NeoFronteras

Inventan la alimentación eléctrica sin cables

Área: Tecnología — Martes, 21 de Noviembre de 2006

Foto
Simulación del sistema. Foto: MIT.

¿Cansado de tener tanto cable enchufado por las paredes? ¿Le faltan enchufes para tanto dispositivo electrónico? Quizás la solución ya se ha encontrado. Consistiría en la alimentación eléctrica sin cables. De este modo cualquier dispositivo dentro del radio de acción del sistema recibiría la energía necesaria para funcionar sin necesidad de cable alguno. Ya se le denomina wireless energy.
La idea, bien basada en física convencional, ha sido presentada por Marin Soljacic del Massachusetts Institute of Technology en último congreso del Instituto Americano de Física.
El sistema está basado en la resonancia magnética y la ventaja es que no se desperdicia mucha energía, pues sólo el dispositivo resonador adecuado puede convertir esa energía en electricidad. Es el mismo principio básico que hace que las bobinas de motores eléctricos y trasformadores manden energía por inducción electromagnética. Una corriente en una bobina induce otra corriente en otra bobina situada a distancia. Las dos bobinas están próximas, pero no se tocan.
No hay mediación de ondas de radio. De hecho la transmisión de energía por medio de luz o haces de microondas es poco eficiente porque parte de la energía se pierde en la conversión de ondas electromagnéticas a corriente y viceversa. En este nuevo caso eso no sucede al no ser un sistema radiativo.
El sistema rellenaría el espacio con un campo magnético no radiativo y el dispositivo resonador tomaría la energía de dicho campo. El dispositivo resonador estaría pensado para sintonizar específicamente con dicho campo, y la energía no consumida por el receptor sería reabsorbida por el emisor.
Una aplicación que estaría muy bien sería la alimentación de sistemas electrónicos implantados bajo la piel de un paciente sin necesitad de cables que puedan favorecer una infección.
Soljacic ha realizado simulaciones que demuestran que el sistema funcionaría. En un principio se podrían diseñar un emisor y receptor para así recargar dispositivos portátiles que estén próximos. Más adelante imagina la instalación de un emisor en cada habitación de una casa que haga funcionar todo, desde aspiradoras robóticas autónomas a cualquier otra cosa. También habría aplicaciones industriales.
Se supone que no tendría efectos para la salud, pero sería importante investigarlo.

Referencias:
Massachusetts Institute of Technology.
Artículo original (gratuito).

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

15 Comentarios

  1. emilio:

    Dice que no habrá fectos sobre la salud? No me extraña, el es el padre del invento: ¿Qué va a decir?
    ¿Está proponiendo alimentar un hogar (7000 watios de potencia pico, aprox) con un dispositivo similar?
    Quizás desconozca este hombre que los campos magnéticos han sido declarados “posiblemente cancerígenos” por la organización mundial de la salud (organismo ya de por sí poco interesado en este tema porque afectaría al desarrollo económico aceptar que son cancerígenos).
    Y quizás desconozca que varios estudios (el último en Japón) demuestran un gran incremento de enfermedades en niños que viven cerca de líneas de alta tensión. Viene que “habría que estudiar” si este “nuevo” tipo de transmisión eléctrica podría ser maligno.
    Esto sin contar que el señor Nicola Tesla ya soño (y diseñó) la transmisión de energía sin hilos mediante campos magnéticos y bobinas a larga distancia.
    ¡Suerte!

  2. NeoFronteras:

    Obviamente ese es el problema por el que este sistema posiblemente no se implante. En cuanto a los posibles efectos negativos de los campos magnéticos hay que demostrarlo y hasta ahora no se ha hecho.
    Sólo hay estudios epidemiológicos. El informe nórdico de hace unos años y quizás ese que menciona japonés.
    El efecto de las líneas de alta tensión se puede deber a otras causas como los 200.000 o 400.000 voltios que ionizan el aire a su alrededor y no a unos campos magnéticos que son bastante débiles. Más estudios y menos prejuicios sería un buen comienzo.
    Desconocemos el informe del OMS, pero si dice “posiblemente” quiere decir que hay que investigarlo, no prohibirlo de antemano.
    El tabaco mata sólo en España a 55.000 personas, y por desgracia la mayoría de los fumadores se creen en el derecho de repartir cáncer a su alrededor. Hay multitud de empresas contaminantes que polucionan el aire y el agua. Las grasas trans y el aceite (vegetal) de palma mata por enfermedad cardivascular a muchas personas todos los años. Quizas esto de los campos magnéticos (algo que por cierto la gente encuentra mágico por ignorancia) sólo sea una maniobra de distracción. Quizás es que desconocemos muchas cosas y además otras no queremos conocerlas. La ignorancia es muchas veces nuestro peor enemigo.
    ¿No cree que hay que ser un poco más racionales en este tipo de asuntos y atacar los problemas reales?
    De todos modos yo no me instalaría el sistema propuesto. Lo que cada cual meta en su casa es privado.

