NeoFronteras

El mundo ya no es suficiente para tanto humano

Área: Medio ambiente — miércoles, 31 de octubre de 2007

El impacto medioambiental provocado por el género humano sobre este planeta ha alcanzado unos niveles sin precedentes. Según un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, la Tierra no puede soportar la demanda de la humanidad.

Foto

En su reciente informe (GEO-4), y primero desde 1987, se muestran las graves amenazas que se ciernen sobre este planeta, como el cambio climático, el índice de extinción de las especies y el reto de alimentar a una población en crecimiento. Los autores son 388 científicos, y su trabajo ha sido supervisado por 1000 supervisores científicos.
Hay un chiste que circula por ahí en el que Júpiter le dice a Saturno: “Pobrecita la Tierra, le han salido humanos”. Con un humor más o menos negro se ejemplifica el “cáncer” imparable que supone para este planeta los miles de millones de seres humanos afanados en transformar la máxima masa planetaria posible en carne y grasa humana, consumiendo la mayor cantidad posible de recursos por habitante. El informe de la ONU nos recuerda el reto al que nos enfrentamos.
Parece que, debido a la amenaza de cambio climático que supone, el exceso de dióxido de carbono (potente gas de efecto invernadero) representa una gran amenaza. Desde 1987 las emisiones anuales de este gas han aumentado en un tercio y no parece que de momento vaya a disminuir pese al protocolo de Kioto. Pero éste no es él único problema medioambiental que aqueja a la Tierra.
El informe de la ONU nos recuerda que las reservas pesqueras han disminuido en 10,6 millones de toneladas en ese tiempo, y que se requieren más hectáreas de superficie de cultivo por persona para mantener a la humanidad que la que el planeta puede proporcionar.
El único éxito en este ámbito que señala el informe es el Protocolo de Montreal, que ha permitido la reducción de las emisiones de gases destructores de la capa de ozono.
Pero los problemas por resolver son muchos:

Biodiversidad: El planeta está al borde de sufrir la sexta gran extinción, esta vez provocada por el ser humano. Las especies se extinguen a un ritmo 100 veces más rápido que la tasa promedio del registro fósil. Como ejemplo ponen el comercio de carne de caza en los países de la cuenca del río Congo, que es seis veces mayor que el índice de sostenibilidad.
De los grupos de vertebrados principales que se han evaluado exhaustivamente, más del 30% de especies de anfibios, 12% de las aves y 23% de las especies de mamíferos están amenazadas de extinción.

Clima: El promedio de la temperatura ha aumentado 0,76 grados centígrados en el último siglo y podría aumentar hasta 4,5 grados el próximo siglo a menos que se tomen medidas drásticas para disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero (principalmente dióxido de carbono proveniente de la quema de combustible fósiles). Los países desarrollados tendrán que disminuir estas emisiones en un 60% u 80% a mediados de siglo si queremos evitar el desastre. El informe dice que se necesitan cambios fundamentales en la estructura social y económica, incluyendo cambios en los estilos de vida, cruciales si queremos un progreso rápido en la solución de este problema.

Alimentos: La cantidad de comida producida por hectárea ha aumentado, pero a costa de una rápida desertificación. Esta agricultura depende de los fertilizantes y pesticidas. Sin estos medios no habría ya suficiente comida como para alimentar a los 6500 millones de humanos que habitan ya el planeta. No obstante, los autores pronostican que la demanda se triplicará próximamente.

Agua: Debido a la gran demanda de agua dulce ya hay algunos ríos (Colorado, Río Grande) que son consumidos, al menos parte del año, antes de llegar al mar.
La demanda de agua dulce está aumentando y los autores predicen que para 2025 la demanda aumentará un 18% en los países desarrollados y un 50% en los países en vías de desarrollo. Pero al mismo tiempo la actividad humana está contaminando el agua potable con fertilizantes, pesticidas, patógenos y productos farmacéuticos entre otros. Además, el cambio climático está disminuyendo las reservas de agua dulce presentes en los glaciares y que ahora suministran agua a un tercio de la humanidad. Es decir, la demanda de agua potable aumenta en el tiempo, pero las reservas disponibles disminuyen. La situación se hará insostenible tarde o temprano.

