NeoFronteras

Ciclo menstrual y evolución

Área: Neurología — Miércoles, 31 de Enero de 2007

Foto
Ilustración: “Lilya 4-Ever”, Newmarket Films.

Los cambios de humor en la mujer producidos por el periodo menstrual podrían tener un propósito evolutivo al ayudar a que ésta se quede embarazada.
Los niveles de las hormonas como el estrógeno y progesterona fluctúan a lo largo del ciclo menstrual. En el comienzo del ciclo, o fase folicular, el óvulo está madurando y el cuerpo segrega estrógeno; durante la siguiente fase, cuando el óvulo fertilizado puede ser implantado, se segrega progesterona.
Para ver cómo esto influye en el cerebro, Jean-Claude Dreher y sus colaboradores del National Institute of Mental Health en Bethesda (Maryland) usaron un escáner de resonancia magnética nuclear funcional, y así examinar los cambios en la actividad cerebral a lo largo del mes. Dreher pretendía encontrar las redes neuronales que están moduladas por el ciclo menstrual.
El equipo de investigadores analizó los cerebros de 15 mujeres en diferentes estadios de menstruación, y jugaron a un juego que proporcionaba premios monetarios simbólicos al final.
Durante la primera fase del ciclo el córtex orbitofrontal y la amígdala mostraron altos niveles de actividad cuando las mujeres anticipaban una recompensa y cuando la recompensa se entregaba. El córtex orbitofrontal está asociado con la toma de decisiones, recompensa y procesamiento de las emociones; y la amígdala hace de mediador en las reacciones emocionales.
Esto significa que las mujeres probablemente experimentan sentimientos más fuertes de recompensa durante la primera mitad de su ciclo menstrual que durante la segunda, aunque a las voluntarias no se les especificó que comentara este aspecto.
Según Emily Stern (Cornell University’s Weill Medical College, New York) es demasiado especulativo afirmar que las mujeres obtiene más placer durante esta primera fase cuando realizan ciertas actividades como comprar, comer chocolate o tener relaciones sexuales. Según ella las mujeres usan diferentes partes de sus cerebros en los distintos estadios del ciclo menstrual. Sin embargo, ciertos comportamientos que se sabe que están relacionados con el sistema de recompensa, como la adicción a las drogas, sí pueden ser reforzados durante esta fase, según Stern.
De hecho, anteriores experimentos mostraron que las mujeres obtenían más placer de la cocaína y anfetamina durante la fase folicular si se comparaba con la posterior. Dreher cree que sus hallazgos puedan por tanto ayudar en el futuro a tratar mujeres con problemas de abuso de drogas o de desórdenes en el estado de humor. Además especula que el aumento de sentimientos de recompensa durante la fase folicular, que es cuando la mujer está ovulando y es más fácil que se quede embarazada, puede que tenga un origen evolutivo, ya que el deseo y la receptividad que se dan durante la ovulación facilita la procreación.
Las lectoras que lo deseen pueden expresar su opinión al respecto de este tema. ¿Siente más satisfacción al principio del ciclo cuando, por ejemplo, come chocolate?

Referencia: Proceedings of the National Academy of Sciences (DOI: 10.1073/pnas.0605569104)
Fuente: New Scientist

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

8 Comentarios

  1. emilio:

    ¿Y que pasa con los lectores?
    Los sufridos maridos/novios sabemos desde milenios que las mujeres gastan un humor de perros en “esos días del mes”, ¿o no?
    Además respecto a las relaciones sexuales: que venga dios y lo vea si es mentira lo que afirmo respecto a que en otros días del mes es más fácil culminar la faena que en otros.
    Vamos que el estudio de marras sólo comprueba lo que llevamos sufriendo en nuestras propias carnes de hombre.
    Ciertamente debe ser horrible estar a merced de las variaciones hormonales.

    PD: tono humorístico.

  2. Javier:

    La evolución es una teoría que cada vez tropieza con más y mas dificultades para convencer, los agujeros para explicar la complejidad de por ejemplo el Cámbrico son abrumadoras, entre muchas. Por lo que entiendo que encontrar la explicación de como funciona algo y que utilidad puede tener no es lo mismo que explicar su origen y menos aun que este pueda asociarse a un cambio gradual y progresivo de lo simple a lo complejo (neodarwinismo). En definitiva, no es lo mismo un cómo, que un porqué, que un para que, que un de qué. Y Muchas veces se suelen confundir estas preguntas y sus respuestas o posibles respuestas se mezclan. Si yo describo como funciona un motor y que utilidad tiene cada pieza, para nada estoy encontrando una respuesta de como se fabricó, con que finalidad se fabricó y mucho menos como se hizo, son cosas bien distintas.

