NeoFronteras

Fusión para eliminar residuos radiactivos

Área: Medio ambiente, Tecnología — Miércoles, 4 de Febrero de 2009

Físicos de la Universidad de Texas en Austin han diseñado un sistema que, cuando esté completamente desarrollado, podría usarse para eliminar los residuos radiactivos de las centrales nucleares.

Foto

Este sistema, en teoría, haría que la energía nuclear de fisión sea mucho más limpia de lo que lo es en la actualidad. La idea es crear un reactor de fusión nuclear que destruya de forma barata estos residuos. Según Mike Kotschenreuther, este sistema podría permitir el abastecimiento de energía sin casi emitir gases de efecto invernadero.
Sin lugar a dudas, los residuos generados por las centrales nucleares son un problema. La vida media de los transuránidos generados en la fisión tienen miles de años y al abastecernos de energía en el presente legamos una carga radiactiva a las generaciones futuras. Además, los residuos radiactivos son muy caros de manipular y almacenar. Sólo en los EEUU se llegará a almacenar 77.000 toneladas de residuos nucleares para 2010.
La parte central del sistema que estos investigadores están desarrollado es el Compact Fusion Neutron Source (CFNS) que proporcionará los neutrones necesarios a través de la fusión nuclear para “incinerar” los residuos radiactivos producidos en la fisión.
El primer paso es procesar los residuos en reactores de fisión LWR (light water reactors o reactores de agua ligera), una manera habitual y económica de hacerlo. Este proceso produce además energía y elimina parte de los transuránidos.

Foto
Esquema del proceso. Foto: Angela Wong.

En el segundo paso se llevan al CFNS los residuos obtenidos en el primer paso. El reactor de fusión es rodeado por estos residuos y éstos van trasmutándose a otros isótopos más inocuos con una eficacia del 99%. Uno solo de estos dispositivos destruiría residuos procedentes de 10 ó 15 reactores LWR. En este paso también se produce energía.
El CFNS está basado en un modelo de fusión de tipo tokamak. En su anillo central un plasma de fusión de hidrógeno es confinado por campos magnéticos. Las reacciones de fusión producirían los neutrones necesarios para transmutar los transuránidos. Este método es la mejor manera de producir estas partículas en el menor espacio posible.
La producción de energía mediante fusión pura es la meta de los científicos del campo, pero esta idea de la fusión-fisión (por otra parte, una idea a la que se le ha venido dando vueltas desde hace tiempo) puede ser un paso intermedio o una manera de destruir los residuos nucleares ya almacenados.
Se espera que para 2050 se disponga de energía de fusión.

Fuentes y referencias:
Nota de prensa de a Universidad de Texas en Austin.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

21 Comentarios

  1. ___Emilio:

    Nos vemos en el 2050 entonces.
    Hasta esa fecha… 40 años de ¿qué?
    Una pregunta que me hago usualmente es ¿qué pasaría si la fusión fuera factible e implantable?… quizás aceleraría el proceso de destrucción planetaria.
    No creo que tener energía ilimitada y “barata” nos haga preocuparnos por su uso racional… amén del consumo de recursos que permitiría que, libres del peso de la energía, deforestemos, extraigamos y fundamos arboles, materiales y todo lo que se quiera… dejando exhausta a la pobre tierra… ¿qué triste, no?

    Saludos

  2. Gerardo Sanchez:

    ….”libres del peso de la energía, deforestemos, extraigamos y fundamos árboles, materiales y todo lo que se quiera… dejando exhausta a la pobre tierra”…

    Emilio tu comentario es contradictorio, si tenemos energía ilimitada, ¿por que vamos a deforestar arboles? Si lo que estas pensando es en usar árboles para la fusión, deberías enterarte entonces que el material usado para la fusión es el hidrógeno, y el que hay en los océanos serviría para miles de años de consumo (no vayas a decir ahora que nos vamos a quedar sin océanos).

  3. tomás:

    Gerardo, te equivocas. Emilio tiene razón. El problema consiste en que con mucha más energía la población aumentará y con ello el consumo de los recursos naturales, que son finitos.
    Un saludo.

