NeoFronteras

Anticuerpos radiactivos contra el SIDA

Área: Medicina — viernes, 17 de noviembre de 2006

Foto
Ilustración: Thomas Blom, Lund University.

Despues de 25 años de investigación sobre el sida todavía se ha encontrado una cura definitiva. Aunque los antivirales mantienen con vida a los pacientes de esta enfermedad, no se ha conseguido la eliminación completa del virus y tampoco se dispone de una vacuna efectiva a día de hoy.
Quizás sea necesario cambiar completamente el modelo para combatir este virus en las personas infectadas. Una idea sería la utilización de anticuerpos cargados con elementos radiactivos que suministrarían una dosis letal a las células infectadas por el virus. Las células infectadas morirían, pero con ellas también los virus que albergasen.
Es precisamente esto lo que Ekaterina Dadachova del Albert Einstein College of Medicine (New York City) y sus colaboradores han probado con ratones. La idea es extender el concepto a personas infectadas de VIH y erradicar el virus en ellas.
Los antiretrovirales mantienen al virus VIH a raya, pero no lo eliminan. Sólo impiden que no se reproduzca y dejan al sistema inmunitario humano que se encargue de las células infectadas. La idea es ayudar al sistema inmunitario a destruir dichas células sin dañar a las células sanas.
Los investigadores ya habían desarrollado terapias contra el cáncer en las que se utilizaban anticuerpos cargados con radioisótopos para matar tumores. Como los anticuerpos están diseñados para atacar un tipo de células específicas (en ese caso cancerosas, y en este caso infectadas por VIH) las demás células sufren un daño mínimo. Un anticuerpo determinado reconoce un antígeno específico (una proteína) generalmente presente en la superficie de la membrana celular, y una vez reconocido se une a él.
El equipo “pegó” a unos anticuerpos específicos, diseñados para unirse a las proteínas gp41 y gp120 del virus VIH, bismuto 213 y renio 188 que son dos isótopos radiactivos de esos elementos.
Inyectaron el compuesto obtenido en ratones que contenían células humanas infectadas por el virus y vieron que el tratamiento funcionaba. Los ratones tratados tenían menos de la mitad de células infectadas que sus compañeros del grupo de control que no habían sido tratados con este nueva técnica. Los efectos secundarios del tratamiento sólo se apreciaron a altas dosis.
La idea sería desarrollar un tratamiento en humanos de este tipo como complemento a los antivirales durante un tiempo breve, en los primeros estadios de la infección y antes de que la respuesta inmunitaria empezase a funcionar.
La esperanza es que el tratamiento eliminase completamente todos los virus y el paciente pudiese dejar la medicación.
Según la infección del VIH avanza algunas de las células infectadas pasan a un estado latente en el que no están cubiertas por los antígenos que los anticuerpos reconocen. Por tanto una cura completa sólo sería posible si la terapia eliminase todos las células infectadas tan bien como lo hizo en los ratones y si las las células infectadas en estado latente son inducidas a expresar el antígeno viral para ser reconocidas y por tanto destruidas.
Todo indica que quedan muchas batallas por delante antes de ganar esta larga guerra contra este terrible virus.

Nota importante.

Referencias:
Artículo original gratuito en PLoS Medicine.
Nota de prensa del Albert Einstein College of Medicine.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

Comentarios

Sin comentarios aún.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.