NeoFronteras

Polémica sobre la excepción a la gramática universal

Área: Lenguaje — Martes, 8 de Mayo de 2007

Foto
Mujer pirahã. Foto: D. L. Everett.

Existen dudas entre los lingüistas sobre la posible excepción a la gramática universal de Chomsky representada por la lengua de los Pirahãs. Unas dudas que han levantado una gran polémica en un mundo académico no acostumbrado a ellas. La lengua de los Pirahãs no tiene números, ni pronombres, ni colores, ni tiempos verbales, ni oraciones subordinadas.
No deja de ser sorprendente para todo adulto que se relacione con niños pequeños (sobre todo si es uno de los padres) cómo éstos adquieren el lenguaje, pues lo hacen de una manera muy rápida, como si ya estuviese preinstalado. Incluso cuando se equivocan lo hacen de una manera lógica en la que, por ejemplo, los verbos irregulares son regulares. No es de extrañar que a alguien se le ocurriera la existencia de una predisposición gramatical innata en el ser humano.
Noam Chomsky (todavía profesor emérito en el MIT) postuló en los sesenta la autonomía de la gramática, así como la existencia de un “órgano del lenguaje” y de una gramática universal independientes de la experiencia.
La nueva teoría consideraba que las expresiones lingüísticas tienen una sintaxis que puede ser globalmente caracterizada por una gramática formal; en particular, una gramática extendida por normas de transformación. Así, y según esta teoría, a los niños se les supone un conocimiento innato de la gramática elemental común a todas las lenguas humanas. Según esta idea, toda lengua existente es, por tanto, una clase de restricción de dicha gramática universal.
La modelización del conocimiento de la lengua a través de una gramática formal explicaría, de este modo, la “productividad” de la lengua: con un juego reducido de reglas gramaticales y un conjunto finito de términos, los humanos pueden producir un número virtualmente infinito de frases, incluso frases que nadie dijo antes.
La gramática generativa de Chomsky fue la primera evidencia sólida de que la inteligencia humana está basada en dispositivos cerebrales especializados e innatos. Esto, que ha permitido el agrupamiento de las ciencias cognitivas, está en clara contradicción por lo mantenido por aquellos que creen en la tabla rasa y en un origen totalmente empírico de la mente humana.
La teoría fue obtenida o deducida por Chomsky a través del estudio del lenguaje y es difícilmente falsable (de verse sometida a un experimento que la apoye o no lo haga) desde el punto de vista científico. Aunque se encontraron pruebas científicas que apoyaban esta teoría hace unos pocos años, la polémica ha surgido recientemente por la difusión en los medios de un artículo de Daniel L. Everett publicado en 2005 y en el que se habla de la lengua de los pirahã. Según él esta lengua sería la primera excepción a la gramática universal.
Los pirahã son una tribu de apenas 300 individuos que habitan en la selva del Amazonas, su lengua no tiene números, ni pronombres, ni colores, ni tiempos verbales, ni oraciones subordinadas y consta de sólo ocho consonantes y tres vocales.

Foto
Mapa de la ubicación de los pirahãs. Imagen: D. L. Everett.