  4. ___Emilio:

    Como mi mayordomo dice :) :) , la energía ilimitada hará que sea más fácil que más gente tenga más casas y todos iremos a Ikea a comprar más muebles…
    La madera (y la tierra) siempre será la misma (dudo que se acometan programas salvajes de reforestación… en primer lugar porque los bosques tropicales han sido expoliados y su suelo ya no es fértil, y el que aún es fértil está cubierto de plantaciones de palma (aceite)).
    Es eso: quizás una energía barata es el comienzo del fin de nuestra civilización.
    Por lo menos es el comienzo del consumo de más y más recursos… depende de la fe que tengamos en el ser humano ese consumo desaforado tenga un limite “legal”, porque real lo tiene: goodbye, and thank you for all the fish” ;)

    Don´t Panic.

  5. NeoFronteras:

    Es probablemente un problema del modelo económico, en el cual los gastos de destrucción del medio ambiente no se cargan sobre el que efectúa esa destrucción (sean personas o empresas).
    La Historia dice que cuanta más energía ha estado disponible por el ser humano mayor ha sido la destrucción del medio que ha producido. Antes, para producir una lechuga se gastaba una energía equivalente a la contenida en la misma. Ahora entre, abonos, riego, maquinaria agrícola y transporte, consumir una lechuga significa gastar varias veces más energía que la que ella misma proporciona.
    Da igual la fuente de energía de la que dispongamos (renovable o no, limpia o sucia) o de la población que seamos (seguro que muchos, por desgracia), una administración insensata producirá un desastre inmensurable de seguro, aunque sea más tarde. Un control de la población y la disponibilidad de fuentes de energía apropiadas son condiciones necesarias, pero no suficientes.
    No es solamente que estemos llevando a cabo una mala administración de la energía, es una mala administración del suelo, de los mares, de los bosques, de la atmósfera, de los minerales…
    La mala administración del medio sólo pasa las cuentas a largo plazo, cuando los culpables han muerto o han huido. Es el sistema económico el que se lo permite. Algunos dementes ya hablan de “adaptarse” al cambio climático para así seguir haciendo lo mismo.
    Seguimos en la caverna, el más rico tiene la admiración de los demás y cubre a las hembras más atractivas, independientemente de cómo se ha hecho rico. El fin es lo que a la gente le importa, independientemente del medio para llegar a él. Incluso la ostentación de la riqueza es más importante que la riqueza misma, como algunos reformadores de despachos oficiales y viajeros de automóviles de lujo con chófer nos demuestran continuamente.
    En ciertos países es incluso más grave, y se monta todo un sistema económico para, ¿cómo expresarlo? ¡Ah!, sí, para robar impunemente a los demás en toda clase de timos piramidales, y en los que casi todo el mundo está además ansioso por participar para así timar a su vez a otros.
    No debería de ser tan difícil crear una sociedad donde se premien los méritos, la creación de riqueza, el respeto por los demás, la cooperación, el cuidado al entorno, etc. El problema es que la sociedad es así porque la formamos todos y toleramos, con nuestras acciones cotidianas de cada día, la picaresca ajena. A veces porque creemos que algún día lo podremos hacer nosotros (si no lo hacemos ya), otras veces porque simplemente mendigamos el “afecto ajeno”, y ser diferente te convierte, además de en pobre, en un paria social. El problema es alcanzar la suficiente masa crítica de gente honesta para que la cooperación sea fomentada y la deserción denostada.
    La pregunta no es si podremos solucionarlo, no es si sobreviviremos, sino si merecemos sobrevivir. ¿Cuánta gente honesta podremos encontrar antes de llegar a nuestra auto-Gomorra? Quizás ni siquiera haya alguien que pueda tener la oportunidad de convertirse en estatua de sal.

  6. lluís:

    El comienzo del fin de nuestra civilización lo es tanto con la energía barata como con lo energía escasa y por tanto cara. Así que en esta disyuntiva más vale ir haciendo mutis por el foro, con una energía barata. Por otra parte si se desea energía barata, la cosa es sencilla, situamos un acelerador de partículas en órbita baja alrededor del Sol donde la energía es abundante; a millón y medio sobre la superficie del Sol, hay unos diez megavatios de potencia por metro cuadrado y con tal acelerador y ese potencia se podría fabricar antimateria y transportarla a la Tierra con contenedores magnéticos, aquí haríamos que materia y antimateria y se podría obtener una energía equivalente a la conversión de unos mil kilogramos de masa. Suficiente para toda la demanda eléctrica de la Península (e ínsulas) por dos o tres años…y luego otro viajecito. Bueno, hay un problema o tres: encontrar la tecnología apropiada (materiales que no se fundieran por ejemplo) y los dineros….Hay que ser optimistas, que veo mucho desánimo por aquí.

