo de algas que les serviría de alimento. Se observó que tanto los adultos, como el joven que eclosionó del huevo prosperaron bien y se reprodujeron entre de forma continua.

Uno de los adultos apenas movía sus cuatro pares de patas en el primer día tras la hidratación y la recuperación le llevó dos semanas. Pero al final depositó 19 huevos de los cuales 14 eclosionaron. Aunque se necesitó de 19 días para la primera puesta, justo el doble del tiempo que se necesita en condiciones normales.

El segundo adulto podía mover torpemente sus patas desde el principio, pero no llegó a recuperarse del todo, porque murió al cabo de 20 días después de la rehidratación.

El joven tardígrado creció y se reprodujo sin signos de anormalidad, depositó 15 huevos, de los cuales 7 eclosionaron.

La descendencia obtenida fue morfológicamente igual a la de los congéneres antárticos.

Los posibles daños acumulados tras estos 30 años vienen indicados por la larga recuperación que necesitaron estos animales y por los días que se tomaron antes de poner los primeros huevos. Pero no se observó ningún otro daño.

Megumu Tsujimto (Instituto Nacional para la Investigación Polar en Tokio), líder del equipo de esta investigación, dice que ahora se van a centrar en revelar los mecanismos subyacentes a la supervivencia a largo plazo de organismos criptobióticos mediante el análisis del ADN y su habilidad en repararlo.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=4878

Fuentes y referencias:
Artículo original
Tardígrados y transferencia horizontal.
Supervivencia de tardígrados a condiciones espaciales.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

4 Comentarios

  1. apalankator:

    Increíble la capacidad de aferrarse a la vida de los tardígrados, solo comparable a la tenacidad nipona para mantener 30 años! congelada una muestra para luego ver el resultado.

  2. NeoFronteras:

    Quizás sólo fue una congelación de muestra sin más y luego se encontraron a los tardígrados.
    La pregunta es qué hubiera pasado si en lugar de 20 bajo cero son unos 200 bajo cero con nitrógeno líquido. Al fin y al cabo a 20 bajo cero alguna enzima puede todavía funcionar.
    También hay que tener en cuenta que en la Antártida hace muchos frío y hayan evolucionado para dejarse congelar.

    ¿Y si se les congela cerca del cero absoluto? ¿Sobrevivirían cien años o mil?

    De todos modos los japoneses ya han demostrado suficiente paciencia con las black flies.

    Ya se sabe en unos países estudian black flies y en otros reparten tarjetas black. Y todavía nos preguntamos por qué al final no se instaló un LIGO en España.

  3. apalankator:

    Tendremos que ser humildes y hacer lo mismo que los japoneses hicieron tras la 2ª guerra mundial, ir con cámaras fotografiando procesos fabriles de otras partes del mundo para copiarlos.
    Un abrazo.

  4. tomás:

    Con los japoneses pasó como ahora con los chinos. Empezaron, tras la guerra, a fabricar de todo con una calidad malísima. Los que tengan mi edad recordarán aquellas plumas estilográficas que solían llevar los que se llamaban hombres-tienda. Con un abrigo que les cruzaba de lado a lado cada parte y llegaba a los pies, abrían el muestrario y llevaban de todo; especialmente plumas y relojes. Mi precioso traje de comunión duró unas horas porque a alguien se le ocurrió regalarme una de esas plumas, de la cual, no sé por qué, se salió la tinta y me puso perdido, con una mancha como la mano de grande.
    Pero anda ahora. Los mejores coches, las mejores motos… Han logrado hasta imponer “tsunami” -con el mal traslado que tiene al español por esa “ts”- sobre maremoto, con la aquiescencia de la RAE.
    En todo son casi insuperables. Supongo que su capacidad de trabajo y su paciencia es la clave.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.