NeoFronteras

Descubren nuevo troyano en la órbita de Neptuno

Área: Espacio — Viernes, 23 de Junio de 2006

Foto
El troyano 2005 TN53.

Un nuevo asteroides ha sido descubierto recientemente compartiendo su órbita con Neptuno junto a los ya conocidos. Esto apoya la existencia de un grupo sustancial de troyanos. Podría ser que el número de troyanos de Neptuno rivalizase en número a los troyanos de Júpiter o incluso con los los del cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter.
El asteroide fue descubierto por Scott Sheppard del Carnegie Institution of Washington y Chadwick Trujillo del Gemini Observatory en Hawaii. Para ello han utilizado el telescopio Magellan-Baade de 6.5 metros en Chile y el Gemini de 8.2 metros de Hawaii. Representa uno de los cuatro troyanos conocidos de Neptuno. Dos de éstos fueron también descubiertos por Sheppard y Trujillo en 2004 y 2005.
Los primeros asteroides tipo troyano en ser descubiertos fueron los de Júpiter. Este tipo de asteroides, tanto en Júpiter como en Neptuno se caracterizan por compartir la órbita con el planeta correspondiente, pero desplazados 60 grados por delante y por detrás del planeta en cuestión en las posiciones correspondientes a los puntos de Lagrange, que son lugares de gran estabilidad orbital.

Foto
Las dos nubes de troyanos. Ilustración: Scott Sheppard.

Sin embargo el último recientemente descubierto y denominado 2005 TN53 presenta la particularidad de que tiene una órbita inclinada 25 grados respecto al plano de la eclíptica (el plano donde orbitan todos los planetas excepto Plutón).
Este asteroide, con este tipo de inclinación, permite a través de una inferencia estadística suponer que hay muchos más. Al parecer la idea de que Neptuno podría tener tantos o más troyanos que Júpiter gana apoyos con este descubrimiento.
No se sabe cómo los planetas gigantes obtienen los troyanos, pero la alta inclinación de este caso favorece la teoría de una captura tipo freeze-in.
Durante la formación y evolución del sistema solar las órbitas de los planetas gigantes y de otros cuerpos menores eran erráticas. Tan pronto como las órbitas de los planetas se establecieron la fuerza de gravedad en los puntos de Lagrange se estabilizó súbitamente. En ese momento cualquier objeto que se encontrase en esos lugares se quedó “congelado” (frozen) o fijado justo en esas posiciones orbitales.
Otra peculiaridad de estos troyanos neptunianos es que son relativamente rojizos, sugiriendo un mismo origen a todos ellos. El colorido es similar a los troyanos de Júpiter y lunas irregulares, pero distinto de los objetos del cinturón de Kuiper.
Estos troyanos tienen un tamaño estimado de entre 60 a 140 kilómetros de diametro. Se calcula por el método antes mencionado que debe de haber de 5 a 20 veces más troyanos en Neptuno, cifra que es similar a los de Júpiter.
Según otro estudio, Júpiter podría tener tantos troyanos como los 10.000 asteroides que hay en el cinturón de asteroides entre este planeta y Marte. Podría ser que Neptuno al final incluso tuviera tantos troyanos como esos 10.000 objetos también .
Pero Neptuno está tan lejos que observar objetos tan pequeños a esa distancia se torna muy difícil. Estos cuatro asteroides están todos en una nube en concreto de las dos nubes de troyanos que se supone que hay a 60º y -60º de Neptuno. Hasta ahora no se ha podido ver ninguno en la otra nube porque la luz del plano de nuestra galaxia dificulta las observaciones. Serán visibles dentro de 30 años según el planeta y sus troyanos avancen en la órbita.
Quizás sería posible enviar una misión espacial al lugar y de paso a Plutón y más allá.

Referencia: Science express (DOI: 10.1126/science.1127173).

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

Comentarios

Sin comentarios aún.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.