  7. lluís:

    Me dejé algo, aunque se puede intuir: “Aquí haríamos que materia y antimateria se aniquilasen..”. o sea, me olvidé “se aniquilasen”

  8. NeoFronteras:

    Estimado Lluís:
    Un cargamento de antimateria haciendo una reentrada en la atmósfera terrestre parece más bien espeluznante. Una explosión nuclear podría parecer poca cosa en comparación con un accidente de antimateria.
    La energía producida en el Sol se puede enviar de muchas maneras a la Tierra y de un modo más seguro. También se pueden poner paneles solares en órbita, con lo que el costo sería menor y el resultado más razonable.
    Pero todos esos proyectos obvian el escollo de la disipación de calor de todo sistema termodinámico. El consumo excesivo de la más sostenible y segura de las energías puede derivar en un calentamiento global igualmente.
    Aunque la idea de la producción de antimateria en grandes cantidades es absolutamente seductora para así poder viajar a las estrellas (un uso por otra parte absolutamente digno y ético). Lo malo es si los astronautas, al llegar a un determinado sitio, dicen proceder de un planeta Tierra que murió mientras viajaban.
    Quizás esa sea la razón de la ausencia de señales de vida inteligente (paradoja de Fermi). Puede que toda civilización sucumba a la explotación insensata de sus recursos antes de que puedan gastar bienes y energía en viajes interestelares. Recordemos que en tiempos de crisis siempre se alzan voces en contra de la astronáutica y de la ciencia, porque según ellos “son más importantes las personas que pasan hambre”.

  9. tomás:

    A Neo un aplauso por el análisis.

    A Emilio me alegra verle irónico. Su “Don´t Panic” yo lo convierto en Don Pánico. ¿Qué sucederá cuando los recursos falten de forma evidente? Me pregunto cómo va a reaccionar esta sociedad de superconsumo.

    A lluís: creo que te equivocas en la primera frase de 6.

    Un triste saludo.

  10. ___Emilio:

    ¿No es acaso la historia de la tierra una historia de una extinción? Desde el primer microsegundo en el que hubo algún aminoácido haciendo cosillas malas… se han ido frustrando los sueños de autorreplicación eterna de miles y miles y miles de “organismos”.
    Hola diplodocus, adiós diplodocus…
    Sinceramente no creo que nos vayamos a extinguir así como así, pero que ya las estamos empezando a pasar mal no lo dudo.
    También es cierto que con cada nueva fuente de energía más potente, el consumo total mundial se multiplica. El paso de la leña al carbón trajo la revolución industrial, el paso del carbón al petróleo, la tecnificación y el consumo salvaje, el advenimiento de la nuclear colaboró a seguir en el exponencial… y la fusión… santo dios.
    Desde hace 200 años, el ser humano se cree que esto es Jauja. ¿Estamos preparados para volver al carbón o a la leña?

    Ya esta bien de despotricar, Emilio!

    ok, tío.

  11. lluís:

