NeoFronteras

La poligamia dejó una marca en el genoma humano

Área: Genética — jueves, 2 de octubre de 2008

Según un estudio sobre la variación del ADN parece que a lo largo de la historia de la humanidad unos pocos hombres han tenido más representación en el acervo genético común humano que el resto.

Foto
Países (en verde) en donde la poligamia está permitida legalmente. En el resto puede darse de manera efectiva. Foto: Wikimedia.

Un estudio reciente encuentra una huella genética que nos dice que a lo largo de la historia un número pequeño de hombres han mantenido relaciones con más mujeres que sus congéneres. Por tanto, los últimos diez mil años de poligamia habrían dejado una marca en nuestro genoma.
Michael Hammer, de University of Arizona y unos de los autores del estudio, dice que los primates de los que descendemos eran polígamos y que incluso los humanos somos todavía ligeramente polígamos, y por esta razón se debe de notar a nivel genético.
Aclaremos primero que la poliginia es la forma más común de poligamia, y habitualmente se confunde con ella. La poliginia es el tipo de relación por la cual un varón tiene dos o más esposas al mismo tiempo. Cuando una mujer es quien tiene dos o más esposos se llama poliandria. La poliginia es y ha sido más común que la poliandria entre las sociedades humanas.
Para encontrar esta historia genética oculta, Hammer y sus colaboradores secuenciaron ADN de 90 personas procedentes de seis grupos étnicos distintos: melanesios, vascos, chinos, mandenca, biaka y san. Los tres últimos grupos son originarios del continente africano.
Descubrieron más diferencias genéticas en el cromosoma X de lo que cabría esperar si el mismo número de varones y hembras se hubieran emparejado por igual a lo largo de la historia humana. La única explicación que encuentran a este patrón es una gran difusión de la poliginia durante un gran periodo de tiempo.
A lo largo del tiempo este patrón de comportamiento produce más diferencias genética en el cromosoma X que en otros cromosomas. Esto se debe a que las mujeres tienen dos copias de este cromosoma mientras que los hombres tienen sólo una. En otras palabras, la diversidad surge porque algunos hombres no consiguen pasar sus genes a la siguiente generación, mientras que las mujeres sí lo hacen.
El análisis refleja toda la historia humana, mientras que la supuesta monogamia reciente no ha dejado todavía marca en nuestro genoma, ésta sería un accidente puntual y tardío desde el punto de vista evolutivo.
Hammer añade que muchas sociedades practican alguna forma de poligamia. Incluso en la civilización occidental, en donde no se pueden tener legalmente múltiples esposas, algunos hombres tienen hijos con más de una mujer, produciéndose una poliginia efectiva. Recordemos que según los análisis de ADN un 10% de los niños (este porcentaje varía entre países y distintos estudios) no tienen como padre biológico al padre oficial.
Según Dmitri Petrov, de Stanford University y no relacionado con este estudio, era de esperar que la poliginia apareciera en este estudio. Petrov también ha descubierto este mismo patrón genético en moscas de la fruta.

Fuentes y referencias:
Artículo en PLoS genetic (abierto).
Noticia en Newscientist.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

8 Comentarios

  1. Jose Ignacio:

    Según he leído por algún sitio que no recuerdo, 1 de cada 100 personas del mundo, somos descendientes de Gengis Khan. Por estadística supongo.

    Curioso.

    Saludos.

  2. pablo:

    Bueno, aquí en Europa en la edad media, estaba el derecho de pernada, que otorgaba a los señores feudales pasar la primera noche con una joven recién casada, como bien se puede leer en la fantastica novela, “la catedral del mar”, aunque no acabo de entender por qué se estudia el cromosoma X, en vez del Y, ya que el Y lo aporta solo el padre, y el X viene de la madre y del padre, uno de cada si es mujer y solo uno si el hijo es barón, si no hubiera mucha diferencia entre los cromosomas Y, querría decir esto que hay pocos Y originales, es decir que provendrían de unos pocos padres, agradecería mucho que alguien me lo esplique.

    Saludos, especialmente a Tomás.