Reservas pesqueras: El consumo de pescado se triplicó desde 1961 a 2001. El número de capturas se ha quedado estancado o han descendido lentamente desde la década de los ochenta por la sobreexplotación. Las subvenciones han creado un exceso en la capacidad de pesca. Se calcula que la actividad pesquera es un 250 por ciento mayor de la necesaria para mantener las capturas a un nivel que iguale la producción sostenible de los océanos.

El informe hace además un análisis regional de estos problemas sobre distintos lugares del mundo. Por ejemplo, se afirma que en África, la degradación de la tierra e incluso la desertización constituyen graves amenazas; y que la producción de alimentos per cápita ha disminuido en un 12 por ciento desde 1981. O que América Latina y el Caribe se enfrentan al crecimiento urbano, a amenazas a la biodiversidad, a los daños en las costas y a la contaminación marina, así como a la vulnerabilidad ante el cambio climático.
Los autores señalan que el informe debe tomarse como una urgente llamada a la acción y critican la respuesta que ha habido hasta el momento a problemas como el cambio climático como “deplorablemente inadecuada”. Afirman que la cantidad de recursos que se necesitan para mantener a la humanidad excede a lo que está disponible.
Achim Steiner, director ejecutivo de este organismo, afirma que la sistemática destrucción de los recursos naturales de la Tierra ha alcanzado un punto que supone un auténtico reto para la viabilidad de las economías. Según él “la cuenta que vamos a dejar a nuestros hijos puede que sea imposible de pagar”.
El informe GEO-4 acaba diciendo que “aunque se espera que los gobiernos tomen la delantera, también son importantes otros grupos de interés para garantizar resultados positivos a la hora de lograr un desarrollo sostenible. Ya que tenemos una mejor comprensión de los retos a los que nos enfrentamos, la necesidad no podría ser más apremiante y el momento más oportuno para actuar ahora y proteger nuestra propia supervivencia y la de las generaciones futuras”.

Fuentes y referencias:
Nota de prensa en pdf (en español).
United Nation’s Environmental Program’s (UNEP).
Medio Ambiente en NeoFronteras.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

14 Comentarios

  1. emilio:

    Decía Leonard Cohen: “he visto el futuro, hermano: es un crimen”

    Estamos ya matando por petróleo.
    El pan y la leche (la base de la mala alimentación occidental) están subiendo.
    El sida diezma Africa
    Las grandes migraciones masivas.
    La crisis mundial que vuelve.

    La curva de la población tendrá que decrecer (en esa curva estamos todos).

  2. Javier:

    A este paso la única esperanza que le queda a los seres vivos en general es que de producirse la nueva gran extinción, que se producirá si no cambiamos, nosotros desaparezcamos con el resto de las demás especies.

  3. NeoFronteras:

    Aunque se produzca tal extinción la raza humana probablemente sobreviva, entre otras cosas porque tiene una gran capacidad de adaptación gracias a la tecnología. Pero los que sobrevivan disfrutarán de un mundo mucho más triste, poblado sólo por ratas, cucarachas, palomas y perros.

  4. Alejandro Sánchez:

    Hay un error en el informe de la ONU, o tal vez en el comunicado de prensa, y es que no se discrimina a los segmentos poblacionales humanos por impacto ambiental. No es lo mismo un ser humano que posee un auto, realiza vacaciones a zonas naturales (generalmente para dedicarse a depredar recursos y fauna) que se alimenta exclusivamente de carne de vaca y de pescado y que usa ropa de pieles (de animales en peligro de extinción) a un ser humano (la gran mayoría de la humanidad) que no tiene auto, que se alimenta principalmente de vegetales, que no usa mayormente ropa de pieles y que no sabe lo que es ir de vacaciones para cazar y pescar indiscriminadamente. Ya en esta web se quitó un informe sobre la “huella ecológica” que se tiene según el tipo de alimentación, estilo de vida, etc. De esto ya se había referido un economista (Lindon Latouche) afirmando que para el año 2030 -con el actual modelo de desarrollo económico insostenible- necesitaremos tres planetas Tierra. Otro chiste, muy difundido, es que para esa fecha con seguridad estaremos colonizando Marte, acabando con lo poco que queda de agua en dicho planeta.

    Deberíamos preguntarnos porqué las llamadas naciones industrializadas no invierten en recuperar los desiertos para la agricultura, en vez de destruir las pocas selvas y bosques que quedan. Las arenas del Sahara son ricas en nutrientes (hasta hace 7000 años atrás era una fértil sabana) En cambio, estas naciones invierten la mayor parte de sus recursos en armas y en estrategias de guerra.