  3. NeoFronteras:

    La evolución existe, al igual que existe la gravedad, o la luz del sol. Como la teoría que intenta explicarla es una teoría científica está sujeta a errores y fallos, si no fuese así no sería científica. La teoría evolutiva actual explica el 99% de los hechos biológicos y el resto es que simplemente todavía no se ha investigado lo suficiente. Obviamente pasado mañana puede que surja una teoría mejor y que obviamente no negará la evolución en sí.
    Por tanto no se trata de creer o no creer en evolución, al igual que no hay creencias sobre la gravedad, aunque haya una teoría newtoniana y otra einsteniana de la misma.
    Si cree en el creacionismo este no es el medio adecuado para difundirlo. Pruebe a leer las condiciones de participación.
    En cuanto a esta noticia queda claro que es la opinión del investigador y que está poco fundamentada, y por eso se utilizó la palabra “especula”.

  4. Alejandro Sánchez:

    Yo no veo porque hablar de “sufrimiento” por las variaciones menstruales y hormonales de una mujer. Un hombre inteligente atendería a estas cosas y apoyaría a su compañera en las fases complicadas.
    Claro que la mujer siente más placer en el momento que ovula, su cerebro está moldeado para eso. Así como los hombres sentimos placer al mirar y desear sexualmente a una mujer, lo mismo se da en una mujer cuando es el centro de atención de varios hombres. A la hora de tener relaciones sexuales, en general la mujer es bien selectiva. Ni Paris Hilton tiene la cantidad de amantes que un hombre infiel y poco racional tiene en su atavismo poligámico.
    A veces me río de los “Movimientos Por la Diversidad Sexual” ¿De qué diversidad sexual vamos a hablar si física, hormonal y sicobiológicamente solamente existen dos géneros hechos específicamente para complementarse?
    El sexo nos da placer solo para que busquemos reproducirnos, no para que el sexo sea un simple deporte sin finalidad alguna.
    Venir a plantear el creacionismo en este sitio es como querer imponer un tribunal de la inquisición religiosa en medio de un laboratorio farmacéutico.

  5. carlos:

    Me parecía que la búsqueda de “explicaciones” teleológicas ya estaba clausurada en la investigación científica, por innecesarias.
    Se ha argumentado convincentemente durante el último medio siglo de que esa es una manera de interpretar los fenómenos, es decir, tiene que ver con nosotros, no con ellos. Con nuestra capacidad -con nuestro loco afán- de dar sentido a las cosas, de construir historias.

  6. Alonso:

    Quisiera exponer 2 puntos en este comentario:

    Primero quiero insistir en la invitación que acertadamente el autor ha dado, ¿qué piensan ustedes las mujeres? Hasta ahora somos los varones los que estamos metiendo la cuchara y no hay comentario femenino, pero lo más interesante seria escucharlas a ustedes. No para menospreciar sus capacidades, sino para entender si esto tiene algo de cierto.

    Segundo, en cuanto el tema del artículo, resulta muy interesante la idea de entender las implicaciones hormonales en el desarrollo del pensamiento, que resulta obvio en el caso del ciclo hormonal femenino. Pero esto no exenta que los varones no nos encontremos influenciados en nuestra forma de actuar y de pensar por las hormonas.

  7. Jimena:

    Sí, efectivamente. Hay un cambio en la percepción del placer antes y después del período de ovulación. Al menos, en mi caso. Y es sumamente notable para mi entorno dicho cambio de humor.
    También hay diferencia con mi deseo sexual durante estos dos períodos (antes y después de mi ovulación)

  8. Sophie:

    Estoy de acuerdo en que las distintas concentraciones de estrógenos y progestágenos en el cuerpo modulan el humor femenino, lo puedo confirmar personalmente. También me creo que durante el periodo previo a la ovulación exista un menor umbral en el mecanismo de recompensa y sea más fácil experimentar placer y bienestar, las mujeres estamos más predispuestas a ello. Lo que no me convence es que utilicemos distintas partes del cerebro a lo largo del ciclo ovárico, ¿por qué ocurriría eso, qué repercusiones tiene en nuestro comportamiento, está contrastada esa afirmación?
    Un saludo

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.