Los pirahã no sólo carecen de números en su idioma, sino de cualquier término que implique contar, es decir, no hay palabras para “todo”, “cada”, “mayoría” o “algunos”, etc. Es más, a petición de los propios indios, los Everett (se llevó a toda su familia a convivir con la tribu) trataron de enseñarles durante más de un año a contar hasta diez en portugués, para así facilitar sus relaciones con los comerciantes del río, y tras ocho meses de intentos los nativos lo dejaron por imposible porque ninguno fue capaz de contar hasta tres o ni siquiera sumar uno más dos.
Tampoco tienen palabras para los colores, ni palabras para otros idiomas. Son monolingües a pesar de tener contacto con colonizadores y con otras tribus desde hace más de 200 años.
Carecen de tiempos verbales y no tienen ni ficción. La ausencia de tiempos verbales, de pretéritos o futuros, influye probablemente en la ausencia de cualquier consciencia histórica, en la inexistencia de cualquier dios o mito de la creación, y hasta en la formación del sistema de parentesco más simple jamás documentado. Según Evertt no hay entre los pirahã memoria individual o colectiva más allá de dos generaciones y ninguno es capaz de recordar los nombres de sus cuatro abuelos.
Tampoco tienen una idea de Dios. Según ellos, nada cambia y todo permanece siempre igual, por lo que no necesitan la existencia de un acto de creación.
Los pirahã parecen incapaces, y esto fascina a los lingüistas, de crear oraciones subordinadas. Carecen, por tanto, de lo que Chomsky llama recursividad. Sin esta capacidad recursiva (que básicamente consiste en poder introducir oraciones en otras oraciones sin límite) la lengua pirahã es incapaz de crear, abstraer, o de generar otras ideas más allá de la experiencia. La recursividad había sido hasta ahora identificada en todos los idiomas y Chomsky la consideró un elemento clave del cerebro humano, lo que le llevó a proponer la gramática universal.
La comunicación entre estos individuos pirahã está restringida a la experiencia inmediata, serían unos empiristas radicales incapaces de abstraer o crear ficciones. Incluso carecen de arte, pintura o escultura.
Estos individuos no son retrasados, y según Everett son gente agradable, divertida y brillante. Aunque carecen de mitos juegan, mienten y bromean, disfrutando con ello. Su inteligencia, conocimiento y experiencia cultural no están puestos en cuestión.
Sin embargo, los seguidores de Chomsky, especialmente sus discípulos del MIT (Massachussets Institute of Technology), han comenzado a cuestionar las propuestas de Everett. Le acusan de elaborar una hipótesis científicamente frágil en lugar de una teoría sólida.
Uno de los principales oponentes es David Pesetsky, que duda de las afirmaciones de Everett tanto desde el punto de vista lingüístico como cultural.
De entrada, muchos de los atributos que Everett asigna a los pirahã como únicos están presentes y bien documentados por ejemplo en el bengalí o incluso en el alemán. Según Pesetsky, él y sus colaboradores sólo pretenden poner de manifiesto la existencia de la unidad de todos los lenguajes humanos.
El artículo de Everett y sus ideas han estado popularizándose en diversos medios como The Independent, Der Spiegel, The New Yorker, etc. Pesetsky, Andrew Nevins (Universidad de Harvard) y Cilene Rodrigues (Universidade Estadual de Campinas en Brazil) reaccionaron el pasado marzo con un artículo titulado “Pirahã Exceptionality: A Reassessment“. En él arremetían contra el supuesto carácter único de la lengua de los pirahã y contra las hipótesis de Everett.
Aunque pueda parecer una pataleta de unos lingüistas que intentan proteger su dogma, el MIT tiene una larga tradición en este asunto del lenguaje. Además de contar con la figura de Chomsky y de otros teóricos que prestan atención a las cuestiones teóricas, como las propiedades universales del sistema de sonidos, la percepción del habla y la producción del lenguaje, también cuenta con lingüistas de campo. Por ejemplo, Seth Cable (también del MIT) ha recibido recientemente financiación por parte de la NSF americana para estudiar la sintaxis y semántica de la lengua tlingit de Alaska. Otros como Kenneth Hale estudió la lengua hopi, tohono oódham (de la región de Sonora) y warlpiri, así como las lenguas nativas australinas.
En todo caso, este tema es muy interesante e importante en tanto en cuanto nos hablan de la propia esencia del ser humano: su mente. Quizás un día sepamos cómo funciona el “software” que en ella “instalamos “o si ya tiene un “sistema operativo” de fábrica. Mientras tanto siempre habrá polémicas.
Pero lo que desde luego hay que tener muy en cuenta es que estas lenguas raras y excepcionales son mantenidas vivas por unos pocos cientos de individuos que sobreviven en zonas del planeta amenazadas bajo el colapso ecológico. Tribus pequeñas con su tradición cultural y sus lenguas únicas desparecerán para siempre junto con las especies animales y vegetales que pueblan su mundo por culpa de la codicia humana. Ni siquiera les dará tiempo a crear un mito sobre la destrucción.

Fuentes y referencias:
Cultural Constraints on Grammar and Cognition in Pirahã.
Web de Daniel L. Everett, contiene fotos y diverso material.
Audio con lengua pirahã.
Fonética pirahã
Nota de prensa del MIT
Pirahã Exceptionality: A Reassessment (hacer click en título para obtener pdf).
En wikipedia.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

8 Comentarios

  1. apachito:

    estas lenguas raras y excepcionales son mantenidas vivas por unos pocos cientos de individuos que sobreviven en zonas del planeta amenazadas bajo el colapso ecológico
    No hay nada extraño en que una lengua deje de utilizarse, tampoco es algo negativo, las lenguas son herramientas: en caso de que la hablen 200 personas en todo el mundo se convierte más en un problema para la comunicación que una ventaja.

    Tribus pequeñas con su tradición cultural y sus lenguas únicas desparecerán para siempre junto con las especies animales y vegetales que pueblan su mundo
    No me parece correcto hablar de la tribu de los pirahã como si fuera un zoológico de personas a las que además haya que mantener en su “estado natural” a toda costa.