  3. emilio:

    Hola.
    Sigo opinando lo mismo, no es una cuestión de ignorancia. Es una cuestión de sentido común. Desgraciadamente en los temas de cáncer sólo puede investigarse epidemiológicamente ya que hay poca gente dispuesta a dejarse usar de cobaya humana. Esto se añade a que no se conocen los mecanismos del cáncer, con lo cual jamas ningún artículo será concluyente firmándose al final como “estos datos no son concluyentes”, coletilla que se aprovecha para muchas tropelías de las empresas (la telefonía móvil es una de ellas).
    Mencionas el tabaco como argumento en contra, y sin embargo yo creo que es el mejor argumento a mi favor: Philip Morris reconoció que era cancerígeno en 1999, 500 años después de que el tabaco llegase a Europa. Amén que el “tabaco” es un ente ¿cigarrillo o tabaco puro?
    El tabaco se relaciona con el tumor de pulmón. Frente al papel, que se relaciona con el de laringe. ¿Y composición? ¿Tabaco natural o procesado? ¿Falso light? El natural no tiene aditivos (entre ellos el formaldehído, reconocido como cancerígeno por nuestra OMS de marras). ¿Con aditivos para aumentar la adicción o sin ellos? ¿Fumado con pipa de agua o con pipa normal?
    Es decir, que hoy por hoy hablar de que el tabaco produce cáncer sigue siendo una quimera. Aumenta tus posibilidades de contraerlo, en función de genética, modo de fumar, cantidad.
    Respecto a las grasas trans / parcialmente hidrogenadas, la dichosa OMS reconoce 30 años después de no haber dicho ni mu, que deben ser retiradas (tal como suena) del mercado por sus efectos nocivos sobre las arterias. Es decir, que de margarina suave y sana ni hablar. Y no lo digo yo, lo dicen ellos.
    No encuentro a los campos magnéticos mágicos, sólo que somos un conjunto de células, iones y agua, y que inmersos en un campo mágnetico se someten a fuerzas. Díselo a la rana: http://www.hfml.sci.kun.nl/froglev.html
    Pensar que se puede alimentar a una vitrocerámica mediante un campo magnético y que tu bebé no se ve afectado no creo que sea muy defendible. Estudios aparte (financiados ¿por quien?) Esa es otra: Endesa te dirá que eres un paranoico y la universidad de tal y cual te dirá que a ellos les financia Endesa, que no pueden pronunciarse hasta que tengan más datos. O sea, vuelva usted mañana.
    Además yo no me centro en el cáncer como única enfermedad: someterte a un campo magnético (no hay estudios, evidentemente) tan salvaje puede acarrear cualquier tipo de disfunción orgánica.
    Pero bueno, no es cuestión de que tú o yo queramos: es cuestión de que tu vecino no quiera, así que es cuestión de que no se haga.

    ¡Suerte!