  3. tomás:

    Pablo:
    En efecto, yo había pensado lo mismo. Parece ser que lo correcto es estudiar la variabilidad femenina a partir del ADN mitocondrial y, la masculina, con el cromosoma Y, propio sólo de los varones.
    De todas formas y si nos permitimos un poco de humor, diría que el estudio adolece de un defecto grave al incluir a los vascos porque tergiversan cualquier resultado de este tipo estudios: como todo el mundo sabe, un vasco puede nacer donde le de la gana.
    Un saludo.

  4. Alejandro Sánchez:

    Se nota el racismo visceral de algunos. Ya en otro estudio se determinó que el auscadi tiene una ascendencia genética propia. Quizás porque son los únicos que no fueron tan influidos por la mixtura de bárbaros godos y bereberes que cayó sobre la península ibérica por mil años. Una ventaja genética por cierto, porque los híbridos siempre tienen más ventaja evolutiva.

  5. tomás:

    Muy estimado Alejandro Sanchez:
    Supongo que tu comentario, el 4, va por mí y lamento sinceramente haberte dado esa sensación, porque no me tengo por racista, pero es poco acertado juzgarse a sí mismo.
    Uno de mis mejores amigos es Imanol, vasco naturalmente, grandón, sincero, buenísima persona, que fue quien precisamente me dijo esa especie de contradicción bromista. De él sí que puedo afirmar que nada tiene de racista; menos contra los suyos, imagino. Tiene, por supuesto, sentido del humor y le llamé para contarle lo sucedido. Así que me volvió a contar el chiste completo que yo ya no recordaba: Alguien hablaba con Jesucristo y le decía -Pero hombre ¿cómo es que siendo hijo de Dios se te ocurre nacer en Belén? y Cristo respondió ufano -es que los vascos nacemos donde nos da la gana.
    Espero que la Santa Inquisición no se ofenda por mis palabras o me recordará a los fundamentalistas islámicos que tanto se enfadaron por lo de Mahoma y su bomba y desearía que estos no se molestasen al nombrarles, pues me harían pensar en la Santa Inquisición. Ya ves que esto es una rueda de despropósitos.
    Quizás lees muy deprisa y no has caído en que digo: “si nos permitimos un poco de humor”, precisamente para evitar críticas de aquellos que carecen de ese sexto sentido que hace soportar mejor las inclemencias de la vida.
    Además, si tiene razón Pablo y, puesto que García, que como sabes es vasco y el más común, con diferencia, entre los apellidos españoles ¿quién podrá decir que no hay un vasco entre sus ascendientes?.
    De todas formas, te ruego me excuses si te he ofendido, porque no era mi intención hacerlo. Ni a ti ni a ningún vasco, ni a ninguna otra etnia real o imaginaria. Yo trato con personas, no con razas ni con inventos que separen a los seres humanos.
    Azken agurra.

  6. pablo:

    Señor Alejandro Sánchez

    Está claro que el comentario de tomás, no es racista, pero parece que solo los vascos pueden contar chistes de vascos, no sea manipulador hombre.

  7. NeoFronteras:

    Estoy seguro que nadie quería herir la sensibilidad de nadie. Es lo malo de la falta de entonación del lenguaje escrito, es difícil saber cuando se está bromeando.

  8. tomás:

    Agradezco tanto a Pablo como a Neo sus comentarios 6 y 7, pero no puedo estar de acuerdo con ellos.
    Estoy seguro que Alejandro Sanchez no es manipulador. Le admiro por lo extenso de su cultura -y lo profundo en varios temas, que con tanto acierto expone.
    Por otra parte, si bien a lo escrito le falta la entonación e incluso la expresión del rostro y la corporal, ello queda compensado -en mi opinión- por otros recursos de los que la literatura universal da sobrados ejemplos.
    Por todo ello achaco su juicio sobre mi escrito a que ha leído precipitadamente. He observado que está dolido con la marcha del mundo o, al menos, eso me parece al leerle. También creo, como él que la humanidad está cavando su tumba tan aprisa como puede; en esto parece que estamos los cuatro de acuerdo. A mí, aun así, no puedo evitar que me inunde el humor, incluso el negro. ¡Qué no se enfade nadie, por favor!

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.