    Como decía Eintein, la estupidez humana es más grande que el universo.

  5. NeoFronteras:

    En esta web no se ha quitado el artículo de la huella ecológica, está siete puestos más abajo o bien a través de este enlace:
    http://neofronteras.com/?p=1004

    En cuanto a los de las tres Tierras, son dos para el 2050 según otro estudio:
    http://neofronteras.com/?p=743

    El Sahara quizás sea rico en nutrientes, pero sin agua para regarlo es simplemente un desierto. Es lo malo de los desiertos, que no tienen agua.

    Los diferentes estilos de vida tienen impactos diferentes sobre el medio ambiente. Pero, por desgracia, aquí no se salva nadie.
    Un señor del primer mundo producirá sin duda más emisiones contaminantes que uno del tercer mundo. El efecto invernadero está casi exclusivamente causado por el primer mundo (ahora y a pasos agigantados también por China).
    Pero el del tercer mundo tendrá muchos más hijos y destruirá más entorno natural (selva, etc). Además su gobierno será más corrupto y como usted dice se gastará proporcionalmente más en armas.
    Atrapados como están los habitantes del tercer mundo en un ciclo maltusiano les será imposible salir de la pobreza o preservar el medio ambiente.
    La reducción del problemas a “ricos malos” y “pobres buenos” es como mínimo simplista.
    Si a estos problemas de medio ambiente añadimos los problemas políticos, la pseudoprogresía y otros aderezos, es cuando entonces no tendremos solución. Las ideologías pueden ser contraproducentes si se hacen dogmáticas. Todos estamos en el mismo barco. No lo olvidemos.
    Como el primer mundo cuenta con tecnología debería cederla al tercereo si con ello consigue mejorar el medio ambiente. A cambio el tercero debe de controlar el crecimiento de su población y proteger su entorno. Pero claro, ¿y quién le pone el cascabel al gato?

  6. emilio:

    ¿Pseudoprogresía? ¿Este concepto tiene algo que ver con el neoconservadurismo?

    De todos modos creo, sinceramente, que la tecnología jamás ha solucionado el problema de depredación del planeta: cada nueva mejora tecnológica aumenta la velocidad de consumo de recursos (del fuego a la combustión de gas natural en mega centrales ha habido un aumento de la población y un aumento, por tanto, del consumo de recursos, amén de un aumento del desperdicio de los mismos).

    Por tanto, sería difícil que en una semi-extinción la tecnología nos sirviese de mucho en un mundo lleno de cadáveres, sin energía, con el tifus y el cólera campando a sus anchas en las que sólo quedarían gente en las montañas, o ricos en bunkeres subterráneos… en dos/tres generaciónes se habrían perdido los conocimientos y la fuerza productiva que genera las play stations y los antibióticos.

    El sistema capitalista actual se basa en la abundancia de mano de obra, la desigualdad y el consumo de recursos exponencial. No puede haber crecimiento cero (y menos decrecimiento) por definición. Malthus también hablaba de esto… y el final no era muy alagüeño.

    El sistema capitalista siguiente será basado en… ¿la tribu?

    saludos!

  7. NeoFronteras:

    El buen uso de la tecnología, como la energía solar, autos eléctricos, etc. al menos retrasaría el desastre. Obviamente una vez acaecido el desastre ya nada se podría hacer.
    Quizás la gripe aviar y unos cuantos centenares de millones de muertos solucione algo y haga que recapacitemos.

  8. Alejandro Sánchez:

    Lamentablemente, así como funciona la psique humana, creo que la gripe aviar o, mejor dicho, una pandemia mundial de supergripe asesina -que acabe con cientos de millones, no solo en el tercer mundo, sino en el primero también (estamos en el mismo barco)- obligará a todos a despertar dolorosamente a una nueva conciencia sobre la necesidad de una nueva cultura y civilización que esté más en armonía con el medio ambiente.

    Tecnología tenemos para cambiar las cosas, nuestro problema es la falta de conciencia…conciencia crítica, racional, adaptable a las nuevas circunstancias que se van dando.

    En fin, tendremos que esperar el guadañazo para que las clases privilegiadas y los sectores más populares y humildes de la humanidad reaccionen para cambiar el estado de cosas actuales.

    Mientras tanto, como están haciendo en esta web, lo mejor será preparar el cambio con información y formación científica adecuada.