  4. David B.:

    Creo que el padre del invento (o el abuelo) es Nikola Tesla, un genio adelantado a su tiempo, quien ya andaba en busca de un sistema de estos en 1891 y sentó las bases para el desarollo de la radio, e incluso estuvo a punto de conseguirlo, construyendo la “Torre Wardenclyffe”, para “emitir” energía eléctrica sin necesidad de cables.
    http://en.wikipedia.org/wiki/Wardenclyffe_Tower
    Por cierto, que le financiaban la investigación con propósitos armamentísticos, se esperaba conseguir una especie de cañón de rayos eléctricos, el llamado “rayo de la muerte”.
    http://en.wikipedia.org/wiki/Nikola_tesla#Directed-energy_weapon

  5. NeoFronteras:

    Quizás tenga razón. Quizás sea malo, pero se deberá demostrar primero su peligrosidad. Si su vecino lo instala o no quizás no sea importante. Quizás lo importante sería plantearse si vivir hacinados unos encima de otros es bueno. Puede tener muchas opiniones o hacer actos de fe pero algunas de las opiniones que ha expresado son falsas. Sembrar la sospecha sobre las antenas de telefonía móvil (sobre las que no hay pruebas de su peligrosidad) para pasar a la defensa del tabaco, aunque sea indirectamente, es inmoral.
    Se ha demostrado de diversas maneras que el tabaco es cancerígeno. Para demostrar que algo es cancerígeno no hacen falta conejillos de indias humanos. Normalmente se empiezan con cultivos celulares, después se pasa a las moscas de la fruta y luego a ratones o diversos modelos animales. No sólo hay pruebas epidemiológicas para demostrar que algo es cancerígeno.
    La setas, ranas, serpientes, plantas y demás seres venenosos son naturales 100% y mortales en la misma medida. El tabaco también, como lo son también algunos virus, bacterias, parásitos y muchos otros “entes” igualmente naturales como rayos, riadas, tornados, etc. Los rayos cósmicos que cruzan en este instante su cuerpo por miles son también cancerígenos e igualmente naturales.
    Puede tener reparos en cocinar algo para un niño en la vitrocerámica, pero si fuma delante de él le hará de seguro mucho más daño. Algunas madres fumadoras fuman incluso durante el embarazo. A esto se le denomina simplemente egoísmo extremo. Puede no darle a su hijo alimentos transgénicos, sobre los que se ha probado su inocuidad, pero darle margarina con grasas hidrogenadas perjudiciales. Somos así de contradictorios.
    Ya mencionamos que las grasas trans no son nada buenas, pero eso no justifica fumar en cualquier sitio o ir prohibiendo campos magnéticos sospechosos.
    Por supuesto que las empresas tienen intereses, al igual que las personas. Por desgracia la población no se moviliza frente a los problemas, ni apoya la educación, ni la investigación pública (más autónoma que la privada). Y sobre todo se informa mal. Pero pueden inventarse cualquier teoría conspiratoria para justificar sus decisiones o prejuicios.
    En cuanto al enlace de la rana ya conocíamos el “experimento”, pero el “resultado” carecía de interés científico y no lo publicamos, pues es sólo una curiosidad de laboratorio. La rana en cuestión está dentro de una bobina Bitter, de las cuales hay muy pocas en el mundo y son las que producen los campos magnéticos continuos más intensos sobre la Tierra. Necesitan incluso de su propia central eléctrica para ser alimentas. En este caso el campo magnético es de nada menos que 16 Tesla. El Tesla es unidad es muy grande, por poner un ejemplo el campo magnético terrestre es de 0.00005 Tesla. A esas intensidades se pueden presentar ese tipo de efectos. Por cierto, la rana sobrevivió.

  6. emilio:

    Estimados colegas.
    Mandé un último post y no se si os ha llegado. Ampliaba y clarificaba mi punto de vista sobre la relación “tabaco”-cáncer y otros aspectos.
    No sé si os llegó.
    Muchas gracias

  7. NeoFronteras:

    No nos ha llegado. Probablemente contenía alguna palabra prohibida en el filtro, en cuyo caso se ha perdido para siempre. Tenga cuidado con la introducción de palabras malsonantes y similares que en el lenguaje de la calle están bién pero que aquí son filtradas.
    Se sorprendería del alto envio de comentarios con contenido “agresivo”, por lo que el filtro es imprescindible.
    No obstante no se trata de polemizar, y por su puesto no es una cuestión personal. Simplemente es una excusa para aclarar malentendidos que las personas corrientes asumen.
    Intente mandar otro comentario si lo desea.

