NeoFronteras

Proyectos para futuros telescopios

Área: Espacio — Jueves, 22 de Enero de 2009

Gracias al Ares V se podrían poner en órbita telescopios gigantes que nos abrieran nuevas ventanas al Universo.

Foto
Comparativa entre un telescopio monolítico de ocho metros y el Hubble. Foto: NASA.

En este Año Internacional de la Astronomía algunos miembros de la NASA sueñan con que algún día se pueda poner en órbita telescopios gigantes como jamás antes los habíamos esperado. Harley Thronson, líder de los estudios conceptuales avanzados del Goddard Space Flight Center, dice que gracias al Ares V será posible.
Ares V es parte del sistema que, en teoría, si hay dinero y voluntad, conseguirá poner al hombre otra vez sobre la Luna. Es un lanzador de cargas pesadas capaz de poner en órbita 180 toneladas (el equivalente a 17 autobuses escolares), seis veces más peso y tres veces el volumen que la actual lanzadera espacial puede colocar. Con esa capacidad se podrían poner telescopios enormes en órbita, donde la ausencia de atmósfera permite observaciones libres de turbulencias las 24 horas del día. Cuanto mayor es el espejo primario de un telescopio mayor es su poder de resolución y mayor la cantidad de luz que puede recoger.
Con el Ares V se podría poner un telescopio con un espejo monolítico de 8 metros de diámetro a un costo aceptable y sin demasiados riesgos. Tendrían un resolución tres veces superior a la del Hubble (con sus modestos 2,4 metros) y recogería 11 veces más luz.
Pero el Ares también podría transportar un telescopio segmentado de 16 metros denominado ATLAS (Advanced Technology Large-Aperture Space Telescope), que proporcionaría una ciencia espectacular. Sería 2000 veces más sensible que el Hubble y proporcionaría imágenes con una resolución siete veces mejor. Observaría en el visible y UV.
Con ATLAS el descubrimiento de planetas habitables estaría a la vuelta de la esquina, ya que podría detectar planetas de tipo terráqueo en otros sistemas solares dentro de una esfera de 70 años luz de radio centrada en la Tierra. Podría además medir sus espectros en busca de señales del oxígeno libre, o del vapor de agua. Además proporcionaría datos importantes para entender los agujeros negros supermasivos en los centros galácticos.
Pero también se podría diseñar un telescopio similar en el infrarrojo de 8 o 16 metros que permitiría entender la formación de las primeras estrellas y galaxias, y observar muy cerca del borde del Universo visible.
Incluso se podría poner en órbita un telescopio de rayos X similar al Chandra, pero de 8 metros de diámetro (1000 veces más sensible) que permitiera ver los primeros agujeros negros formados justo después del Big Bang.
Quizás, si se encuentra el dinero en estos tiempos de crisis, todos estos sueños sean posibles, pero curiosamente nadie se pregunta qué telescopios podríamos tener ya en órbita si se hubiera utilizado el Saturno V para ese fin hace décadas o qué hacen los astronautas de la estación espacial, aparte de medirse la presión arterial continuamente, en un “hotel” tan caro.

Fuentes y referencias:
Nota de prensa de la NASA.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

4 Comentarios

  1. Angel Trillo:

    Una propuesta apasionante sin duda. Con el éxito que Hubble ha cosechado, no creo que pongan impedimentos para este tipo de proyectos.
    Una cosa que no entiendo del todo es cómo van a ponerlo en órbita, si de una pieza o construyéndolo por partes allá arriba.

  2. NeoFronteras:

    Se lanzarían de una sola vez. O bien de tipo monolótico como el que se muestra en la foro dentro de la cofia del cohete o plegado dentro y luego se despliega si mide más de 8m de diámetro.

  3. AMENITO:

    Es una noticia interesante, así se podrán descubrir nuevos planetas.

  4. lluís:

    Me estoy partiendo de risa ante la pregunta esa de “¿qué hacen los astronautas de la estación espacial, aparte de medirse la presión arterial continuamente..? Esta es la cuestión. ¿Qué hacen? Y es bien cierto que con toda esa gama de telescopios allá arriba tendríamos una ciencia espectacular. El Hubble ha proporcionado imágenes y conocimientos espectaculares.No hace falta ser un soñador para imaginar lo que podríamos llegar a conocer con esos telescopios proyectados, al menos, en mente. Pero en tiempos de crisis el dinero para esos proyectos quizás peligre.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.