    Saludos.

  9. MalonBalon...:

    El verdadero peligro, es el siguiente: que, gente con la ideología de Bush, Chavez, Ahamdineyad, Putin, el gov. chino, Sarkozy, etc. nos lleven a una guerra de los recursos, cuando en realidad lo que pretenden es que seamos los menos posibles en todo el mundo y solo queden los más poderosos y peligrosos, claro está que esto va a llevar un altísimo precio a pagar para los ganadores, y es que deberán afrontar no solo la falta de recursos, sino que también las plagas globales (Arma Masiva de las naciones pobres). También esta la amenaza de la utilización de la bombas de vacío, más conocidas como “la madre y el padre de todas la bombas”.
    Ruego a dios, que cuando lleguemos a eso, se logre poner frenos a la destrucción en masa. Gracias, chao.

  10. Alexander Chiu Werner:

    El ser humano se está inflando en su egocentrismo, peor aun que en el renacimiento y en aquel boom del Humanismo. Aun no somos realmente conscientes que estamos malogrando el lugar donde pisamos.

  11. Martín:

    La Tierra es nuestra única casa. Un lugar, de seguro, único en el Universo. Una burbuja azul de agua y vida. Un lugar maravilloso e increíble, habitado por criaturas fascinantes que han estado aquí durante cientos de millones de años, y que nosotros, con nuestro egoísmo, estamos matando a un ritmo endiablado. La extinción, amigos míos, es para siempre.
    El ser humano, tan arrogante él, no se da cuenta de que es parte del sistema, que es hijo de la Tierra. Si mata a su madre se mata así mismo. No tenemos el derecho ético de extinguir una sola especie para que simplemente haya más humanos, o que éstos se puedan hacer con el último capricho inútil del mercado de consumo.
    El viaje que hemos emprendido es suicida. Una viaje cuesta abajo y sin frenos al abismo más triste que nunca hayamos podido concebir para nuestros hijos. Quizás todavía estemos a tiempo de intentar rectificar. De ello depende de que nos podamos mirar algún día al espejo sin que nos reprochemos el no haber hecho nada.

  12. emilio:

    Suena chungo: “extinción TOTAL del ser humano”. ¿No se os hiela la sangre?
    Ni un solo humano nunca más…

    um..

  13. Alejandro Sánchez:

    Dios no va a solucionar nuestros problemas, al menos no ese dios de las religiones. Lo único que faltaba, ya tenían que meter a “Dios” en estos temas que solo nosotros podemos resolver. Si van a hablar de ese “dios”, vayan junto a Bush, que cree en la pseudociencia y la supersitición de que mágicamente el petróleo no produce problemas al clima del planeta, ese mismo dios que le ordena hacer guerras por petróleo. Ese mismo diosillo que invocan los atacantes suicidas o los ejércitos invasores y genocidas. Suerte que la ciencia ha descartado a ese dios menor de las religiones, porque si existiera (que por suerte no existe), iba a ser un sádico y un incoherente por escuchar y cobijar a tanta parafernalia de fanáticos, sicóticos y tanta superchería aberrante.

  14. Leandro Torres:

    Ya estoy cansado de escuchar Salvemos al Planeta. La Tierra no necesita ser salvada (quizás de un meteorito). La Naturaleza, vista como un sistema complejo y no como un personaje histórico, le tiene sin cuidado las ballenas, las ranas azules del Congo, el Congo mismo, el calentamiento global, etc. La biodiversidad es, ante todo, equilibrio. Se rompe este equilibrio y pronto el sistema encuentra otro (en el que quizás esté el Hombre, ¿a quién le importa sino a él?). “La Naturaleza pondrá al Hombre en su sitio porque su sitio es la Naturaleza”. “La biodiversidad y la agricultura son incompatibles”.
    Acá, pequeños primermundistas malentretenidos y neuróticos, el quid de la cuestión es el control de la natalidad. Ahora no me viene a la memoria algún grupo ecologista o salvaplanetario que abogue en pro del aborto por ejemplo.
    Somos demasiados. Ya dejen de mirar palomas con la esperanza que sea una portadora de la cura de la Naturaleza (gripe aviar), porque si Naturaleza fuese una señora, por muy madre que sea, si se siente en peligro nos revienta a todos con 5 erupciones volcánicas y borrón y cuenta nueva.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.