NeoFronteras

Todavía sin éxito en SETI

Área: Espacio — Martes, 2 de Mayo de 2017

Los últimos datos de la iniciativa Breakthrough para la búsqueda de señales extraterrestres no han proporcionado resultados positivos.

Foto

Desde hace tiempo está siendo cada vez más difícil conseguir dinero público para ciertas iniciativas, como escuchar posibles mensajes que puedan enviar civilizaciones extraterrestres avanzadas.

Por esta razón este tipo de proyectos tienen ahora que financiarse vía millonarios que ahora no saben qué hacer con su dinero. Así, por ejemplo, la iniciativa Breakthrough es financiada en gran parte por el millonario Yuri Milner y, al parecer, por el siniestro Mark Zuckerberg. Aunque también presta su nombre Stephen Hawking, sobre el que cada día es más difícil saber si le gusta o no la idea de que nos comuniquemos con otras civilizaciones.

Además de estudiar cómo podríamos enviar nanosondas impulsadas por velas láser a estrellas cercanas, también se ha estado investigando la posible recepción de mensajes SETI vía ondas de radio bajo este programa Breakthrough.

Yuri Milner y otros han puesto 100 millones de dólares para un proyecto SETI de 10 años de duración. El Breakthrough Listen project comenzó en 2015 y durante este tiempo ha usado los radiotelescopios Parkes Telescope (Australia), the Green Bank Telescope (EEUU) y el Automated Planet Finder del observatorio Lick en California. Estas observaciones han producido varios petabytes de datos correspondientes a la banda 1,1–1,9 GHz tras observar 692 estrellas a las que se ha dedicado 3 minutos de observación a cada una.

En principio hay 1709 estrellas diana de la secuencia principal para este estudio divididas en dos categorías: las situadas a menos de 16 años luz de nosotros y las que están entre esa distancia y 163 años luz. Entre los casos particulares que han estudiado está la estrella de Tabby, famosa porque se llegó a decir que quizás estuviera rodeada por una esfera Dyson en construcción. Cosa que al final quedó descartada.

“Es como encontrar una aguja en un pajar. Pero no sabemos cuántas agujas hay ahí”, dice Seth Shostak (SETI Institute, California).

Recordemos que las estrellas de la secuencia principal corresponden a las que están en la diagonal del diagrama Hertzsprung-Russell y en ese estadio es en el que pasan la mayor parte de sus vidas. Las estrellas en formación o en los últimos estadios de su evolución estelar están fuera de esta secuencia principal.

Los datos fueron procesados por un programa computacional que, entre otras cosas, trata de distinguir señales de origen artificial de fuentes naturales. En versiones futuras más avanzadas también tratará de discriminar las señales artificiales de origen terrestre.

De todos los datos disponibles, sólo 11 casos merecieron un estudio en detalle, pero al final no hubo éxito. Así que estos resultados preliminares no indican la presencia de civilización avanzada alguna.

Puede que este resultado negativo nos haga pensar que todo este esfuerzo no sirve para nada, pero es más útil de lo que parece. Entre otras cosas podría permitir calcular la probabilidad de existencia de civilizaciones extraterrestres de este tipo.

Foto
Representaciones 2D de la esfera de señal de supuestas civilizaciones avanzadas. Fuente: Claudio Grimaldi.

Normalmente los métodos para saber la posibilidad de detectar señales alienígenas empiezan asumiendo un determinado numero de fuentes. Claudio Grimaldi (Instituto federal Suizo de Tecnología de Lausana) ha hecho un cálculo al revés que quizás sirva para interpretar este y otros resultados de SETI. El nuevo método requiere menos hipótesis sobre la abundancia de planetas, vida o civilizaciones que otros métodos.

En sus cálculos tiene en cuenta que las señales enviadas por estas civilizaciones se hacen más débiles con la distancia, son bloqueadas por el camino o que no sean visibles desde la Tierra en ciertos momentos.

Llega a la conclusión de que, aunque la mitad de nuestra galaxia estuviera sumergida en ruido ambiental creado por estas civilizaciones, en promedio, el número de civilizaciones que detectaríamos sería sólo de una como máximo.

Esto viene a decir que incluso si hubiera muchas civilizaciones puede que nunca lleguemos a detectarlas.

Pero este cálculo de Grimaldi también asume ciertas presunciones. Al final todo dependerá de los datos experimentales, aunque estos sean negativos, para poder decir algo sobre la abundancia de civilizaciones avanzadas.