    ¿Crees que me equivoco en “la primera frase de 6″, tomás? Ojalá. No me importaría nada equivocarme, porque ciertamente no me hace ninguna gracia que se extinga la especie humana, y más que nada porque pienso que cosas realmente asombrosas pueden suceder en el mundo de la ciencia en los próximos años. Pero son muchas las voces que dicen que el proceso que se está iniciando dirigido especialmente por el calentamiento global se va a encargar de mandarnos al carajo. Lo de la antimateria lo dije medio en serio medio en broma, en todo caso lo veo como algo realmente lejano y el peligro de la reentrada en la atmósfera con tal cargamento aún podría ser lo de menos con determinada tecnológia. Claro que un accidente con antimateria podría incluso desestabilizar el propio Sistema Solar (wow, menudo peliculón de ciencia-ficción más o menos barata pero aparatosísima según los cánones hollywodianos).
    A la pregunta de Emilio (si estamos preparados para volver al carbón o a la leña), pues ni lo estamos ni resultaría muy recomendable,al menos desde el punto de vista de la salud humana. Nuestros antecesores homínidos morían con los pulmones llenos de carbón por culpa de los fuegos que hacían en sus cavernas. Al menos un estudio decía eso. Y, sí en tiempos de crisis siempre se suele disparar contra la ciencia y no digamos la astronáutica. Tanto es así que un científico de la NASA (en busca de presupuesto para el espacio) dijo hace unos días que a los americanos no les va a gustar mucho si los chinos llegan a instalar una base en la Luna antes de que lo haga la NASA. Sin ser americano particularmente preferiría que fuera la NASA o la ESA la que pusiera bases en nuestra querida Luna, más que nada por seguridad. Por cierto son bastantes los que cargan contra la astronáutica aún en ausencia de crisis con ese paupérrimo argumento que señala Neo: “son más importantes las personas que pasan hambre”.

  12. NeoFronteras:

    Intentado ser más positivo, una energía barata y sostenible nos facilitaría las cosas a la hora de preservar los recursos, si quisiéramos. Incluso este sistema de fusión-fisión que se propone sería útil. No haría falta un reactor de fusión rentable, sólo uno que irradie suficientes neutrones.
    Y con fuentes de energía sostenibles o semisostenibles se puede dar un respiro al mundo y no plantar más palmas de aceite, soja y similares.
    Se pueden replantar bosques masivamente. En Japón ya se hizo y les funcionó. Aunque necesitaron siglos para recuperarse del desastre ahora tienen más de un 70% de su superficie cubierta de bosque, bosque replantado en su inmensa mayor parte.
    Si se quiere se puede. No existen límites que nos impidan una buena administración de los recursos (si no nos reproducimos como conejos, claro).
    Emilio tiene razón respecto a la pesca. Estamos a punto de acabar con ese recurso, pero se podría explotar de manera sostenible si se quisiera. ¡Pero no se hace! Es inaudito.
    Los escollos no son tecnológicos, físicos, naturales, etc. El escollo es la naturaleza humana. Cuando se analizan todos estos problemas el común denominador es que detrás está el egoísmo personal e inmediato de unas personas, que explotan un recurso a costa de lo que sea (incluso de su propio futuro) sin importarles los demás. Porque además, en el otro lado, siempre hay gente dispuesta a comprar esos productos pase lo que pase.
    Si la gente quisiera se acababa, sólo se necesitaría una masa crítica que ponga el límite, que boicotee la madera no certificada, que no entren en el juego y que no sean castigados por ello, que exijan a sus políticos, que instauren una democracia más real. Y hay que estar siempre vigilantes, porque el sistema siempre se reajustará para que los “listos” puedan aprovecharse.
    Y si hace falta se saca una ley y se prohíben los campos de golf en zonas secas, la venta de madera no certificada o la venta y fabricación de autos que consuman más de x litros de gasolina a los cien.
    Algunos objetos que eran hasta hace pocos años de lujo son ahora prácticamente de usar y tirar. Parece que hay que cambiar de ordenador cada dos años y de coche cada cinco y que todos debemos de aspirar a jugar al golf y a tener un yate. Incluso se fabrican objetos para que no duren. Es demencial. No podemos conducirnos así por el mundo y que encima nadie diga nada.
    No valoramos las cosas. Damos todo por sentado, nuestro bienestar, la Naturaleza, la salud de los mares, etc. No vemos lo que se avecina. Ni siquiera la gente quería ver una burbuja inmobiliaria que finalmente nos ha devorado a todos, pese a que algunos ya lo advertían (y eran o éramos tildados de todo menos de guapos). Todos los que se revolcaban en el lodazal especulativo, chapoteando paroxísticamente, no escuchaban o no quería escuchar. Y eran muchos, la mayor parte de la población española.
    No se trata de vivir a la soviética ni de ser verdes malolientes llenos de piercings y rastas (que los hay), pero teniendo un trabajo y una vivienda dignas lo único que necesitamos es un poco de tiempo para disfrutar de la vida y de nuestra libertad. La felicidad, una vez cubiertas las necesidades básicas, no está en los bienes materiales. No se trata tampoco de ser estúpidamente feliz (la vida per sé con sus limitaciones biológicas nos lo impedirá), pero siempre podremos apreciar el placer de las cosas pequeñas, un paseo por la montaña, saciar la curiosidad con los últimos descubrimientos, una afición…, y que cada cual pueda tener la posibilidad de encontrar o explorar su camino.

