NeoFronteras

La humanidad necesitará en 2050 los recursos de dos planetas como la Tierra

Área: Medio ambiente — lunes, 4 de diciembre de 2006

Foto

Si mantiene el modo de vida actual, la humanidad consumirá en 2050 el equivalente a los recursos anuales de dos planetas como la Tierra, según ha advertido la organización mundial dedicada a la conservación de la naturaleza ADENA/WWF (World Wildlife Fund), que estima que la destrucción del medio ambiente ha alcanzado un ritmo sin precedentes. Según el informe bianual de la organización sobre la influencia humana sobre la naturaleza, la población de muchas especies, desde los peces hasta los mamíferos, ha caído en un tercio desde 1970 hasta 2003, por causas provocadas por la humanidad como la contaminación, la tala de bosques y la pesca masiva.
“Estamos rebasando seriamente los límites ecológicos, consumiendo los recursos más rápido que la Tierra puede reponerlos”, afirma el Director General de WWF, James Leape, en el informe. Según la organización, el consumo humano comenzó a sobrepasar el ritmo de regeneración de materias primas y energía en los años ochenta; y se multiplicó por tres entre 1961 y 2003. En 2003 había 2,2 hectáreas cultivadas por habitante, mientras que la Tierra no puede mantener más que 1,8 hectáreas por cabeza.
“El mundo entero tendrá que cambiar su modo de vida, dejar de usar combustibles fósiles y mejorar la administración de los recursos, desde la agricultura hasta la industria pesquera”, advierte Leape. WWF se inquieta particularmente por el rápido crecimiento en el consumo de combustibles contaminantes, como el petróleo, el gas y el carbón, que se ha multiplicado por nueve entre 1961 y 2003.
El informe dice que la huella ecológica (lo que los hombres piden y extraen de la naturaleza) dejada por el ser humano era, en 2003, un 25% mayor que la capacidad anual del planeta para proveer comida y energía y para reciclar todos los desperdicios generados. En el informe anterior, de 2001, el porcentaje era de un 21%.
“Según las proyecciones actuales la humanidad estará usando recursos naturales por valor de dos planetas en 2050, si es que esos recursos no se han agotado para entonces”, según la organización. “La gente está convirtiendo los recursos en desperdicios más rápido de lo que la naturaleza puede convertir los desperdicios otra vez en recursos”.
Aunque en la reciente Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático de noviembre 2006 en Nairobi los gobiernos de las naciones representadas no han tomado acciones más decididas, se ha llegado a reconocer la necesidad de reducir las emisiones en un 50% para 2050. En la reunión que se celebrará el próximo año en Indonesia tendrán la última oportunidad para negociar en firme los recortes de emisiones necesarios para que el calentamiento global no supere el peligroso límite de los 2ºC.
Según responsables de WWF, aún no se ha fijado un calendario para reducir las emisiones de CO2 a partir de 2012, año en que finalizan los compromisos establecidos en Kioto: es necesario que se llegue a un acuerdo y que las negociaciones al respecto finalicen, como muy tarde, en 2008. Todavía queda mucho por hacer y hay poco tiempo para actuar: los devastadores efectos del cambio climático no pueden ser ignorados y los países ricos deben asumir el liderazgo a la hora de dar los próximos pasos. Pero también los países en desarrollo deben comprometerse en este sentido.
Quizá el impulso dado a las energías limpias, con la reciente firma del acuerdo del ITER en París contribuya a mejorar las perspectivas futuras. La firma por los representantes de la Unión Europea, Estados Unidos, Rusia, Japón, China, India y Corea del Sur fija el marco jurídico y financiero del proyecto ITER, el reactor termonuclear experimental de fusión que será construido en el sur de Francia.
El ITER es el proyecto científico tecnológico de mayor envergadura emprendido hasta ahora en el mundo y tiene como fin obtener una fuente de energía limpia y barata basada en el modelo de fusión de las estrellas. Tiene un coste presupuestado de más de 10.000 millones de euros y se empezará a construir en 2008. No estará listo hasta diez años después. La UE aportará el 50% de los 4.570 millones de euros que costará su construcción; los otros seis socios aportarán un 10% cada uno, de forma que haya un excedente de dinero como fondo de reserva. La explotación durante 20 años del reactor costará 4.800 millones, de los que Europa aportará el 34% y el resto de socios el 11%.

Por Juan Antonio Bernedo

Fuente: notas de prensa de WWF/ ADENA, octubre y noviembre 2006 y prensa diaria de 21 noviembre.
Referencia: Sobre el cambio climático en WWF.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

Comentarios

Sin comentarios aún.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.