De momento tenemos otra nueva explicación a la paradoja de Fermi: son abundantes, están ahí, pero nos es muy difícil recibir sus señales.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=5503

Fuentes y referencias:
Nota en Breakthrough Initiatives.
Artículo original
Foto de cabecera: Green Bank Telescope por Jiuguang Wang, vía Flickr.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

17 Comentarios

  1. Tomás:

    Si es que “lo que no puede ser, no puede ser y, además, es imposible”, lo cual podríamos trasformar en: lo que es dificilísimo, es dificilísimo, además de absolutamente improbable y totalmente inútil.
    Yo apostaría mejor por la existencia de dios, que, al fin y al cabo -o capitán general- está en todas partes y saldría más barato encontrarlo.

  2. apalankator:

    Yo creo que tiene que haber otras formas de comunicación más eficientes para distancias tan grandes, que utilizarían estas civilizaciones cuando alcanzan un nivel de desarrollo al que todavía no hemos llegado. Pueden ser pulsos de alguna partícula que no conocemos, de energía oscura o cualquier cosa inimaginable.
    Es como si los habitantes de la isla Sentinel de India intentaran interceptar nuestras comunicaciones con la tecnología que tienen, un esfuerzo sin recompensa, aunque de todas formas hay que intentarlo.

  3. NeoFronteras:

    Es difícil pensar en algo más efectivo y barato que las ondas de radio. Las Voyager emiten más allá de la helipausa con una potencia de unos pocos vatios y pese a todo recibimos la señal.

    Quizás los habitantes de la isla Sentinel no puedan recibir señales de telefonía móvil. Pero si alguien del resto del mucho quiere comunicarse con ellos lo puede hacer, aunque sus habitantes sean tan hostiles como parece. Igualmente, esas civilizaciones extraterrestres podrían emitir para que nosotros lo recibiéramos si quisieran. Además, podrían hacerlo a un coste muy bajo. También emitirían señales no intencionadas: radar, TV, etc.
    Pero más allá de cierta distancia no es tan fácil y puede que si hay algún ET esté más lejos.

  4. Gerardo:

    Aparentemente hay dos fenómenos físicos que inexplicablemente solo ocurrieron una vez: el big bang y el origen de la vida

  5. bpico:

    Estoy de acuerdo con el 4. Hasta ahora todo apunta a que la hipótesis “Rare Earth” puede ser cierta. Recordemos que una búsqueda reciente de radiación infra roja residual como posible indicador de civilizaciones ET en galaxias “cercanas” no produjo resultado alguno, ni siquiera indicios.

  6. Dr. Thriller:

    El problema, que ya viene desde el principio con la boutade de Fermi, es que no podemos evaluar claramente el peso que la cultura, o el equivalente de ésta (“la forma de ver el mundo”) tiene en la actividad, no sólo de los ETs, sino la nuestra. Y luego a mayores, el entorno donde estos han prosperado.

    De menos a más.

    Los seres humanos evaluamos mal la “objetividad”. Para mí, una de las visiones más esclarecedoras de lo que las construcciones humanas que llamamos “cultura” y “civilización” la da eso que llamams “inteligencia”, pero me refiero a la actividad de buscar información sobre algo. Realmente debería llamársele “ocultismo”, porque todo el mecanismo es así. Hay que tener en cuenta que la tecnología occidental está impregnada de cultura (occidental), y nuestra civilización se ha desarrollado en un sistema que impide que existan estructuras globales centralizadas y sí una especie de competencia entre estructuras de un rango inferior (llamadas “estados”), donde la hegemonía pasa de unos a otros en función de cómo juegan dentro del sistema socioeconómico. En otras palabras, la civilización occidental no puede (ni pudo, ni podría) crear un sistema global, centralizado, como los imperios clásicos (romano, persa, chino, mongol, español, etc.).

    Por tanto la percepción de la cultura aplicada a la tecnología no puede nunca operar desde una perspectiva centralizada, como nuestro antecesor el imperio romano, sino a partir de un sistema de construcción compartida (donde obviamente unos tienen más peso que otros). Quiero decir con todo esto que, por ejemplo, en un sistema tipo romano o chino es perfectamente concebible que una comunicación “en abierto” EM podría no haber llegado a desarrollarse en absoluto. Me explico. Comunicarse por vía EM “en abierto” implica que no hay más remedio que emitir a través de un canal inseguro que puede ser interceptado por cualquiera, en cambio emitir a través de un canal físico (un cable, que es antecesor de la emisión inalámbrica, o un láser), implica la necesidad de interceptar el canal. En la 1 GM los franceses se comunicaban por telégrafo con toda naturalidad, y sus mensajes no podían ser interceptados por Alemania sino a través de espionaje clásico de toda la vida. Como los ejércitos alemanes sí se habían adentrado en territorio enemigo, donde la infraestructura de comunicaciones había sido destruida, se veían forzados a comunicarse por radio, comunicaciones que eran obviamente recibidas y descifradas, al punto de conocer la ubicación física de los telegrafistas por la forma de emitir (su “caligrafía” morse), es decir, que la actuación de la avanzada del ejército alemán era transparente, mientras que la del francés en absoluto. De hecho, la primera acción de guerra en el conflicto fue cuando un buque británico cortó el único cable submarino alemán que conectaba Alemania con América del Norte, obligando a Alemania a comunicarse por radio o a través de otros cables que estaban pinchados dado que todos hacían escala en territorio británico.