  8. emilio:

    Hola,
    No creo que haya sido por una palabra mal sonante, pero bueno, intentaré resumir el largo comentario que envié (quizás podía ser un exceso de longitud el motivo de rechazo)

    Nunca he defendido que se fume, ni que el tabaco sea perjudicial para la salud.
    Lo que intento hacer ver es que en el cáncer (tema de especial interés para mi) hay una campaña de desinformación por parte de las compañías que algún día habría que entrar a denunciar y sería motivo de un post distinto.
    Me explico en este caso del tabaco y luego explicaré tangencialmente el tema de la telefonía móvil.
    El mensaje, aceptado como dogma de fe, es: “fumar provoca cáncer”, “fumar mata”.
    Las cajetillas no ponen “fumar mata”, lamentablemente. Ese mensaje no lo pone el ministerio, lo obligan a poner las compañías y pone “fumar puede matar”… como el “comer croquetas puede matar” es decir, así se exoneran de cualquier responsabilidad penal. Juego sucio se llama a eso.
    Fumar no provoca cáncer, lo siento. Cuando asumes eso has roto un estereotipo muy importante. Me explico:

    1- Si fumar provoca cáncer, el fumar qué es:

    ¿1 cigarrillo al año? ¿1 al mes? ¿1 al día? ¿1 cada 20 minutos?

    2- Y qué se fuma?

    ¿Tabaco adulterado por las compañías? (algunos tabacos del este tienen sustancias radioactivas…) Formaldehído, amoniaco y 1000 aditivos mas.

    ¿Tabaco natural? ¿Con filtro? ¿Sin él? ¿En pipa? ¿En pipa de agua? ¿Con vaporizador?
    Las compañías patentaron vaporizadores portátiles para no venderlos jamás. Es curioso que la forma mas sana de inhalar vapores (de tabaco o medicinales) esté vetada.

    ¿Fumar papel?

    3- provoca:

    ¿Seguro se basa en un estudio epidemiológico o en ensayos con humanos? (no creo que haya un experimento con humanos). ¿Extrapolan ensayos con animales?
    ¿Provoca en todos por igual? ¿Igual tipo de cáncer?
    ¿Cáncer de pulmón? (asociado al tabaco adulterado), de laringe (asociado al papel de los cigarrillos) o a qué tipo de cáncer?

    Y llegamos a la recapitulación:

    El cáncer depende de:

    1- la sustancia (y vemos que “tabaco” es una entelequia)
    2- la dosis
    3- la frecuencia
    4- la genética del individuo
    5- el sistema inmune del individuo
    6- la interacción con otros factores ambientales (tanto en expresión de los genes, como en interacción de sustancias)

