NeoFronteras

Algunas personas “nunca” olvidan una cara

Área: Psicología — Lunes, 25 de Mayo de 2009

Algunas personas dicen que nunca olvidan una cara, una afirmación que ha llevado a psicólogos de la universidad de Harvard a descubrir un grupo de “super-reconocedores”: aquellos que fácilmente reconocen, incluso años más tarde, a alguien que alguna vez vieron.

Foto

El estudio sugiere que la habilidad de reconocimiento facial podría ser muy variada entre los humanos. En estudios previos ya vimos en esta web que hay incluso algunas personas, que representan el 2% de la población, que son ciegos a las caras y tienen grandes dificultades en reconocer rostros: padecen prosopagnosia. Pero hay un opuesto a esta condición. Por primera vez este estudio muestra que otras personas pueden realmente presumir de capacidad de reconocimiento facial. Esto indicaría que podría haber todo un espectro en las habilidades de reconocimiento facial, con prosopagnosios en un extremo y super-reconocerdores en el otro.
El estudio ha sido publicado en Psychonomic Bulletin & Review, y ha sido realizado por Richard Russell, Ken Nakayama, Edgar Pierce, todos ellos de Harvard University, y Brad Duchaine de University College London.
El estudio se basa en el uso de test estandarizados de reconocimiento facial. Los super-reconocedores puntuaron por encima del promedio en estos test, es decir, por encima de los sujetos normales de control.
Según Russell hasta ahora se había asumido que se tenía un capacidad normal de reconocimiento facial o se padecía de algún desorden, pero que estos resultados sugieren que realmente hay una gama amplia en este tipo de habilidad y posiblemente en otros aspectos de la percepción en términos del espectro de habilidades, en lugar de o bien tener una habilidad “normal” o disfuncional.
Los super-reconocedores informan que pueden reconocer a otra gente mucho más frecuentemente de lo que reconocen. Por esta razón, dice Razón Russell, lo compensan pretendiendo no reconocer a alguien con el que se cruzan, de este modo evitan atribuir una importancia excesiva a un encuentro fugaz.
Al parecer este tipo de gente puede contar historias extremas en este asunto. Así por ejemplo, pueden reconocer una persona que estaba comprando en la misma tienda que ellos hace dos meses, incluso si no entablaron ninguna conversación con ellos. Por tanto, no hace falta que haya una interacción significativa para que luego puedan recordar.
Una mujer del estudio dijo que había identificado a otra mujer en la calle que fue su camarera cinco años atrás en una ciudad diferente. Además fue capaz de confirmar que, efectivamente, esa mujer había sido camarera en otra ciudad.
Frecuentemente los super-reconocedores pueden incluso reconocer a otros a pesar de que hayan sufrido cambios significativos en su apariencia, como haber envejecido o tener el cabello de distinto color.
Si las habilidades de reconocimiento facial varían, comprobarlo puede ser importante a la hora de saber la veracidad de los testimonios en un juicio.
Russell teoriza que los super-reconocedores o los ciegos a las caras pueden ser ahora reconocidos porque nuestras comunidades contemporáneas difieren de las que existían hace miles de años. Hasta épocas recientes los humanos vivían en comunidades pequeñas, con pocos individuos interaccionando con otros de manera regular. Debe de ser un fenómeno nuevo la necesidad de reconocer a un número grande de personas.
Y a usted, ¿se le olvida fácilmente una cara o no la olvida “nunca”?

Fuentes y referencias:
Nota de prensa.
Explican la prosopagnosia.
Sobre la incidencia de la ceguera a las caras.
Foto cabecera: “many faces” por whoaitsaimz, vía Flicker

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

17 Comentarios

  1. tomás:

    Contaré una experiencia que me parece un record, al menos para mí. Cuando tenía ocho y nueve años fui, con mi familia al balneario La Virgen, de Jaraba, junto al Monasterio de Piedra. Dirante unos quince días de esos dos años jugué con ¿Antonio?, que era hijo del sacristán de la capilla que allí había, pero no más de lo que jugué con otros niños.
    Cuarenta y tantos años más tarde, lo vi en un restaurante de carretera. Dudé un poco en si debía o no acercarme, pero estuve siempre absolutamente seguro de que era él. Por fin fui a su mesa y le pregunté si me conocía. Dijo que no. Luego le pregunté si tenía algo que ver con Jaraba. Respondió que sí. Entonces le dije; Tu eres el hijo del sacristán del balneario. Y se quedó muy admirado, porque era cierto.
    En otra ocasión me encontré con un muchacho de unos veinte años a quien no había visto nunca. Le dije: ¿No se llamará Pedro tu padre? Sí, contestó, pero ha muerto. Le di el pésame. Lo había reconocido por el parecido, pues su padre había sido empleado mío durante un año, pero sus rasgos estaban mezclados con los de su madre, a quien también conozco, pues aún vive.
    Luego he ido perdiendo bastante de esta facultad y por otra parte tengo, y siempre he tenido, gran dificultad para recordar los nombres de las personas.
    Un saludo.

  2. tomás:

    Debo aclarar que ese joven no había nacido cuando su padre era mi empleado y que a su madre no la he vuelto a ver desde aquella época. Tampoco a su padre lo volví a ver. La distancia temporal puede estimarse en unos veinticinco años desde los últimos encuentros con los padres y el reconocimiento del hijo.

