NeoFronteras

Reconstruyen el camuflaje de Sinosauropteryx

Área: Paleontología — domingo, 29 de octubre de 2017

El análisis cuidadoso de los restos fósiles de pigmentos de las plumas de un dinosaurio permite reconstruir su camuflaje y el entorno en el que vivía.

Foto

No tenemos una máquina del tiempo que nos permita viajar a hace 124 millones de años, pero, de todos modos, la ciencia moderna nos puede permitir la reconstrucción del paisaje terrestre de esa época.

Hasta hace no tanto, la imagen que teníamos de los dinosaurios era la de unos lagartos más o menos grandes. Pero desde los años noventa del pasado siglo empezamos a tener una mejor idea de cómo eran muchos de ellos. Si queremos hacernos una idea de cómo eran, nada más sencillo que echar un vistazo a las aves actuales. Al fin y al cabo, no son más que dinosaurios evolucionados.

Uno de estos dinosaurios del pasado que tenían plumas fue Sinosauropteryx, que fue descubierto en el registro fósil en 1996. Es famoso por ser el primer dinosaurio del que se descubrió que tenía plumas.

Para 2010 se pudo saber el color de sus plumas, algo muy difícil de obtener debido a que los pigmentos responsables no suelen conservarse a lo largo de millones de años. Der todos modos, se dedujo que el animal podría presentar un patrón de rayado blanco y sobre un fondo marrón claro.

Ahora, un nuevo análisis de estos pigmentos ha permitido saber los patrones de color del plumaje de todo el cuerpo de este animal de hace 124 millones de años. Para ello un equipo de investigadores del Reino Unido analizó con luz polarizada los pigmentos de tres fósiles de Sinosauropteryx encontrados en la provincia china de Liaoning. La información obtenida les permitió recrear un modelo 3D de su abdomen que iluminaron con luz directa y difusa bajo distintos ángulos y al que tomaron fotografía. Además compararon los posibles patrones de coloración con los de animales vivos actuales, como los antílopes.

A partir de todo ello pudieron deducir cómo era en vida este animal. Tenía sobre los ojos una coloración oscura, similar a que tienen los mapaches actuales, a modo de antifaz. Además, la parte superior de su cuerpo era más oscura que su parte inferior. En las especies vivas actuales este patrón contrasombreado produce un mejor camuflaje frente a los depredadores. Pero el patrón específico depende también del ambiente en el que viva el animal.

Los investigadores dedujeron que Sinosauropteryx probablemente vivía en un espacio abierto de tipo sabana, aunque en esa época no había ni flores ni hierbas. Eso lo que indica el patrón de coloración, que parece haber evolucionado bajo la luz directa del sol, en lugar de ser para un sitio sombreado como pueda ser un bosque.

Según Jakob Vinther (University of Bristol), es un patrón común entre aves y mamíferos actuales. Los dinosaurios habrían evolucionado hasta alcanzar este patrón de forma independiente.

Al igual que las aves modernas, estos dinosaurio del Cretácico posiblemente tuvieran visión tetracrómica, con cuatro conos correspondientes a cuatro colores distintos. Esto les proporcionaría una visión mejor frente a los mamíferos depredadores actuales, que tienen peor visión. Sinosauropteryx tenía que tener un buen camuflaje, algo que se puede apreciar en las soluciones intrincadas de patrones de coloración que tenía este dinosaurio terópodo.

Lo que es un poco más difícil de explicar es el “antifaz” de plumas oscuras alrededor de los ojos que tenía este animal. En algunas especies actuales esa solución evolutiva se alcanza para reducir los reflejos de luz. Ello habría sido de utilidad en el ambiente de este animal, pues sus fósiles se han encontrado en lo que era un lago. Esta característica le habría ayudado a compensar los reflejos sobre el agua.

Por otro lado, la cola bandeada podría haber servido para confundir a los depredadores para que así dirigieran la mirada lejos de partes más vitales de su cuerpo.

Este estudio permitirá a otros investigadores conocer mejor la biota de Jehol, que se ha encontrado al noreste de China y que corresponde al Cretácico temprano de hace 133-120 millones de años. Esta fauna de Jehol es muy rica, pero la mayoría de las especies conocidas parece que vivían en un hábitat boscoso. Sinosauropteryx parece ser el primero que no vivía en ese tipo de entorno.

Vinter y su equipo también han conseguido saber sobre el patrón de coloración de otros animales de la época: Psittacosaurus y Borealopelta.

La fauna de Jehol consta de muchas especies de terópodos. Si estos investigadores pueden deducir más patrones de coloración, se podría saber cuántos de ellos vivían en los diferentes hábitats. Aunque, según Vinther, algunos que pudieran ser similares podrían haber vivido en hábitats distintos, lo que explicaría a inusual alta diversidad de las especies de carnívoros en el registro fósil en esa región y de ese momento.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=

Fuentes y referencias:
Artículo original.
Ilustración: Robert Nicholls.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

3 Comentarios »

  1. Tomás:

    Por lo que me parece ver tenía las plumas cortas y muy pegadas al cuerpo, lo que me hace sospechar que, al menos concretamente ese, debía ser de “sangre caliente”, como las aves actuales, ya que no existe ningún reptil con plumas.
    Muy importante ha debido ser la competencia cuando se ha sacrificado la comodidad de no tener que comer durante largos periodos en los reptiles, mientras que aves y mamíferos precisamos comer con tanta frecuencia. Es una lata: ¡siempre comiendo!

  2. r:

    Al parecer los humanos, al menos por el lado de la mujer, pudiéramos tener visión tetracromática similar a este terópodo.

  3. Tomás:

    Por lo que he oído esta mañana, parece que se ha encontrado una especie de los Giraffidae -que yo diría Giráfidos, pero a lo peor queda mal-, extinta y antecesora de las actuales jirafas y ok.apis -creo-. Y diría que no han encontrado las vértebras del cuello, lo cual es una faena, ya que es el rasgo más distintivo, pero sí el cráneo con sus cuatro cuernecillos. A ver si hay suerte y Neo nos dice algo más y mejor de esto.

RSS feed for comments on this post.

Deje su comentario si lo desea (Normas de participación)

Este sitio web usa cookies, el lector, al navegar por él, acepta por defecto su uso. Esta entrada se cerrará automáticamente a comentarios a los 30 días de su aparición. Su comentario no se publicará al instante, necesita ser aprobado y su aparición puede demorarse (mucho más en periodo vacacional). No olvide escribir el código numérico antispam, es muy importante. El retorno de carro es automático. Por favor, si no va a intentar escribir correctamente no envíe comentarios. Los comentarios pueden ser editados o incluso eliminados si no cumplen las normas de participación.

Si tiene problemas comentando lea esto.

(obligatorio)

(obligatorio)


*