NeoFronteras

La memoria de las mariposas

Área: Biología — miércoles, 12 de marzo de 2008

Las mariposas retienen recuerdos de su vida anterior como orugas a pesar de haber pasado por una metamorfosis.

Foto
Larva de Manduca sexta. Foto: UCRiverside.

La metamorfosis es sin duda algo que parece misterioso a los ojos de un profano. La transmutación, en unos días, de una fea oruga en una bella mariposa parece sin duda milagrosa. Los expertos nos dicen que durante la metamorfosis el interior de la pupa se transforma en poco más o menos que una sopa celular y que éstas reorganizan el cuerpo del organismo para crear el ejemplar adulto. Pensar que la mariposa retenga recuerdos de su vida como oruga parece inverosímil en este contexto, pero según han probado unos investigadores de Georgetown University, al menos las polillas de la oruga del tabaco (Manduca sexta), sí que retienen recuerdos tras la metamorfosis.
Demostrar este tipo de cosas no es fácil. Los investigadores tuvieron que entrenar primero a las orugas y luego comprobar si lo aprendido estaba en el cerebro de las polillas adultas. Para ello hicieron que las orugas asociaran un olor determinado con el dolor provocado por la descarga de una pequeña corriente que los investigadores administraban cuando dicho olor estaba presente. Con esto los investigadores pretendían conseguir que estos insectos evitaran el olor en cuestión por asociación. Sorprendentemente cuando las polillas adultas emergieron de sus crisálidas también evitaron el olor cuando éste estaba presente. Esto demuestra que retenían lo aprendido de cuando eran orugas. Por tanto, este resultado provoca preguntas sobre la organización y persistencia del sistema nervioso durante la metamorfosis.
Martha Weiss, la autora líder del estudio, dice que la idea de que las experiencias de la oruga persistan en la mariposa adulta excita la imaginación y desafía la concepción asentada sobre la metamorfosis. La pregunta sobre si la memoria sobrevivía a la metamorfosis ha estado planteándose durante cientos de años. El cerebro y el sistema nervioso de las orugas es dramáticamente reorganizado durante el estadio de pupa y no se creía que pudiera quedar memoria de su etapa anterior al llegar a su etapa de adulta. Pero en vista del resultado lo difícil ahora es explicar cómo pueden sobrevivir los recuerdos a cambios tan drásticos.
El descubrimiento sugiere que la retención de recuerdos depende de la madurez del cerebro de las orugas. Cuando las orugas eran más jóvenes de tres semanas aprendían a evitar el olor, pero olvidaban lo aprendido de adultas en su etapa de polilla. Si las orugas tenían más de esas edad entonces recordaban la información.
La consecuencia de esta capacidad tiene repercusiones evolutivas y ecológicas, ya que la persistencia de la memoria podría permitir a la mariposa adulta (o insecto adulto) reconocer el tipo de planta sobre el que se ha alimentado en su fase de oruga y poner ahí sus huevos en su fase de adulta.
Estos mismos investigadores pretenden seguir estudiando las habilidades memorísticas y de aprendizaje de insectos no sociales y cómo las usan para adaptarse al ambiente.

Fuentes y referencias:
Georgetown University.
Artículo en PLoS ONE.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

1 Comentario

  1. radek:

    Creo que aún más sorprendente que el que la mariposa retenga memorias de cuando era oruga es que siga utilizando los mismos “drivers” para su nueva “nariz”.
    Dicho de otra manera: Si a mí me convirtieran en abeja, aunque pudiese mantener el recuerdo de los colores, no sabría cual es cual con mis ojos de abeja.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.