  13. lluís:

    Dudo muy mucho que ese discurso del anterior comentario de Neo, se vea reflejado alguna vez en el programa de algún partido político. No ya reflejado, ni tan siquiera discutido en algún borrador, y no tanto por los propios políticos, sino porque la gente no quiere oír hablar de estas cosas, al menos una gran mayoría de gente. El por qué, lo acaba de explicar Neo, y es que somos como somos. Más de una vez he oído decir por qué no me voy yo a comprar un 4×4 tipo tanque, si el vecino de abajo se piensa comprar uno pasado mañana. Hay lo que hay.

  14. Sergio:

    Una fuente de energía limpia, renovable y prácticamente ilimitada dotaría al ser humano de un poder descomunal. Voy a tratar de escudriñar ese poder en la medida en la que me sea posible con mis limitados conocimientos y dejándome gran cantidad de temáticas a tratar.
    Sería posible volver a rehabilitar parcialmente todos los recursos que hemos consumido y hacer que el impacto del ser humano sobre la tierra se redujera al de siglos atrás. Podrían proporcionarse recursos hídricos a prácticamente cualquier lugar por árido que fuera y así restaurar la vida vegetal de antaño. Al disponer de energía barata, dejaría de ser una fuente de ingresos económicos y así mismo no se prestaría a manipulación. La contaminación sería mucho menor debido a que la mayor aportación actual a es la debida a la producción de energía. Se podrían producir alimentos y materiales necesarios para nuestra vida cotidiana de manera mucho más sostenible, incluso se llegaría a controlar el clima y otros muchos cambios tendrían lugar.
    La duda reside en la siguiente pregunta, ¿está el ser humano preparado para tener tal poder? Parece ser que no.
    Gran parte de la gente que defiende insistentemente el nocivo efecto de las personas en el planeta, últimamente centrado mayoritariamente en torno a la rápida variación de la temperatura media que año tras año estamos experimentando, no lo hace por el bien del planeta, si no porque es su trabajo, y eso le proporciona unos ingresos. Incluso se declaran zonas protegidas así como parques naturales en parajes perfectamente conservados por la gente que ahí reside con el único fin de explotar los recursos monetarios que derivan de ello, es patético. Nos guste o no el motor que nos mueve a todos es el dinero, es un gran problema, pero quizá sea también la solución.
    Por lo que parece el ser humano sólo reacciona cuando la situación está al límite y en este caso se trataría de sobrevivir o de no hacerlo. Ese momento llegará tarde o temprano y ahí precisamente será cuando se tomen medidas reales, ¿estaremos a tiempo?
    No es posible que una legislación adecuada acabe con todos estos problemas porque como muy bien señala el dicho popular, hecha la ley, hecha la trampa, y no es posible porque la honradez humana unánime es una ilusión. Dicho esto parece ser que el único camino viable sería la desaparición de la economía en un mundo utópico con la correspondiente privación de libertades donde no existiría más que un único camino.
    Neo nos plantea una pregunta final en el punto 6, ¿merecemos sobrevivir?, que sería la primera a la que habría que responder, pero yo voy a plantear otra, ¿merecería la pena sobrevivir en la utopía que he planteado?

  15. NeoFronteras:

    Estimado Sergio, usted afirma que

    “Gran parte de la gente que defiende insistentemente el nocivo efecto de las personas en el planeta, últimamente centrado mayoritariamente en torno a la rápida variación de la temperatura media que año tras año estamos experimentando, no lo hace por el bien del planeta, si no porque es su trabajo, y eso le proporciona unos ingresos.”

