NeoFronteras

Sobre la incidencia de la ceguera a las caras

Área: Neurología — Miércoles, 7 de Junio de 2006

Foto

Todos sabemos lo incómodo que es cuando no conseguimos reconocer a alguien que nos saluda. Imagine entonces cómo debe de ser la vida social de aquellos que no reconocen nunca una cara. Por increíble que parezca hay una condición neurológica que produce semejante desorden. Según unos resultados preliminares los afectados por este problema representan un porcentaje muy superior a lo estimado con anterioridad, concretamente un 2% de la población estaría afectada de esta ceguera a las caras o prosopagnosia.
Los neurocientíficos Bradley Duchaine de University College London y Ken Nakayama de Harvard University han realizado un estudio de esta condición a través de Internet que parece probar una mayor incidencia de este problema.
Buscaron a diversos participantes para que realizaran unos test que incluían un sistema de reconocimiento facial online. A estas 1600 personas se les sometió primero a un test sencillo. Se les presentaba en un monitor la cara de un individuo durante tres segundos y luego tres fotos adicionales de las cuales una correspondían al individuo presentado, entonces se les pedía reconocerlo.
Después se les sometió a test más difíciles en los cuales se les presentaban más caras y luego tenían que reconocerlas entre otras, pero con condiciones de iluminación o ángulo distinto.
Los investigadores anuncian en una nota de prensa que según los resultados preliminares el 2% de los participantes sufre serios problemas en el reconocimiento de caras de tal modo que sus vidas se tienen que ver necesariamente afectadas.
Algunos son recluidos sociales y llevan vidas extremadamente rígidas para evitar ser sorprendidos por alguien inesperado. Según los investigadores esta es una condición negada o infraestimada.
Aunque la prosopagnosia aparece en ciertas familias, por lo que sería una condición genética adquirida al nacer, sus causas neurológicas no están claras. A veces esta condición se adquiere en la madurez, aunque con una incidencia menor, y se debería a una lesión en determinada parte del cerebro.
La condición es fascinante porque según las pruebas físicas las personas con prosopagnosia innata tienen las partes de su cerebro dedicadas al reconocimiento de caras aparentemente en buen estado.

Referencia: Web de los autores del estudio.
Fuente: Harvard University.

Salvo que se exprese lo contrario esta obra está bajo una licencia Creative Commons.
Compartir »

Comentarios

Sin comentarios aún.

RSS feed for comments on this post.

Lo sentimos, esta noticia está ya cerrada a comentarios.