NeoFronteras

El caballo se domesticó hace 5500 años

Área: Antropología — lunes, 16 de marzo de 2009

Un estudio coloca la primera domesticación del caballo 1000 años atrás de lo que hasta ahora se creía.

Foto

Si algo nos distingue de los demás seres que pueblan este mundo es la variedad de animales de otras especies que hemos logrado domesticar. Es verdad que las hormigas tienen sus rebaños de áfidos a los que ordeñan y que hay otros ejemplos similares, pero sólo el ser humano ha domesticado tantas especies. La aparición de la agricultura y la ganadería, de las enfermedades infecciosas o el origen de la civilización no se puede entender si este hecho.
Tampoco se podría entender la Historia sin uno de esos animales: el caballo.
Desde hace miles de años el caballo ha formado parte de los ejércitos que conquistaron el mundo, ha proporcionado el transporte en las emigraciones o tirado de los arados que nos dieron de comer. El mundo sería muy distinto sin caballos. No hubiéramos tenido sustituto.
Ahora un equipo de arqueólogos de las universidades de Exeter y Bristol (RU) ha descubierto las que hasta el momento son las pruebas más antiguas de la domesticación del caballo por los seres humanos. El descubrimiento sugiere que los caballos además de ser montados también eran ordeñados y señala los orígenes de los caballos que criamos hoy en día.
El origen de la domesticación del caballo se remontaría a hace unos 5500 años en el actual Kazakhstan y fue realizada por la cultura Botai. Esto representa unos 1000 años antes de lo pensado anteriormente y unos 2000 años antes de la aparición de los caballos domésticos en Europa.
El hallazgo sugiere que los caballos fueron originalmente domesticados como una fuente de alimento, concretamente leche, en lugar de para montarlo.
El trabajo de campo llevó a este equipo de arqueólogos a este resultado por tres líneas independientes gracias al uso de nuevas técnicas arqueológicas.
Encontraron que en el cuarto milenio AC los caballos de lo que hoy es Kazakhstan fueron seleccionados y criados para usos domésticos. Además eran enjaezados (se les colocaban arneses) posiblemente para ser montados y se consumía su leche (obviamente la de las yeguas).
El análisis de los restos óseos mostró que los caballos de aquel entonces tenían una anatomía similar a los caballos domésticos de la Edad del Bronce y diferente de la de los caballos salvajes de la región. Esto sugiere que la gente fue seleccionando los caballos salvajes por sus cualidades físicas y que luego éstas fueron estimuladas durante la cría generación tras generación.
Para saber si los caballos se montaban estudiaron los daños óseos que se producían por el uso del arnés y la brida, comprobando que efectivamente los caballos eran montados.
El análisis de los residuos de lípidos en las vasijas de barro de aquella época y zona desveló que éstas contuvieron leche de yegua. De hecho este tipo de leche todavía es consumida en la zona, que es usualmente fermentada hasta conseguir una bebida de bajo contenido alcohólico denominada koumiss. Aunque se sabía que esta tradición tenía siglos de antigüedad, este estudio demuestra que se remonta a los más antiguos criadores de caballos.
Alan Outram, de University of Exeter y autor principal del estudio, dice que es sabido que la domesticación del caballo tuvo un significado social y económico inmenso, proporcionó comunicaciones más rápidas, transporte, mejoró la producción de comida y modificó las estrategias bélicas. Según él este resultado, al retrotraer esta domesticación en mil años a lo anteriormente asumido, cambiará de manera importante la comprensión de cómo evolucionaron las primeras sociedades complejas.
Se cree que las zonas esteparias al este de los montes Urales en el norte de Kazakhstan fueron los primeros hábitats del caballo salvaje durante miles de años.
Se les daba caza habitualmente y se cree que esto sentaría las bases para su posterior domesticación una vez que las culturas indígenas tuvieran acceso a manadas de caballos salvajes y la oportunidad de obtener un conocimiento íntimo del comportamiento de este animal. Aparentemente los caballos fueron domesticados preferentemente frente a la adopción de una economía basada en la domesticación de vacas, ovejas y cabras. Los caballos tienen ventaja sobre otros animales al estar mejor adaptados a los severos inviernos de la zona y son capaces de pastar todo el año, incluso con nieve. Las vacas, ovejas y cabras necesitan ser alimentadas en invierno y fueron incorporadas a la economía prehistórica de la región más tarde.

Fuentes y referencias:
Nota de prensa.
Artículo original (resumen).
Podcast con entrevista en la NPR (mp3 en inglés).
Foto cabecera: “Kazakh boy on horse” por flicksta vía Flickr.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

Comentarios

Sin comentarios aún.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.