    15.000 conductores mueren por la contaminación y nadie dice “conducir provoca cancer”. Argumento tan estúpido como el decir que “fumar provoca cáncer”.
    En primer lugar yo fumo un puro cada 3 meses… espero tener razón y que las posibilidades de morir por ello sean iguales que las que me caiga un meteorito en la cabeza.
    Vengo a concluir que los “estudios” son generalmente sesgados, pagados directa o indirectamente por industrias. Que se utilizan argumentos falaces como el de “descubierta la vacuna para el cáncer de cuello de útero” que me da ganas de llorar. Y nadie le enmienda la plana a los periodistas e, incluso, investigadores.
    Intereses económicos muy fuertes tapan la boca a los cada vez más numerosos médicos que empiezan a sospechar que el cáncer es una enfermedad provocada por el sistema inmune debilitado. Véase los trabajos del doctor (en ciencias físicas, miembro del CSIC) Antonio Brú y háblese después.
    Así que si uno se dedica a fumar dos paquetes de tabaco adulterado (recientemente se destapó que el filtro de los cigarrillos está diseñado para que pase los controles de sanidad, pero no funciona adecuadamente cuando se utiliza realmente… taponándose los poros con los dedos…) posiblemente… incremente usted la probabilidad de contraer algún tipo de cáncer, pero quizás tenga más probabilidades de morir de un infarto. Y sin embargo nadie asocia tan “claramente” el fumar provoca infarto.
    Y hablo de aumento de probabilidad si sostiene durante 20 años ese hábito. Puede usted morir de otra causa sanitaria. O puede pasarse 10 años y morir de cáncer de boca asociado.
    Y retomo en este punto el tema de la telefonía móvil: el primer estudio que evidenció los efectos dañinos fue encargado por, atención: El Ejército Estadounidense, en 1986 tras “sospechar” que los operadores de radar morían un tanto anómalamente. Se realizó con embriones de pollo por una universidad estadounidense (puedo facilitarlo a todo aquel interesado).
    A raíz de la implantación masiva, en 1996, hace ni diez años, de la telefonía móvil analógica -más dañina si cabe que la digital- los suecos, el instituto karolinska (que es nada más y nada menos el que propone los Nobel de Medicina) concluyó, por -otra vez-, un estudio epidemiológico sobre 4000 usuarios habituales (ya estamos con problemas de definición: “habituales”) que el riesgo de contraer tumor del nervio acústico se doblaba -como mínimo- en estos usuarios.
    En España la ley fue hecha después de haber implantado todas las antenas, en 2001. De echarse a llorar.
    Mientras, el informe reflex (11 países europeos coordinados en un proyecto europeo) concluyo que “la telefonía móvil provoca roturas en el ADN no letales”. ¿Resultado? Se le retiraron todos los fondos a todos los investigadores.
    Mientras, el Sr. Repacholi, máximo responsable de la OMS recibió 100.000 dólares de las compañías para “sus gastos de viaje”. Viajó por todo el mundo -incluso estuvo en nuestro congreso- diciendo que la telefonía móvil es segura.
    Mientras, se multiplican los estudios de problemas de salud en humanos situados cerca del campo de acción de las antenas: hasta en Egipto se han publicado, en España un grupo de escolares cruzó datos de cáncer oficiales con situación de antenas y estaba claro. Lo curioso es que ningún organismo oficial se detuvo a hacer lo mismo.
    Mientras, de los 5 niños (más una legión de vecinos) contrajeron cáncer en un colegio (una niña murió) situado en Valladolid. Concusión de los expertos: la culpa la tienen unas piedras “radioactivas” situadas a 300 metros del colegio en un museo de historia natural. Curiosamente estas piedras se volverían activas -digo yo- cuando instalaron las antenas (la mayoría ilegales) porque jamás había habido casos de cáncer en ese colegio.
    Podría seguir horas, pero no quiero aburrir -más-.
    Y por eso afirmo que jamás pondría ese invento de wireless – electricity (ya soñado por Tesla) en mi casa, con mi familia. Por sospechas, muy fundadas, que los campos magnéticos tan grandes afectarán a la salud.
    Moraleja: el dinero y la salud se combaten con datos y abogados.
    PD: puedes encontrar estudios que demuestran que la telefonía es segura a patadas. Todos -o la mayoría- financiados directamente o indirectamente por las compañías. Curiosamente lo afirman, mientras que los otros dicen que podría ser peligrosa y hacen falta más estudios.
    Pretender demostrar (en el sentido matemático del término) una cuestión biológica abona el camino para que nunca se demuestre. Es un contra sentido en un estudio epidemiológico. Se puede asociar, pero demostrar.
    En fin, que en Inglaterra recomienda el estado que los niños no usen los móviles y en España Disney ha sacado un teléfono para ellos.

    Espero equivocarme.

  9. NeoFronteras:

    Le doy razón en una cosa, efectivamente su post es largo (ha llevado un tiempo editar). Pero se repite en sus argumentos.
    Desde aquí le recomendamos que se abra un blog donde defienda sus teorías particulares sobre el tabaco mientras se fuma uno de esos puros. Argumentar que el tabaco no provoca cáncer porque fumado en pipa de agua o sin papel o de cualquier otra manera es menos nocivo que la habitual de los cigarrillos es tendencioso. Los detalles no importan, que no le hagan no ver el elefante que hay en la habitación. Creemos en lo que queremos creer. Me temo que no hay formas sanas de fumar.
    Desde una óptica en la que se cree en la libertad y en el respeto, todo individuo tiene derecho a envenenarse o matarse con la sustancia que le parezca si está bien informado y si respeta a los demás. Pero me temo que lo segundo no se cumple nunca.
    El único país del mundo donde la legislación antitabaco protege a los no fumadores es Bután, donde está permitido fumar sólo en las casas particulares de cada uno. Aunque no provocase cáncer (que lo provoca) habría que adoptar la misma normativa simplemente porque los fumadores son muy maleducados y absolutamente egoístas y sucios (sólo hay que ver las colillas en cualquier parque nacional o en las cimas de las montañas). Bajo esa legislación que provoque o no cáncer es absolutamente secundario.
    En cuanto a las antenas que se investigue, pero no por un grupo de escolares que me temo que no tienen conocimientos suficientes. Esa fuente no es fiable.
    Teorías conspirativas puede inventarse las que desee, pero si de verdad le interesa el tema lea la bibliografía necesaria, realice estudios, investigaciones y publique sus resultados en una revista como Science o Nature. Estaremos gustosos de publicar una reseña al respecto si alcanza ese objetivo.
    Como este tema es bastante colateral desde ahora esta noticia queda cerrada a comentarios sobre tabaco y similares. Por cierto yo tampoco pondría el wireless electricity en mi casa, aunque sólo sea por ahorrar energía.

