NeoFronteras

Mutación, dieta y xenotrasplantes

Área: Biología,Genética — domingo, 17 de diciembre de 2017

Estudian los efectos de una mutación que afecta a los humanos desde hace dos millones de años.

Foto

Hace unos dos millones de años, un cambio genético diferenció a los humanos del resto de los primates. Esto hizo que los humanos quedáramos protegidos de ciertas enfermedades, pero, a la vez, hizo que la carne roja presentara ciertos riesgos para la salud.

Este cambio consistió en la pérdida del gen CMAH que permite la síntesis del azúcar Neu5Gc. Cuando consumimos productos de animales que contienen este azúcar, como la carne roja, el pescado o los productos lácteos, el sistema inmunitario de nuestro cuerpo reacciona y nos causa inflamación, artritis y cáncer.

El cambio supuso un compromiso, pues la inactivación del gen CMAH durante la evolución humana pudo reducir el ataque de ciertos patógenos. Así, por ejemplo, ciertos tipos malaria necesitan el azúcar Neu5Gc para la infección, por lo que no infectan a humanos y sí a otros primates.

David Alvarez-Ponce (University of Nevada) y su equipo analizaron los genomas de 322 animales para buscar la frecuencia con la que aparece el gen CMAH. El laboratorio de este investigador se especializa en el estudio de la evolución de genes y genomas usando bioinformática.

Luego, estos investigadores dispusieron la información obtenida en un árbol filogenético en el que se representaba cuándo este gen había sido silenciado. Esto era útil a la hora de explicar por qué ciertas especies tienen el gen CMAH activo y por qué especies similares no lo tienen.

En el caso de los pocos peces que han investigado hasta ahora, la concentración de Neu5Gc es básicamente insignificante desde el punto de vista médico. Pero esta concentración es alta en sus huevas, como en el caso del caviar. Así que este producto tan caro es uno de los que posee más cantidad de este azúcar tóxico.

Las aves carecen también de genes CMAH, por lo que el consumo de la carne de pollo, pavo o ganso no está asociado con los efectos perniciosos antes mencionados. Otros animales que tampoco poseen estos genes son los reptiles, excepto por una sola especie de lagarto. La presencia de este gen en esta especie de lagarto desafía la hipótesis de que este gen pueda haberse perdido en un antepasado de los reptiles y aves.

La presencia de este gen determina qué animales puede consumir los humanos sin problemas y qué otros deben consumir con moderación o evitar. Si el animal posee CMAH en su genoma, entonces su carne no debe ser consumida o ser consumida con moderación, porque puede causar inflamación, artritis o cáncer. Y si no tiene ese gen, entonces su carne puede contener patógenos que usen Neu5Gc en su proceso de infección y que pueda afectar a los humanos.

Aparte de los efectos en la dieta, el gen CMAH es además un factor importante en el caso de trasplante de órganos procedentes de animales adaptados al uso humano. Cuando un órgano de un animal con CMAH se trasplanta a un humano que no tenga el gen CMAH, el sistema inmunitario humano puede rechazar el órgano debido a la presencia del azúcar Neu5Gc.

Esta investigación se espera que sea crucial en futuros estudios sobre nutrición, genética y medicina. Encontrar dónde y cuando este gen es silenciado puede ser crítico a la hora de determinar qué especies son más propensas de poseer el azúcar tóxico Neu5Gc y si se pueden usar en trasplantes, dietas e investigación. Este nuevo resultado hará más fácil comprender ciertas enfermedades, podría ayudar a combatirlas y evitar así que se propaguen.

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=5891

Fuentes y referencias:
Nota de prensa.
Foto: NeoFronteras.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

7 Comentarios

  1. Argentino:

    Los argentinos somos por lejos los mayores consumidores de carne roja desde hace mas de 100 años. Siguiendo lo que indica esta nota deberíamos estar primeros en las estadísticas de cáncer. Sin embargo no es así. Los interrogantes son entonces ¿quienes financian este tipo de estudios? ¿a quienes les interesa que se consuma menos carne roja y por qué?
    Saludos

  2. JavierL:

    Bueno a empezar a crían vacas alteradas genéticamente para que no tengan el gen CMAH.

    Eso sería un buen uso de la técnica. Y mejoraría nuestra vida.