  2. NeoFronteras:

    La herencia cultural de la humanidad depende también de este tipo de lenguas y es una pena que desaparezcan antes de haber sido estudiadas.
    No es “malo” que desaparezcan en sí de manera natural, es malo que se les haga desaparecer a la fuerza, que es distinto. Si eliminamos a quienes las hablan eliminamos también sus lenguas. Las explotaciones madereras, petroleras, mineras, etc. , así como la agricultura extensiva destruye la selva a un ritmo endiablado y matan indirectamente (a veces directamente mediante el asesinato) a estas tribus.
    La superviviencia de estas personas (básicamente cazadores y recolectores) dependen de la conservación de su entorno natural. La extinción de los seres de su entorno sí les pone en peligro.
    En ningún caso se pretendía cantar las excelencias de un “zoológico”. Ellos quieren seguir siendo como son, y nosotros les debemos de respetar.
    Normalmente se presume cierta inteligencia comprensión por parte de los lectores, no pretendiendo polemizar. Creo que el tono del artículo era de una clara defensa de estas personas.

  3. Syria:

    Ante todo, enhorabuena por vuestro blog. Llevo un par de semanas leyéndolo y me ha gustado la variedad de temas y el rigor al tratarlos.

    Me llama la atención en esta entrada la afirmación de Everett de que los miembros de la tribu en cuestión son inteligentes e incluso brillantes. Si se trata de personas aparentemente incapaces de nociones numéricas, carentes de ficción, de abstracción o representación, que no tienen conciencia histórica, ni siquiera mítica, me pregunto cómo ha podido medir su inteligencia, si es que lo ha hecho.
    Con estos datos, parece una cuestión que no se reduce a su capacidad lingüística, sino también a su forma de pensamiento, razonamiento, memoria, etc. ¿O me estoy pasando de imaginación?

  4. apachito:

    “Normalmente se presume cierta inteligencia por parte de los lectores”
    Has tenido una salida de tono impertinente: primero modera un poco el tono y respeta la libertad de expresión de tus lectores y de los que te rodean antes de pedir respeto hacia otras culturas.

  5. ene2:

    Ante todo enhorabuena por el blog, me parece muy interesante. Bien documentado y expuesto.
    No creo que sea, por tanto, un lugar en el que flamear con comentarios que claramente buscan más polémica que dar una opinión.
    Pero de todas formas, el último párrafo del artículo hace más referencia a una opinión personal metida con calzador que al tema inicial del artículo.
    Y como no se puede quedar bien con todo el mundo, diré que a mi opinión, me parece algo de lo que lamentarse el perder para siempre estas perlas de la humanidad, pero el mundo siempre ha sido evolución o muerte. Creo que queda claro.

    Un saludo.

  6. NeoFronteras:

    Obviamente el último párrafo es una opinión. Generalmente no nos permitimos ese tipo de lujos, pero la mala conciencia por no cubrir todas las noticias alarmantes sobre cambio climático nos hacen cometer este tipo de errores. Ahora que los medios “normales” cubren más (no sé si mejor) este tipo de noticias, y debido a la falta de tiempo nos hemos permitido rebajar esta cobertura.
    En todo caso siempre hay buena fe en lo expuesto y es gratuíto pensar lo contrario, máxime cuando la elaboración de este tipo de contenidos requiere de un esfuerzo que claramente no se ve recompensado. Es comprensible que llegado el caso se pueda llegar a “flamear”.

  7. ene2:

    Si te ha importunado mi comentario lo siento, porque la verdad es que me parece un blog genial.

    Un saludo.

  8. Damandarina:

    Creo que has realizado una síntesis buena del tema. Sencillamente me gustaría poner de relieve que aunque sea una tribu reducida cerca de la desaparición, lingüísticamente es imprescidible conocer las peculiaridades de lenguas así. Porque aunque se acuse a Everett de que su teoría sea científicamente endeble, todavía no se han dado pruebas de que realmente exista recursividad en su lengua. Creo que este es la verdadera clave. No importa (no se me malinterprete, hablo desde la perspectiva de la ciencia) que la tribu tenga 200 o que esté a punto de desaparecer; el hecho sigue ahí, no tienen recursividad en su lengua. Esto crea indiscutiblemente un punto de inflexión en la teoría generativista de Chomnsky. No implica esto que la invalide en su totalidad, pero si que cuestione uno de sus pilares. Habrá que ver como se desarrolla esta polémica.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.