NeoFronteras

Sobre la toma irracional de decisiones

Área: Neurología — Sábado, 1 de Abril de 2017

Un estudio indica que la toma irracional de decisiones debidas al efecto marco vendría de un sistema de atajo en la toma de decisiones y no sería una consecuencia emocional.

Foto

En muchos estudios de Psicología social o de Psicoeconomía se usa dinero de verdad que se apuesta en ciertos juegos.

A veces incluso se juega en países en vías de desarrollo en los que la vida es más barata para así poner sobre la mesa el sueldo promedio mensual o más dinero. En la Universidad de Duke han investigado recientemente sobre la toma de decisiones irracionales en este tipo de juegos.

En una primera versión de uno de los juegos al voluntario se le dan 20 dólares y a continuación se le da a elegir entre dos opciones. En la primera se le permite irse con 10 dólares, en la segunda puede lanzar una moneda y perderlo todo si sale cruz o llevarse los 20 si sale cara.

En la segunda versión se le dan esos 20 dólares y, otra vez, dos opciones entre las que elegir. En la primera se le quitan 10 dólares y en la segunda puede lanzar una moneda y perderlo todo si sale cruz o llevarse los 20 si sale cara.

Al parecer los voluntarios tienen a elegir más la segunda opción en el segundo juego que en el primer juego. Es más, en este segundo juego los que apuestan son más que los que optan por no hacerlo. Pero, si nos fijamos, numéricamente las ganancias o posibles pérdidas son exactamente las mismas.

A este fenómeno, de sobra conocido, se denomina efecto de marco o “framing effect”. El fenómeno es un tanto raro de explicar y por eso se suele decir que es una decisión irracional.

En la Universidad de Duke decidieron investigar este efecto usando imagen por resonancia magnética funcional sobre 143 participantes. Con ello querían ver cómo era la actividad de sus cerebros mientras jugaban al juego. La idea era contrastar las distintas teorías que pretenden explicar el efecto marco.

Según la primera teoría, el efecto está causado por las emociones, quizás porque la perspectiva de aceptar una ganancia segura (en el primer tipo de juego) hace sentirse bien al que juega y una pérdida garantizada (como en el segundo tipo) le hace sentir mal o asustado.

Según la segunda teoría, el efecto de marco es el resultado de un atajo en la toma de decisiones. Puede que sea una estrategia para aceptar ganancias aseguradas y evitar pérdidas seguras. Quizás este tipo de estrategia de decisión rápida ayuda a ganar tiempo y reduzca esfuerzos mentales a la hora de calcular qué es lo más adecuado. En ciertas circunstancias puede ser mejor decidir rápido que tardar tanto en decidir que la posible ganancia ya se haya esfumado.

Pues bien, se sometió a estos voluntarios a multitud de decisiones sobre distintos juegos en los que ganaban o perdían dinero mientras se vigilaba su actividad cerebral. Se comparó la actividad registrada con una base de datos de imágenes de este tipo (Neurosynth) que representaban la actividad asociada con diversos contextos: emocional, descanso, trabajando, etc.

Los participantes que tomaban en estos juegos las decisiones que hemos llamado irracionales, correspondientes al efecto marco, presentaban una actividad cerebral que se parecía más a las imágenes de control correspondientes a descanso o actividad normal que a otros estados.

Los voluntarios cuyos resultados eran inconsistentes con el efecto marco tenían una actividad cerebral más similar a la que se tiene trabajando o realizando una tarea.

Los resultados indican, por tanto, que el efecto marco es el resultado de una falta de esfuerzo mental o al uso de un atajo en la toma de decisiones y que la realización de esfuerzo mental puede contrapesar el efecto marco.

Los investigadores incluso fueron capaces de predecir la decisión que tomaban los participantes basándose en la actividad cerebral observada cuando se basaban en esta hipótesis. Sin embargo, cuando se tenía en cuenta el estado emocional del individuo no fueron capaces de realizar este tipo de predicción.

Según los investigadores, el estudio sugiere posibles estrategias para hacer que la gente tome mejores decisiones. En lugar de recurrir a sus emociones, que son siempre difíciles de medir, es mejor tomar una aproximación más general a la toma de buenas decisiones de forma rápida y fácil.

Aunque el resultado se podría resumir diciendo que, simplemente, somos vagos a la hora de pensar. Quizás los de marketing ya lo descubrieron hace tiempo cuando al lado de tabletas de chocolate negro a 1,05 euros ponen un “pack oferta” de esas dos mismas tabletas a 2,30 euros.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=5443

Fuentes y referencias:
Artículo original.
Foto: NeoFronteras.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

4 Comentarios

  1. Dr. Thriller:

    Y podría ser que muchos de estos efectos en realidad son bucles retroalimentados. No está aún claro, por ejemplo, que la ilusión óptica (no es un fenómeno como el aquí tratado pero cae en el mismo campo) de Müller-Lyer sea universal (“constitucional” a la especie) o completamente cultural (con su base fisiológica, está claro), en términos de sal gorda, que culturas diferentes podrían cultivar comportamientos evaluativos con fuerte carga automatizada muy diferentes, y en términos de sal fina, que la gradación de los efectos culturales afectarían, incluso en la misma cultura, también de forma diferente a distintos individuos:

    http://en.wikipedia.org/wiki/M%C3%BCller-Lyer_illusion

    Es tema importante, porque si los parámetros culturales que sostienen el “efecto” cambian (que podría pasar desapercibido si la superestructura social no aparenta cambiar, me refiero a cambios inducidos por la tecnología), el “efecto” también debería cambiar, y esto podría tener consecuencias drásticas. Con otras palabras, ¿los vikingos o los espartanos darían estos mismos perfiles? Sin ir tan lejos, ¿los porcentajes de chinos, americanos o malgaches son iguales?

    Somos cultura, y ésta también evoluciona interaccionada con todo lo demás.

  2. Tomás:

    Quizá soy poco jugador pero, en cualquiera de los casos me iría con los 10 dólares.

  3. Desde el sur:

    No veo diferencia entre las dos versiones del juego. Me parecen exavtamente iguales.

  4. NeoFronteras:

    En una se le dice que gana 10 si no apuesta y en otra se le dice que pierde 10 si no apuesta. Pero a efectos matemáticos es lo mismo, tal y como se menciona en el texto.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.