    Esto es un argumento negacionista y pone en duda el trabajo de cientos de científicos que durante muchos años han trabajado en el campo y que cobrarían lo mismo a fin de mes independientemente del resultado obtenido. Les sería más rentable trabajar para una petrolera, y le puedo asegurar de primera mano que pagan muy bien. Ahí están la moral y los escrúpulos de cada cual para trabajar en una petrolera, una maderera o en tantas otras industrias que sí tienen intereses y muy claros.
    Muchos de estos científico pecan precisamente de lo contrario y ante la acusación de alarmismo son muy cautos. Ellos saben que la situación es mucho peor de lo que sale a luz pública.
    Otra cosa son ONG de medio pelo que aprovechándose de la buena voluntad de la gente y de la subvención de turno montan su pequeño negociete, que de todo hay en este mundo, y la codicia y la falta de ética se propagan por todo el espectro político, incluso es mucho peor cuando se da en ciertas organizaciones que presumen de lo contrario. También se le podría dar información al respecto de primera mano.
    En cuanto a lo de los parques que menciona carece de lógica. Si se han conservado ciertos parajes es precisamente porque se han protegido o que merecía la pena protegerlos antes de que fueran destruidos.

    En el pasado, cuando se han tenido que proteger los recursos naturales, se ha tendido que restringir la libertad. Era la diferencia entre sobrevivir y no hacerlo. Francamente, es difícil defender la libertad de poder comprar un 4×4 de 3000cc cuando se vive en la ciudad. Sí merece la pena vivir sin la libertad de poder comprar ese tipo de vehículos. Aunque bastaría un impuesto de duplicara su precio y uno de circulación especial extremadamente caro.

  16. Sergio:

    Voy a tratar de aclarar a lo que me refería en la afirmación que usted cita en el punto 15, en la que no me refería al mundo científico, porque su opinión no llega al público o lo hace con poca fuerza, y sí se dedican a realizar sus estudios con la mayor claridad, precisión y objetividad posibles con todo el esfuerzo que ello conlleva y probablemente sin una remuneración acorde. Sino más bien al mundo político, que controla y del que dependen muchísimos medios de comunicación y que como ya mencioné, en la mayor parte de los casos usan la ecología como una herramienta electoralista con la que poder enriquecerse.
    En cuanto a las zonas protegidas, yo también podría proporcionarles información fidedigna de la gestión y la promoción de estos entornos, no en todos, pero sí en muchos. Hay parajes que se han conservado tal y como siempre han estado no porque se hayan declarado en un régimen especial, sino porque la gente que ahí ha vivido los ha mantenido así y es algo que quiero remarcar. Ahora que es lo que ocurre, que la avaricia del ser humano lo está corrompiendo todo. Voy a poner un ejemplo que sin citar su ubicación es real. Se trata de una zona en el norte de España con una superficie de unas 32000 Ha donde el ecosistema estaba intacto, únicamente modificado por el cambio climático. Se ha declarado zona protegida y todo ha cambiado drásticamente, se han instalado miradores, restaurantes y hoteles donde antes no los había, los guardias forestales están continuamente atravesando las pistas con sus todoterrenos súper contaminantes, hay una gran afluencia de turistas que dejan cantidades ingentes de basura por el monte y se ha constituido una comisión de 42 personas que están enriqueciéndose gracias a la subvención que reciben del estado, y cuya labor por lo visto es acabar de destrozar un paraje que hace pocos años era virgen y ahora es lo que es.
    Siento haberme salido de la temática fisión-fusión nuclear, saludos y espero que analicen y entiendan mi postura.

  17. NeoFronteras:

    Pues sí estimado Sergio, también hay de esos: chupópteros de la subvención; gestores de lo verde que con su gestión destruyen el entorno y ganan réditos electorales y crematísticos; políticos que utilizan parques naturales como si fueran su finca privada y por la que pasean a sus amiguetes y familiares; progres vagos, hijos de millonarios de vida alternativa que, cuando las cosas vienen mal dadas y se han cansado del discurso político y de hacer viajes al tercer mundo con el dinero de los demás, tiran del paracaídas familiar porque no tienen ni oficio ni formación; “ecolojetas” de medio pelo que nunca han leído un libro y presumen de saber de ecología mientras liberan visones de una granja en el monte; vegetarianos de media zanahoria que agreden a científicos con la excusa de la mala experimentación animal; cerdos que no se lavan con la excusa de la vida alternativa, especuladores inmobiliarios que prenden el monte; señores que compran una casa a dos metros de la playa y que luego defienden furiosamente que no se edifique más para preservar el entorno… y su privilegio; etc. Sí, los hay. Lo que hay que hacer es denunciarlos y no dirigirlos la palabra, no votarlos…
    En el otro lado, los que no hacen ni presumen ni dicen, probablemente son muchos más. Hay que concienciarlos.