  10. Ergio el Autoinductivo:

    Lo que se propone es mediante un sistema resonador crear un campo magnético que abarque un área determinada.
    Por lo que sé de electrónica los ruidos magnéticos pueden echar a perder el buen funcionamiento de un sistema por muy bien apantallados que estén estos.
    De hecho los autómatas industriales envían la señal con niveles de tensión de 24V precisamente para que los ruidos que se producen en la industria no desvirtúen su valor.
    Imagínense en un ambiente doméstico, donde ordenadores y otros elementos electrónicos funcionan con señales del orden de 5V, un sistema como este volvería locos a los distintos aparatos. ¿Estoy en lo cierto?

  11. SubSónica:

    Conspiranoias o no, lo cierto es que cada vez más estamos sometidos a campos magnéticos y eléctricos de cada vez más aparatos.
    No se si se han hecho estudios sobre el tema. Para empezar, los televisores de tubo de rayos catódicos (los que hay todavía en la mayoría de hogares) que son un cañón de electrones que mira en dirección al espectador, pero también generan campos electromagnéticos los microondas, las torres de alta tensión, los ordenadores.
    No estoy hablando de dejar de usar la tecnología, pero si se confirmasen efectos nocivos para la salud, tal vez deberían elaborarse normativas exigiendo que los aparatos fuesen convenientemente aislados, se regulasen las intensidades y frecuencias de funcionamiento, o se canalizasen las líneas eléctricas de forma más segura -por ejemplo-. Por supuesto estoy seguro de que eso levantaría todo tipo de objeciones provenientes de los fabricantes de aparatos electrónicos y compañías eléctricas que verían reducidos sus márgenes de benéficos.
    Te pongo un par de ejemplos de casos no confirmados científicamente:
    En el bajo de mi antiguo edificio hay un transformador de la compañía eléctrica y la incidencia de casos de cáncer entre mis ex-vecinos es bastante elevada.
    En las instalaciones de un superordenador de la policía se han dado varios casos de cáncer: Puede ser por otras causas pero creo que ambos casos merecerían una investigación.
    Ahora bien ¿quién financiaría esa investigación? El problema es que cada vez menos dinero público se dedica a la ciencia, o a garantizar la salud pública y cada vez más los intereses privados invaden las competencias de lo público, subvirtiendo las funciones de las instituciones que deben servirnos a los ciudadanos y haciendo que éstas, en cambio, trabajen en beneficio privado de unos pocos privilegiados.
    Y ¿qué pasaría si el estudio demostrase que estos objetos cotidianos -móviles, televisores- son perjudiciales? ¿Acaso creéis que no se trataría de ocultar, desprestigiar y refutar el estudio desde todo tipo de estamentos? ¿Podemos estar seguros de que revistas como Science o Nature no se prestarían -por acción u omisión- a una manipulación semejante? Sí, estoy especulando, pero la prueba de lo que pasaría la tenemos en la campaña de desinformación acerca del cambio climático que han orquestado las petroleras con la complicidad de gobiernos de todo el mundo.
    Es lo que pasa cuando los gobiernos no fomentan la educación ni la ciencia y son débiles marionetas manejadas por los oligopolios financieros y apenas pueden actuar en beneficio de los ciudadanos a los que se deben.