    Es perfectamente posible por motivos de esta índole que una civilización ET no utilice, en absoluto, comunicaciones en abierto EM. Si tienen una civilización global, me parece obvio que emplearán sistemas seguros (tipo cables o canales físicos), que por otro lado no se saturan, otro problema con las comunicaciones en abierto, que la capacidad de portar información de una onda es muy limitada (como sabemos por las sondas espaciales), en cable si un cable se satura se tiende otro y listo.

    Sumemos a esto que quizá el entorno natural de esos ETs no facilite, como lo es en la Tierra, las comunicaciones EM por vía directa. Se me ocurren numerosas posibilidades.

    De todos modos, el factor cultural para mí es primordial. Nuestra civilización emite basura a una tasa de fliparlo, y en ella va incluida emitir en abierto toda clase de porquería irrelevante. Yo no sé si los romanos podrían haber descubierto o no la telegrafía eléctrica (podrían haberlo hecho, entre donde llegaron los griegos y tender cables de cobre no había mucha distancia física, pero desde luego un abismo cultural), o se dedicarían a emitir en abierto como bestias toda clase de órdenes administrativas. Más bien tiendo a pensar en lo primero.

    Así que no, no creo que una fracción significativa de civilizaciones ETs, si siquiera usan las comunicaciones ETs, se dediquen a hablar a gritos entre sus subunidades culturales. Eso es una contigencia nuestra y es difícil calcular cuántas veces podría darse en el total de civilizaciones.

    Podrían por supuesto hacerlo adrede. Pero ahí yo sigo pensando que por higiene elemental, una especie de respeto a civilizaciones más “atrasadas”, lo que harán precisamente es ocultarse. Como los papás ocultan a los niños pequeños cosas para las que todavía no están preparados.

    Si encima este estudio redunda que incluso nosotros, los gorrinos por excelencia, seríamos difíciles de detectar, no necesito añadir nada más, señoría.

  7. Dr. Thriller:

    Gerardo, por eso yo soy escéptico respecto al Big Bang, aunque tengo toda la evidencia en contra y echo mano de la analogía histórica (de la historia de la ciencia). En realidad la percepción cultural humana sólo es capaz de concebir dos escenarios, que el Cosmos tiene una especie de principio-y-fin (algo que coincide con numerosas teologías, porque es una analogía mental que probablemente venga de serie), al menos en el sentido de las actuales leyes de la física, o que el Cosmos simplemente existe más allá de cualquier cosa que podamos concebir, con estas u otras leyes en el tiempo (es decir, que evolucione, e incluso el Big Bang si es correcto podría ser un eslabón de esa evolución). Todo esto es filosofía, no ciencia. Mientras los datos experimentales sigan encajando en el paradigma del Big Bang de momento no hay nada más que hablar.

    Respecto al origen de la vida, estamos en lo mismo, en otra escala. Como no faltan piezas del puzzle a punta pala, estamos en una situación incluso peor que la cosmología. Pero es posible que como todas nuestras peguntas, una vez que hayamos avanzado veamos que la pregunta no tiene mucho sentido tal y como la estamos formulando. Nos ha pasado muchas veces ya.

    Hablar de seres que se perciben a sí mismos y al Cosmos ya es todavía mucho más. En mi opinión involucra campos de la física (información y fenómenos cuánticos, entre otras cosas) que estamos aún empezando a escarbar. En todas las épocas se han planteado las mismas preguntas y la Ciencia ya ha contestado unas cuantas. De forma definitiva. Hoy nos parecen tales banalidades y hemos olvidado que incluso algunas generaron ríos de sangre, pero costó mucho trabajo superarlas. Cuando nuestros antepasados, para nada lejanos, discutían si la Tierra o el Sol eran el centro del Universo, en realidad estaban debatiendo un debate muy contaminado donde la realidad de la mecánica orbital era sólo un elemento de todo el problema, cultural en su mayoría. Hoy en día sabemos que todo el Sistema Solar gira en torno a su baricentro que viene estando dentro del Sol, y que está más próximo a los heliocentristas que otra cosa (o si se quiere, totalmente incompatible con los geocentristas), pero el debate a mayores ha quedado desprovisto de toda connotación cultural ajena al hecho científico en sí mismo. Es un avance inmenso, como el saber que las estrellas son lo que son y están a la distancia que están. El 99% de los seres humanos que han existido jamás llegaron a sospechar siquiera todo esto.

    La paciencia en la Ciencia se mide en siglos, ni siquiera en generaciones. Y eso que ahorra vamos a una velocidad alucinante.