  3. NeoFronteras:

    Estimado Tomás:
    Gracias por su inestimable aportación. Siempre me he preguntado si la gran memoria para las caras está relacionada con la escasa memoria para los nombres o si simplemente así lo parece por comparación.

  4. Sergio:

    Yo también tengo buenísima memoria para las caras, y hasta las puedo asociar muchas veces a sus nombres, pero soy malísimo para direcciones de calles y orientación, también fechas de eventos.
    Me parece que desarrollamos más unas potencialidades que otras.

    Un saludo

  5. lluís:

    Podría contar más o menos lo mismo que tomás, en otros escenarios y con otras personas, claro. Si veo una cara aunque sea un par de segundos no la olvido “núnca”. Con los nombre soy realmente malo. Me cuesta mucho recordarlos. Por cierto “Razón Russell” tiene un bonito nombre que, además, cuadra perfectamente con su apellido.

  6. lluís:

    Olvidé algo.Por mi propia experiencia y por la de otras personas que conozco me ha parecido observar que las personas que son buenas reteniendo caras suelen ser malas reteniendo nombres. Quizás exista algún tipo de patrón entre ambos asuntos.

  7. Dupo:

    A mí me ocurre lo mismo, tengo facilidad para recordar rostros, pero muchas dificultades para recordar los nombres. Desde hace años tengo un juego personal que consiste en buscar parecidos a todo el mundo, asociando personas que no tienen nada que ver. Mi chica se ríe mucho porque suelo encontrar parecidos poco evidentes a primera vista, pero que una vez que los ‘asocio’ se ve claramente que hay una similitud.

  8. Kigen:

    Pues somos unos cuantos…….
    Además parece que la buena memoria para las caras y la mala para los nombres también es común.

  9. Lorenzo:

    Yo no suelo olvidar una cara pero los nombres no los recuerdo ni de casualidad.

  10. Germán:

    Mi caso, que siempre me despertó curiosidad, es que recuerdo las caras, pero no el contexto. Es terrible!!!. ¡Diablos!, se que he visto esa cara, pero no se donde. Una vez, vi una persona en un banco en una ciudad y saltó el aviso en mi mente, “esa cara la conozco”. Durante meses me atormentó el hecho de que había visto esa cara pero no podía recordar de donde. Finalmente, recordé que una vez de pequeño, viajando en un bus, había un muchacho junto al guarda aprendiendo el oficio. Era él. Lo vi sólo unos segundos y algo hizo que registrara el rostro. Lo llamativo es que no sucede siempre.

  11. foroblogger:

    Yo no tengo memoria ni para las caras ni para los nombres, pero tengo un colega que es una pasada, yo creo que el tema esta en que el tío es de pueblo, porque yo ya conozco tanta gente que no le pongo atención, va a ser eso.

  12. Jaime Escobedo:

    Pues parece ser que hay bastantes casos de buena memoria para las caras, pero mala para los nombres de esas personas… La cuestión es, ¿existe el caso contrario? ¿Que la memoria para los nombres esté mas desarrollada que la de recordar caras?
    Simplemente creo que está asociado el tener un concepto facial de la persona para ser capaz de atribuirle un nombre y acordarte de él partir del mismo.

  13. Tritio:

    Buenos días.
    No sé si existe relación entre la facilidad de recordar caras y la dificultad de recordar los nombres. Lo que sí me ha pasado a lo largo de los años es algo similar a lo que dice el Sr. Dupo. Lo de encontrar parecidos a otras personas desconocidas se podría explicar mediante el hecho que nuestra mente asocia “caras” conocidas y las inserta a dichos desconocidos debido a que intenta asimilar un sitio inexplorado o ambiente hostil y lo hace un poco más “familiar”. Creo que leí algo al respecto hace unos años. No recuerdo el artículo ni su autor pero resulta bastante interesante.
    Saludos.

  14. Jose:

    Pues por fin he encontrado nombre a lo que me pasa. Además entre mi gente tengo fama de ello por que soy capaz de recordar las caras sin problemas, yendo por donde vaya. Y los relaciono con gente rápidamente. Quizás los nombres no me acuerde bien de todos, por que sino lo usas se pierde, pero me pasa desde siempre.
    Gracias por aclararme esta duda

  15. Alfombrizador:

    Yo nunca olvido una cara, pero en su caso haré una excepción.

  16. fdelgado:

    Bueno, a mí me gustaría comentar algo que me pasa, soy pésimo con la memoria en general… Pero algo a mis amigos o a quien les he comentado les parece raro. Me encanta la música en general, y no me se una sola letra de una canción, siquiera la estrofa o parte de ella , Puedo estar escuchándola y la repito pero en un instante no soy capaz de repetirla otra vez.

  17. juanjo:

    Me sorprende ver que somos varios quienes repetimos patrón en recordar caras y jamas recordar nombres…. me pasa al igual que algunos de uds a pesar de ver una cara por dos segundos o a pesar de conocer mucha gente jamas olvido una cara pero no puedo recordar los nombres ni de casualidad, que extraño, ¿no lo creen?

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.