  12. NeoFronteras:

    De nuevo hay que volver al tema del elefante en la habitación. Sí, puede que haya una mosca molestando, pero ¿y el elefante?
    Una simple televisión tradicional produce radiación. Vivir en la montaña te somete a más radiación que vivir a nivel del mar. También ir al dentista y hacerse radiografías es peligroso. El yeso de las paredes es radiactivo. El granito es radiactivo. Todos ellos son hechos demostrados.
    Se ha demostrado también que los artículos de electrónica al estar fabricados con plásticos y otras sustancias emiten gases tóxicos posiblemente cancerígenos cuando se calientan. Al arrojarlos a la basura contaminamos mucho el medio por las sustancias que contienen, etc.
    También las emisiones de muchas industrias que impunemente arrojan al aire y al ambiente (a veces legalmente) todo tipo de sustancias tóxicas cancerígenas pueden producir enfermedades. Nada es inocuo, todo depende del precio que estemos dispuestos a pagar. Se hacen pruebas y ensayos y luego decidimos si nos dejan. Primero debemos de conocer y luego decidir y legislar.
    Puede que una línea de alta tensión esté relacionada con casos de cáncer, pero si se demuestra que no son los campos magnéticos, sino los iones, entonces se pueden enterrar y asunto solucionado. Si fueran los campos magnéticos entonces la única solución es reubicarla.
    Lo curioso es que las leyes del electromagnetismo que le permiten leer esto mismo dicen que un campo magnético de una línea de alta tensión no puede producir mutaciones y por tanto no causar cáncer. No podemos quedarnos con lo que nos gusta basándonos sólo en nuestros prejuicios.
    En cuanto a los intereses pues sí que los hay, y muchos.

  13. emilio:

    Exactamente hablemos del Elefante y no de la mosca.
    Para mi, la mosca son las microondas que se reciben del sol. La radiación natural. Si hablamos de las de los radares de aviación, bueno: mientras estén a más de 10 km, para mi son una mosca más. Pero la mosca empieza a parecer un elefante cuando te ponen a 20 metros de tu dormitorio un centro de antenas de microondas, las amplían y aumentan el número de compañías. Posteriormente tú, que no has sido advertido por las compañías (en plan “hablar por teléfono puede matar“) te compras un móvil, otro para tu niño y consigues que la potencia al lado de tu cerebro sea millones de veces mayor que la emitida por el sol.
    Al punto que tus ondas cerebrales comienzan a sufrir variaciones semipermanentes (demostrado), al punto que el concepto de S.A.R empieza a desdibujarse ya que fue concebido para la inmersión en un campo, no para la emisión puntual sobre un cerebro.
    Al punto que, curiosamente, la gente empieza a sentirse mal y paranoicos. Claro, y oh fuerza de la sugestión, enferman de cáncer.
    En este punto salen informes oficiales que sugieren que algo puede haber -roturas de ADN, entre otras cosas- y se les quita la financiación. Y al que protesta… más.
    Esto no es una cuestión de iones, es otro asunto.
    Respecto a que la ley del electromagnetismo tiene un corolario que dice que no provoca cáncer: te agradecería donde puede leerse esa información y quién la ha publicado.

  14. NeoFronteras:

    El personal de NeoFronteras es muy escaso, esta web cuesta tiempo y dinero a aquellos que la llevan (que se reduce a prácticamente una sola persona y sus amigos del mundo académico), y participan por amor al arte. Del tiempo libre que tienen roban un poco para redactar las noticias que usted puede leer. Enzarzarse en una polémica absurda, en la que hay que redactar comentarios superfluos, substrae tiempo a la redacción de otras noticias. Esta web no va sobre la supuesta mala influencia de los campos electromagnéticos, ni sobre otro tipo de obsesiones. Le puedo asegurar que da autentica pena no poder publicar ciertas noticias por falta de tiempo. Y este comentario va a impedir escribir alguna de esas noticias.
    Sólo decirle que en ciencia el que afirma debe de demostrar. El que afirma la existencia de unicornios debe de aportar pruebas documentales. Los demás no deben, no necesitan, demostrar su no existencia; entre otras cosas para no tener que perder el tiempo intentando la no demostración de un número literalmente infinito de cosas.
    Creer en algo sin probar se llama fe. Y la fe tiene poco espacio en el método científico. En NeoFronteras sólo publicamos resultados que han sido validados por la comunidad científica internacional que se basa en dicho método. De momento es el mejor método conocido para entender la naturaleza, quizás porque la única manera de entender algo es interacionar con ello.
    Naturalmente puede ser que los unicornios existan, al igual que la malignidad de las antenas. No hay dogmas en ciencia.