  8. apalankator:

    Pues es posible que los ET solo emitan información que solo civilizaciones más avanzadas que la nuestra puedan recibir, porque habrían calculado que el desarrollo que tiene una civilización que prácticamente lo comunica todo en ondas EM es todavía demasiado inmadura para interesarles.
    Un caso parecido a una historia de Asimov en que al detectar explosiones nucleares en nuestro sistema solar, el club de civilizaciones interplanetario se apresuraba a contactar con nosotros porque ya tendríamos una tecnología suficientemente avanzada para entrar. Supusieron erróneamente que dominaríamos al menos los viajes interplanetarios para realizar los experimentos nucleares, pero al darse cuenta de que hacíamos las explosiones en nuestro propio planeta nos borraron de la lista.

  9. Tomás:

    Aporía: no escribo sobre este tema por parecerme paradógeno.

  10. Dr. Thriller:

    La aporía por excelencia, la de Zenón. ¿Quién la tumbó? La ciencia experimental. ¿Que la flecha no puede alcanzar a Aquiles? Anda que no. ¿Que la liebre no puede alcanzar a la tortuga? Aquí el experimento fue más complejo de diseñar, con lechuguitas y puerros y una pista de carreras ad hoc. Pero vaya si la liebre alcanzó a la tortuga. Sabemos que las “paradojas” existen y por dónde deben basar su existencia desde Gödel el fenómeno, pero mucho de lo que llamamos paradojas son cisnes negros por excelencia. Verá usted, es que hay pocos planetas. Toma: planetas a punta pala. Verá, es que por motivos culturales se me ha metido en la chencha que everybody se comunica a gritos en modulación de frecuencia. Pues va a ser que no, y alguna razón debe haber.

  11. Tomás:

    Como este es otro tema puedo escribir: me gusta más la de Rusell -la del barbero-, pero es mucho más perfecta y sencilla: “esto que digo es mentira”.

  12. Toskylab:

    Quizá se comunican mediante una fantasmagórica acción a distancia.

  13. Juan:

    También está la posibilidad de comunicarse mediante neutrinos, que lo atraviesan casi todo.

  14. JavierL:

    El tema de los neutrinos es que también atravesarian el detector que crees que recibir la señal.

    Estoy de acuerdo con el dr T. Estamos apenas rozando la superficie del conocimiento, que no se nos ocurra otra forma de comunicarnos a parte de las ondas de radio no quiere decir que no la haya. Y quizás todo el esfuerzo seti se base en un paradigma cultural.

    Incluso si nosotros conquistaramos otro planeta, ¿nos comunicariamos con láseres o con ondas de radio?

  15. Tomás:

    JavierL: Si la premisa es imposible, cualquier pregunta sobre una consecuencia es absurda-

  16. Dr. Thriller:

    Las ondas de radio tienen innumerables ventajas, eso está claro. Y por supuesto, numerosos inconvenientes. Primero, que para transmitir grandes cantidades de información la cosa se va poniendo cuesta arriba a medida que se demanda más, esto lo vemos claro en las sondas espaciales. A medida que la transmisión de datos pasa de los MB a los TB toma muchas semanas la transmisión, porque el tamaño del equipo y la potencia de emisión imponen límites ingenieriles. Y las antenas de recepción en la Tierra tampoco son cosa portátil. A mayores, la emisión es diáfana, no es ocultable, puede ser interceptada por cualquiera, de hecho no hace muchos meses un equipo de aficionados trató de “resucitar” una vieja sonda en órbita solar. Quiero decir con esto que son serias limitaciones de capacidad y seguridad.
    Es como hablar a gritos, y muchos animales lo hacen, de hecho cada uno usa su “espectro” para intentar evitar confusiones. Pero delata. Se usa la comunicación acústica porque no hay otra cosa y porque el olor, es decir, los mensajeros químicos, también delatan y esto último no tiene remedio.
    Creo que es una exposición ponderada, y creo que la mayoría de ETs no usarán, por varios motivos, comunicación radio (hablo de su planeta natal). Aquellas que lo hagan, sólo lo harán como nosotros durante un intervalo de tiempo (en nuestro caso con seguridad menor a 200 años). Por tanto, estamos buscando una aguja en un pajar de agujas que está, en unos pajares sí, y en otros no.

  17. NeoFronteras:

    El problema de las ondas de radio o cualquier tipo de radiación (incluida la más exótica) es la ley del inverso del cuadrado de la distancia, que hace que la intensidad de una señal omnidireccional decaiga mucho. La alternativa es la colimación, pero entonces sólo puedes escoger unos blancos específicos con los que comunicarte. Además esté el asunto de cuándo se hace.

    Si encima todo el mundo escucha y nadie habla la comunicación es un desastre. Hemos tenidos muchos SETI para escuchar, pero se han emitido muy pocos mensajes.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.