  3. tomás:

    Aunque no tenga mucho que ver con esto, anoche tuve el disgusto de saber en -creo que se llama así- “Documentos de la 2” que, mediante estudios científico-estadísticos en cuyos resultados están de acuerdo biólogos, médicos y educadores, el C.I. de los niños está disminuyendo y han comprobado que esto se debe a que la glándula tiroides de las gestantes tiene problemas que transmite al feto ya en el principio del embarazo. Al parecer, varios productos son los culpables. Su acción resulta de contener elementos muy parecidos al yodo -en la misma columna de la tabla periódica: cloro, bromo, por ejemplo- capaces de sustituir al yodo en esta glándula. Estos productos están presentes en insecticidas para el campo, en retardantes del fuego, por lo visto presente en mantas, ropa, tapicerías, cortinajes, etc. Solo han investigado una parte relativamente pequeña de productos químicos, pero en miles de mujeres gestantes de USA especialmente y en niños en las escuelas. Al parecer ya llevan más de diez años, quizá veinte. Para hacer más masiva la investigación están trabajando con renacuajos cuya tiroides, dijeron, tiene mucho que ver con la humana.
    También afectan a la proliferación del cáncer y a la conformación cerebral, modificando el tamaño de algunas áreas. Citaron el bisfenol de las botellas de agua, los spray anticucarachas y algunos más.
    Hablaron de que habían logrado se prohibiera el uso de los retardantes en la ropa, pero que los lobis lograron meterlos en el mobiliario.
    Bueno, si nos hemos de enfrentar a un porvenir de mentes menos eficientes… apaga y vámonos. ¿No habrá alguna relación de esto con el problema de las abejas -con los insecticidas-?

  4. Miguel Ángel:

    Muy interesante lo que compartes, querido Tomás.

    Las alergias alimentarias están aumentado de un modo alarmante, cada vez hay más intolerantes al gluten. Las respiratorias también, cada vez hay más niños con bronquiolitis, jóvenes e incluso adultos de 50 o 60 años que nunca habían sufrido episodios alérgicos.
    Una de la hipótesis que barajan los especialistas en flora intestinal, es que si las bacterias que tienen en el intestino son poco saludables (por ejemplo, determinados serotipos de E. Coli), estas personas pueden tener malas digestiones, dolores abdominales, diarrea o estreñimiento. Y eso podría repercutir también en otras mucosas, como la respiratoria, provocando faringitis crónicas o alergias.
    Recientemente se ha descubierto que hay una bacteria cuyo recuento es muy bajo en la flora intestinal en las personas cuyo problema es la fatiga: la Akkermansia. En este caso no te prescriben que tomes la bacteria, sino que tomes suplementos de un tipo de almidón (creo que almidón-3) que es el tipo de almidón que mejor metaboliza la Akkermansia.

    Y para tu información y demás efectos, tendría que decirte algo sobre cierto villancico escatológico que hemos auscultado en aquesta Natividad, que solo fue bien valorado por mi hija Lucía y por mi parte, echándome unas risas mientras veía las caras de horror.

    Thank you very much!

  5. Miguel Ángel:

    ¡Un cordial saludo, Argentino! Desconozco si hay algún interés oculto en la dirección que señalas. Pero ten en cuenta que, en el desarrollo del cáncer, influyen otros muchos factores aparte del azúcar al que se refieren en este estudio. Y por ese mismo motivo, que Argentina no ocupe los primeros puestos, no basta para llegar a la conclusión que el estudio está trucado o dirigido.
    Por otra parte, la carne de vacuno es, casi en su totalidad, proteína de muy alta calidad biológica, con poca grasa. Y esa grasa tiene un perfil lipídico más que aceptable. Además es una de las mejores fuentes de hierro.
    Por todo ello, es uno de los alimentos que se incluye en lo que podemos llamar una dieta sana, como puede ser la dieta mediterránea…eso sí, se recomienda un consumo muy inferior a los casi 100 Kg/habitante/año que se consumen en Argentina o Uruguay.

  6. Miguel Ángel:

    Aunque, ahora que lo pienso, no recuerdo si eran 100 Kg de carne roja o de carne en general.

  7. tomás:

    Serían generales comunistas que, además suelen estar rollizos y rondan los 100 kg -minúsculos pero kilogramos al fin-.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.