    Sólo recordar ciertos aspectos muy básicos de química y física para los cuales no se necesita el uso de mayúculas:
    Las moléculas están formadas por átomos unidos por enlaces químicos. Para poder romper o modificar una molécula hay que romper o modificar esos enlaces. Para romper los enlaces hay que aportar una energía fija y determinada para cada enlace específico y que se desprendió en su formación.
    Un fotón de radiación electromagnética porta una energía que es el producto de la constante de Plank y la frecuencia:

    E=hν

    A más frecuencia más energía.
    La energía que absorben los electrones de los átomos se hace de manera discreta y hace falta un fotón de una energía superior a la umbral para poderlo hacer. No se puede acumular la energía de varios fotones (Einstein 1905).
    De este modo el espectro electromagnético se divide en radiación ionizante y no ionizante. Los rayos gamma, rayos X y ultravioleta son ionizantes (alta frecuencia y longitud de onda corta), las demás que incluye todo tipo de ondas de radio no. La radiación alfa y beta son ionizantes, pero no son ondas electromagnéticas. Los rayos cósmicos, fundamentalmente compuestos por muones a alta velocidad, también son ionizantes. Toda radiación ionizante puede romper enlaces y crear mutaciones, así como iones, radicales libres y moléculas quimicamente activas.

    Otro aspecto es la longitud de onda, para que una onda tenga efecto sobre algo dicha longitud de onda ha de ser menor que el objeto a influenciar.
    Los virus por ejemplo son invisibles con un microscopio óptico porque la luz visible tiene una longitud de onda superior al tamaño de los virus.
    La velocidad de la luz, la frecuencia y la longitud de onda están relacionadas de esta manera (siglo XIX):

    c=νλ ,

    donde c es la velocidad de la luz, ν la frecuencia y λ la longitud de onda.
    Los cables de alta tensión van a una frecuencia de 50Hz en Europa continental y cualquier onda electromagnética emitida tendría una longitud de onda de:

    λ=300.000.000/50= 6.000.000 metros (casi el radio terrestre).

    Y una onda de radio de telefonía móvil del orden del gigahercio

    λ=300.000.000/1.000.000= 300 metros.

    Tanto 300 metros como 6 millones de metros son bastante más grandes que un gen, un cromosoma o una célula y son absolutamente invisibles a esas ondas electromagnéticas, al igual que el virus es invible a la luz visible (entre 400 y 700 nanometros más o menos).
    Las ondas de radio sólo podrían afectar los niveles rotacionales o vibracionales moleculares y como consecuencia se produce calentamiento. En esto está basado el horno microondas que emite en la frecuencia correspondientes al estado rotacional de la molécula de agua. Es aconsejable no meter la cabeza en un horno microondas o en un radar militar, aunque nadie lo hace, como tampoco meten la mano en una fragua. Pero no vamos a prohibir el fuego o el hierro, ¿verdad? Aunque sean peligrosos llegado el caso.
    Los campos magnéticos intensos (muy intensos) tienen efecto en el cerebro, pero su intensidad está varios órdenes de magnitud por encima de la supuesta contaminación electromagnética.
    Los campos eléctricos son también importantes si vienen en forma de rayo o descarga eléctrica. Aunque la gente procura no meter los dedos en los enchufes.
    Naturalmente puede ser que haya efectos indirectos desconocidos que provoquen cáncer (es totalmente posible), pero hasta que no se demuestre es como afirmar la existencia de unicornios. Mientras tanto es paranoia. Una paranoia que nos entretiene lo suficiente como para no fijarnos es unas poluciones peligrosísimas (por ejemplo, cada casa está llena de todo tipo de sustancias químicas tóxicas) que sí se ha demostrado su maldad, es decir el elefante.

    Desde la redacción damos por zanjado este asunto y cerramos esta entrada a todo tipo de comentarios. Sin acritud.

  15. NeoFronteras:

    Emilio nos ha enviado por email la siguiente referencia de la revista Epidemiology:

    Artículo en pdf.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.