  18. RicardM:

    Sergio ha abierto el tema y me permito la libertad de un apunte. En cataluña se ha estrenado el “mobing” agrícola. Propietarios de segundas residencias denuncian a agricultores porque los cocleos de las gallinas no les dejan dormir (los fines de semana, claro) y el olor de la gallinaza se superpone al Chanel no 5 de la señora. Y esto no es lo peor. Lo peor es que algunos jueces dan la razón a los que pretenden exportar los hábitos urbanitas al campo y hay sentencieas condenatorias contra algunos agricultores. Se ha llegado al extremo de silenciar con esparadrapo los cencerros del ganado para no molestar a los señoritos. Probablemente los agricultores no sean el mejor ejemplo a seguir en cuanto a hábitos ecològicos, pero, en un contexto de derrumbe de los sectores secundario y terciario, el acoso y derribo a que son sometidos alcanza el puro esperpento.

    No vamos bien.

    Saludos.

    PD: perdón por el off-topic.

  19. ___Emilio:

    RicardM:

    ¿Eso está pasando en cataluña? Increíble.
    Será que quieren que el campo sea un parque de atracciones, con su paisano con boina (pero que sea un contratado por empresa temporal para hacer de cateto los fines de semana), con un campo verde verde a base de abonos e improductivo y con los perritos de la vieja ricachona como único animal posible.
    Mobbin agrícola… lo que me faltaba por ver.
    Ahora solo hace falta que unos chimpancés sean liberados por Tierra Llure y que colonicen el ampurdá y se dediquen a rayar los 4×4 y robar comida: el fin del mundo tal y como lo conocemos.

    Están locos… si lo bonito del campo es el olor a naturaleza!

  20. NeoFronteras:

    Estimado RicardM:
    Me temo que en el resto de España también hay ese tipo de “mobing” y en todas sus variantes. El sistema consiste en que el cacique local declara urbanizable ciertos y específicos terrenos (dejemos a la imaginación del lector las razones, seguro que acertará). Luego se construye, llegan los vecinos y resulta que hay una explotación agropecuaria cerca. Los vecinos lo denuncian y el ganadero tiene que abandonar su granja y construir una nueva más lejos. Lo triste es que quizás no sea la primera vez que tiene que hacerlo debido a los caprichos de las declaraciones de zona urbanizable, que como todos sabemos es un fenómeno dificilísimo de estudiar por ciencia alguna.
    Esto se da en zonas rurales aledañas a ciudades importantes, debido a la carestía de vivienda en grandes urbes y su periferia. La gente al final tiene que irse a vivir a zonas rurales y luego conduce todos los días a donde sea (el transporte público es obviamente deficitario). Automáticamente la vivienda también se encarece allí y de paso se dejan medio sueldo en gasolina, con las emisiones de CO2 que eso significa.
    Como se ve todo es muy ecológico, pero en el camino se han enriquecido unos pocos a costa de las hipotecas de muchos y la ruina de unos cuantos.
    Paradójico un país en el que un metro cuadrado de terreno es más caro que un ordenador de última generación un millón de veces más potente que el que se necesitó para ir a la Luna, un país en el que todos podamos tener el último chisme electrónico, pero no un sitio digno donde vivir, un país con una de las menores densidades de población de Europa.

  21. ___Emilio:

    Yo estoy poco informado de casos similares por mis latitudes. Por lo que Mricard dice es más bien un fenómeno “pallés” (el campo en el norte o cataluña es mucho más minifundista que el gran latifundio del sur -cualquiera no puede atreverse a meterse con el señorito!!-.
    De todos modos, es curioso que para eso sí funciona la ley: huele a cerdo… multa y expulsión. Y no funcione igual con otras actividades químicas o nucleares… en fin, la ley, la trampa: todo en uno.

    Saludos!

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.